Fuente: Trikooba

La ivermectina puede ayudar a una persona con síntomas de COVID-19 a través de al menos tres mecanismos de acción diferentes.

Por Julius Dahne:
Este es un extracto de “Ivermectina, propiedades antivirales y COVID-19: un posible nuevo mecanismo de acción”, un artículo publicado en los Archivos de Farmacología de Naunyn-Schmiedeberg, la revista oficial de casi 150 años de la Sociedad Alemana de Farmacología Experimental y Clínica y Toxicología.

Tres mecanismos de acción

1. Ivermectina antiinflamatoria

La palabra clave anterior es “versátil”. La ivermectina actúa en diferentes niveles simultáneamente. Una cosa sorprendente que se ha dejado fuera de la lista anterior es “antiinflamatorio”, que es importante en la lucha contra el COVID-19, ya que la inflamación, como la asociada a las tormentas de citoquinas, es una gran parte de la letalidad de la enfermedad.

Según un artículo publicado por la Academia Nacional de Ciencias, “la respuesta inmunitaria durante la neumonía grave por COVID-19 puede pasar de la inhibición de la replicación viral al daño inflamatorio que continúa a pesar del control viral”.

En otras palabras, el SARS-CoV-2 puede dejar de multiplicarse en un paciente, pero el verdadero problema en las últimas fases de la enfermedad puede ser la cantidad de inflamación en el cuerpo. Si se dispone de un fármaco que inhiba la replicación del virus y a la vez reduzca la inflamación, puede ayudar de múltiples maneras.

El artículo “Ivermectin may be a clinically useful anti-inflammatory agent for late-stage COVID-19” (La ivermectina puede ser un agente antiinflamatorio clínicamente útil para la fase final de la enfermedad), publicado en la revista Open Heart, que es la revista oficial de la Sociedad Cardiovascular Británica, es uno de los muchos que exploran las cualidades antiinflamatorias de la ivermectina.

“Por lo tanto, es razonable sospechar que, en dosis iguales o modestamente superiores a la dosis clínica estándar, la ivermectina puede tener un importante potencial clínico para el manejo de trastornos asociados con la dificultad respiratoria que pone en peligro la vida y la tormenta de citoquinas, como el COVID-19 avanzado. La ivermectina puede haber estado ‘volando bajo el radar’ en este sentido durante cuatro décadas de uso clínico.”

2. La ivermectina bloquea la proteína Spike

La ivermectina puede bloquear la unión de la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 al receptor ACE2 en la membrana celular humana, como se explica en el artículo “Ivermectin Docks to the SARS-CoV-2 Spike Receptor-binding Domain Attached to ACE2” , publicado por in vivo, la revista del Instituto Internacional de Investigación Anticáncer.

Esa investigación también se ve respaldada por este estudio que, de manera similar, descubrió que la ivermectina puede inhibir la entrada del SARS-CoV-2 al receptor ACE2.

3. La ivermectina tiene efectos antivirales

La ivermectina es un antiviral de amplio espectro, especialmente eficaz in vitro contra los virus de ARN, como el del dengue.

Los científicos están intentando comprobar su eficacia contra el dengue en poblaciones humanas, aunque la investigación está en sus primeras fases. Véase el artículo titulado “Repurposing Ivermectin as an Anti-dengue Drug” de Oxford University Press, por ejemplo.

De hecho, la ivermectina ha demostrado su eficacia en cultivos celulares contra al menos 19 virus diferentes.

En conclusión, los científicos ven tres mecanismos de acción diferentes de la ivermectina que pueden ayudar a una persona a luchar contra una infección de SARS-CoV-2 y COVID-19. Es antiinflamatoria, parece bloquear la conexión de la proteína de la espiga con el receptor ACE2 y presenta efectos antivirales de amplio espectro.

Pincha aquí para despertar