Fuente: Kontrainfo

Miles de manifestantes en Bulgaria se enfrentaron el miércoles a la policía al intentar irrumpir en el Parlamento de la capital, Sofía, en protesta contra las restricciones impuestas por el Gobierno bajo el pretexto de combatir el COVID-19, entre ellas, un “pase sanitario” que fuerza indirectamente a inocularse a las personas.

Una fuerte presencia policial fue primeramente superada, aunque luego logró impedir que los manifestantes tomaran el palacio legislativo.

“No apruebo los certificados verdes. No apruebo que a los niños se les impida asistir a clases. No veo la lógica de estas cosas”, dijo a Reuters el ingeniero Asparuh Mitov, de 39 años, al inicio del mitin.

La protesta fue organizada por un grupo nacionalista que se opone ferozmente a las medidas del gobierno contra la pandemia. “El objetivo de la protesta es eliminar las medidas restrictivas y, en especial, sobre todo, el pase verde, que es inconstitucional”, expresó antes de la protesta el líder del partido Vazrazhdane, Kostadin Kostadinov. El pase verde es un certificado de vacunación.

Ondeando banderas nacionales y banderas del partido nacionalista Revival, que organizó la manifestación, corearon “Libertad” y “Mafia” y denunciaron las medidas contra el Covid.

El grupo nacionalista, que ocupa 13 bancas en el Parlamento, ha ganado el apoyo de quienes se oponen a las restricciones por el coronavirus.

Unos 1.000 manifestantes, que ondearon banderas nacionales y corearon canciones patrióticas, permanecieron en la plaza frente a la Asamblea Nacional y dijeron que planeaban permanecer allí hasta que se cumplan sus demandas de abolir la obligación de usar mascarillas y los pases verdes.

Bulgaria es el país menos inoculado de los 27 miembros de la Unión Europea. Apenas un tercio de su población se ha inyectado dos dosis contra el Covid-19.

El primer ministro Kiril Petkov pidió calma e invitó el viernes a representantes de los manifestantes a su oficina para discutir sus demandas.

Pincha aquí para despertar