Por Andrés Vacca – BLes.com

Grupos de ciudadanos chinos han acosado a periodistas extranjeros en las calles de las ciudades afectadas por las inundaciones durante el fin de semana, mientras cubrían la actual catástrofe que afecta a grandes conglomerados urbanos y rurales del país. Según las acusaciones el PCCh habría orquestado en las redes sociales “una gran campaña de acoso”.

Los periodistas extranjeros que informan sobre los efectos devastadores de las inundaciones en China se han enfrentado a situaciones hostiles en la calle y han sido sometidos a feroces campañas de desprestigio en las redes sociales, en medio de una creciente sensibilidad nacionalista impulsada por el régimen comunista contra cualquier retrato negativo de China.

Acorde a lo reportado el lunes por el Hong Kong Free Press (HKFP), residentes de la ciudad de Zhengzhou, alentaron el sábado a los habitantes a “llamar a la policía inmediatamente” si veían en las calles a un reportero de la BBC llamado Robin Brant.

En una fuerte campaña de desprestigio en los últimos días en la plataforma de microblogging Weibo, se ha buscado difundir críticas contra el corresponsal de la BBC en China, Robin Brant, por un informe que cuestionaba las políticas del régimen chino después de que al menos una docena de personas murieran en un vagón de tren en medio de las inundaciones en Zhengzhou.

Algunos usuarios de Weibo presuntamente han acusado a Brant de ser un ‘extranjero traficante de rumores’ y ‘distorsionar seriamente los hechos’ en sus informes sobre las inundaciones, según el HKFP.

“El reportero de la BBC Robin Brant ha aparecido muchas veces en áreas de nuestra ciudad afectadas por desastres y ha distorsionado seriamente los hechos. Si encuentra a esta persona, llame a la policía de inmediato”, supuestamente decía una publicación de Weibo de un usuario no identificado el 24 de julio.

Los reporteros del Los Angeles Times y del medio alemán Deutsche Welle también debieron enfrentarse el sábado a una multitud enojada en Zhengzhou, que los filmó, los interrogó y los acusó de “traficar rumores” y difamar a China. Aparentemente, habrían confundido al reportero del Deutsche Welle con Brant.

La periodista de Los Angeles Times, Alice Su publicó en su cuenta de Twitter: “Esta soy yo junto a @mare_porter ayer en las calles de Zhengzhou. Estábamos rodeados por una multitud enojada que gritaba cosas como ‘esta es China, ¡sal de China!’ Traté de reducir la tensión traduciendo el mensaje de la multitud.”

“Seguían empujándome gritándome que era un mal tipo y que debería dejar de difamar a China. Un tipo [intentó] arrebatarme el teléfono”, escribió el periodista Boelinger en una publicación de Twitter después del altercado junto a Su.

Stephen McDonell, otro corresponsal de la BBC en China, dijo en Twitter que había una “campaña de acoso claramente orquestada”, con un enfoque en la BBC, que incluía amenazas de violencia y abusos dirigidos a la familia enviadas a los teléfonos privados de quienes trabajaban en los medios extranjeros.

Los agravios contra los periodistas se dan luego de que las lluvias torrenciales provocaron devastadoras inundaciones en la región central del país asiático. Ya se han derrumbado tres represas y se ha dinamitado otra ante su inminente colapso.

Hay docenas de muertos por las inundaciones y unas 200.000 personas ya han sido evacuadas de Zhengzhou, la capital de Henan, una enorme ciudad con más de 10 millones de habitantes.

Ahora todos los ojos están puestos en la represa más grande del mundo: las Tres Gargantas. La cual el verano pasado llegó al límite del colapso tras la mayor inundación desde su creación en el año 2003. 

Andrés Vacca – BLes.com

Pincha aquí para despertar