Traducido de National File por TierraPura.org

“El extremismo racial y de género no está sólo en las clases de estudio de género o en las escuelas primarias, se está enseñando en las escuelas de Medicina y está teniendo efectos en el mundo real.”

A Harrison Hill Smith, presentador de radio de Texas, se le denegó el tratamiento con anticuerpos monoclonales contra el COVID porque es blanco, no negro ni hispano.

Smith, que presenta el American Journal en la cadena InfoWars, tuiteó el sábado que se le negó el tratamiento con anticuerpos monoclonales para el COVID por ser blanco, y añadió que dicho tratamiento sólo estaba disponible “para negros e hispanos”, lo que describió como una “pxxx locura.”

A pesar del escepticismo inicial de algunos izquierdistas, Smith presentó un vídeo en el que se ve claramente al personal médico declarando que el único motivo de su rechazo era su origen étnico.

Dave Reilly, un comentarista de America First y ex candidato republicano, pudo corroborar la historia de Smith a través de una llamada telefónica con la Línea de Infusión del Estado de Texas. “Hay criterios de elegibilidad que seguimos, y los afroamericanos y los hispanos son grupos étnicos de alto riesgo, por lo que eso sería un calificador”, le dijo a Reilly el miembro del personal de la línea directa, diciendo que “las personas con un IMC de 25 o más, las personas que tienen 65 años de edad o más, o los grupos étnicos de alto riesgo pueden conseguirlo”.

“¿Así que si eres un caucásico sano y en forma, y te presentas, no vas a recibir una infusión?” preguntó Reilly al representante telefónico. “Según los criterios que seguimos ahora mismo, eso es correcto”, confirmaron.

No está claro de dónde ha salido la orientación de que ciertos grupos étnicos cuenten como de “alto riesgo” y, por tanto, sean elegibles para recibir el tratamiento monoclonal para el COVID. 

En los documentos oficiales del HHS de Texas y de otros gobiernos y estados, incluida la autorización de uso de emergencia de la FDA para el tratamiento, en los que se habla de los grupos de alto riesgo, no se mencionan las etnias.

Sin embargo, tales directrices se pueden encontrar en los sitios web de los hospitales privados, pero también son claramente conocidas por los empleados del estado, como lo demuestra la llamada de Reilly a la Línea Directa de Infusión. Los centros de infusión donde se lleva a cabo el tratamiento también están financiados por el gobierno del estado de Texas, lo que significa que la política es, como mínimo, aprobada por delegación por la administración Abbott.

En declaraciones exclusivas a National File, Smith describió lo sucedido como “el resultado inevitable de la teoría crítica de la raza que se está abriendo camino en la atención sanitaria”, y dijo que las implicaciones de su negativa son “obvias y horripilantes”. El extremismo racial y de género no está sólo en las clases de estudios de género o en las escuelas primarias, se está enseñando en las escuelas de medicina y está teniendo efectos en el mundo real.”. Smith también reveló que no le estaban dando ningún tratamiento de COVID tras el rechazo al tratamiento monoclonal.

Muchos otros conservadores y partidarios de la agenda “America First” se mostraron sorprendidos por el vídeo de Smith. Darren Beattie, ex funcionario de la Casa Blanca de Trump y fundador de Revolver News, dijo que el rechazo a Smith para el tratamiento era simplemente “indignante”, comparando el incidente con las políticas del PCCh, que también “niega el tratamiento médico a los uigures por su origen étnico”. El representante Thomas Massie criticó la “política divisiva”, y añadió que “negar a la gente un tratamiento médico que le salve la vida por su origen étnico no está bien”.

Pincha aquí para despertar