Fuente: Vision Times en español

La persecución en China hacia las disciplinas espirituales y a las religiones ha dejado muchas víctimas. En el último trabajo del premiado cineasta Leon Lee, una apasionante historia sobre Falun Gong -una disciplina espiritual perseguida por el régimen chino desde 1999- cobra vida en la gran pantalla de forma magistral.

La película presenta a un grupo de estudiantes universitarios matriculados en la prestigiosa Universidad china de Tsinghua, cuyas vidas dan un vuelco cuando se convierten en objetivo de la amplia campaña del gobierno contra la disciplina tradicional del qigong. 

Lee, que recibió un premio Peabody por su documental de 2014 «Human Harvest», describió cómo la película se centra en los factores que subyacen a la persecución de Falun Gong por parte del gobierno chino y cómo ésta va más allá de obligar a los individuos a renunciar a sus creencias, para crear toda una atmósfera de opresión que se extiende incluso más allá de la frontera de China. 

“La represión destruyó por completo a toda una nación”

«En China, en todas las escuelas, en todos los lugares de trabajo medianos o grandes, a veces incluso en las empresas privadas, en el ejército, en las organizaciones de noticias, en casi todos los lugares, incluso en tu comunidad, en tu barrio, hay un representante del Partido Comunista que es responsable de llevar a cabo las políticas del partido», dijo Lee a The Epoch Times.

En otras palabras, «toda la nación está movilizada en la represión contra Falun Gong«, añadió Lee. «Tus colegas, tus compañeros, tus amigos, todo el mundo está movilizado [para] volverse contra ti».

«Así que, en cierto sentido, la represión destruyó por completo a toda la nación», dijo Lee.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual tradicional china practicada por decenas de millones de personas en China y en todo el mundo desde su introducción al público en 1992.

El Partido Comunista Chino (PCCh) inició una campaña masiva para erradicar esta práctica popular en julio de 1999, encarcelando a millones de personas durante las décadas siguientes. Desde entonces, miles de practicantes de Falun Gong han muerto a causa de las torturas y los abusos, y el número sigue aumentando.

LEE MÁS:

Muere otra mujer en China tras sufrir 20 años de persecución por practicar Falun Gong

La película explora la vida de Wang (Ting Wu), el protagonista del filme, que ve cómo sus compañeros de clase se vuelven contra él después de que decide comenzar a practicar Falun Dafa. La historia cuenta cómo Wang es expulsado de la escuela y se convierte en un «enemigo del Estado». El director de la película añadió que Wang, en quien se basa la película, estuvo encerrado ocho años en una prisión china por defender su fe antes de escapar finalmente de China. 

Autocensura en países libres

En la película, la persecución de Falun Gong por parte del régimen llama la atención de Daniel Davis, un reportero del Chicago Post interpretado por Sam Trammel.

La subtrama pone de relieve la cuestión de los medios de comunicación internacionales que se doblegan ante la presión del régimen chino cuando se trata de informar sobre temas sensibles para Beijing, en particular sobre Falun Gong, que ha sido un tema tabú en China desde que comenzó la persecución.

«Por ejemplo, la Canadian Broadcasting Company, en un momento dado, tenía previsto emitir un documental sobre la persecución de Falun Gong. Iinmediatamente, su oficina de Beijing recibió la visita de funcionarios de seguridad. Así que, en el último momento, retiraron el documental. Fue una molestia tan grande que no tuvieron tiempo de cambiar el tercio inferior de la pantalla», dijo Lee.

«Y ahora, por desgracia, es aún peor, porque unas pocas grandes empresas controlan probablemente el 90 por ciento de los medios de comunicación en EE.UU. Y, si lo investigas, la gran mayoría de ellas tienen enormes entidades comerciales en China; parques temáticos, hoteles y diversas inversiones en China».

Después de ver cómo Wang y un compañero eran perseguidos por la policía por colgar una pancarta con las palabras «Falun Dafa es bueno» en un puente, el personaje de Trammel decide investigar el asunto y arrojar luz sobre la persecución.

A pesar de las advertencias de su ayudante Ming Xu, interpretada por Anastasia Lin (Miss Mundo Canadá 2015 y activista de los derechos humanos), la película se centra en la peligrosa realidad de ir contra un régimen opresivo.

Al explicar una de las escenas que tiene lugar en un aula, Lee explica cómo «esta escena, esta experiencia muestra que, no, no tendrás una vida. No basta con renunciar a tu fe; tienes que entregar a tus amigos, tienes que traicionar a la gente que quieres, tienes que vender completamente tu alma al régimen para sobrevivir». 

A nivel individual, Lee dijo que la escena también explica que es imposible que los individuos vivan con normalidad después de la opresión total que experimentan y el peaje que esto supone para su salud psicológica.

«¿A eso le llamas vivir?» cuestiona Lee.

Para Lee, la película es mucho más que una simple historia de derechos humanos que tiene lugar en China.

«Si observamos a la gente en China, como se ve en la película, lo que están dispuestos a hacer para decir la verdad, creo que es inspirador, al menos para mí», dijo Lee.

Esta captura de pantalla de la película Unsilenced muestra a estudiantes haciendo los ejercicios de Falun Dafa en el campus universitario, antes de que comience la persecución en China en 1999.

Desafíos en la creación de «Unsilenced”

Al hablar de los retos que supuso la realización de la película, Lee dijo: «La mayoría de mis películas se han centrado en temas de derechos humanos en China, en parte porque nadie más lo está haciendo. Pero hasta que empecé a hacer realmente estas películas, no sabía lo difícil que sería».

De hecho, muchos de los problemas relacionados con la presión del PCCh sobre los medios de comunicación extranjeros que se destacan en la película se hicieron realidad para Lee durante la producción. 

Cuando buscaba localizaciones para la película, Lee dijo a su equipo de producción: «Chicos, estamos haciendo una película sobre China, pero hay dos cosas que tenéis que saber. En primer lugar, no podemos utilizar un reparto chino. Número dos, no podemos usar localizaciones chinas. Así que buena suerte».

Además de las dificultades presupuestarias y logísticas, Lee también explicó cómo el equipo se enfrentó a más dificultades para contratar actores.

«Incluso cuando decidimos hacer esta película en Taiwán, varios actores veteranos del reparto, incluso después de firmar un acuerdo, se echaban atrás, a veces solo unos días antes de que empezara la producción».

«En cuanto a las localizaciones, ocurrió lo mismo». dijo Lee. «Al principio, pensé que Taiwán es una democracia y que esta película trata sobre China. Pero el hecho de que no podamos hacerla en China, pero sí en Taiwán, en realidad muestra al mundo que Taiwán es una democracia y por qué tenemos que defenderla».

Sin embargo, muchos seguían temiendo posibles represalias del régimen chino: «Mucha gente tenía mucho miedo de permitirnos utilizar sus localizaciones», añadió Lee.

“Unsilenced» llegará a los cines de 30 ciudades de Estados Unidos el 21 de enero.

Vea el tráiler aquí:

Unsilenced (2021) Trailer

Pincha aquí para despertar