Traducido de GreatGameIndia.com por Tierrapura.org

Un estudio de Johns Hopkins ha descubierto que no hubo ninguna muerte por COVID-19 entre los niños sanos. En lugar de reconocer la ciencia, el Dr. Makary dice que los CDC siguen utilizando «pruebas endebles» para imponer la vacuna COVID a los niños.

Un equipo de investigadores de Johns Hopkins informó recientemente de que, al estudiar un grupo de unos 48.000 niños, encontraron cero muertes por COVID entre los niños sanos, pero a los Centros de Control de Enfermedades no les importa.

El Dr. Marty Makary es un experto médico y profesor de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins, la Escuela Bloomberg de Salud Pública y la Escuela de Negocios Carey.

Su equipo de investigación «trabajó con la organización sin ánimo de lucro FAIR Health para analizar aproximadamente 48.000 niños menores de 18 años diagnosticados con Covid en los datos del seguro de salud de abril a agosto de 2020.»

Después de estudiar los datos completos de miles de niños, el equipo «encontró una tasa de mortalidad de cero entre los niños sin una condición médica preexistente como la leucemia.»

En lugar de reconocer esta realidad científica, Makary afirma que los CDC siguen utilizando «pruebas poco sólidas» para imponer la vacuna COVID a los niños.

Como señaló Makary en el Wall Street Journal el lunes, las implicaciones de la investigación de su equipo son enormes. » Nuestra investigación, tiene repercusiones significativas para los niños sanos y para saber si necesitan dos dosis de la vacuna», afirma Makary.

Después de todo, «la Asociación Nacional de Educación ha estado debatiendo si instar a las escuelas a exigir la vacunación antes de volver a la escuela en persona. ¿Cómo pueden ellos o cualquiera debatir la cuestión sin los datos adecuados?».

La pregunta de Makary es obvia, pero no por ello menos oportuna. Makary dice que los recuentos inflados de muertes del COVID siguen siendo corregidos y «revisados a la baja».

Pero en lugar de combatir la desconfianza institucional con datos y debates científicos, Makary dice que los CDC evitan la transparencia y la investigación rigurosa.

El lunes criticó a la agencia, diciendo que «sobrecontabiliza las hospitalizaciones y muertes por Covid y no considera si una inyección es suficiente». Según Makary, este problema es sistémico. 

Makary afirma que un tremendo número de políticas gubernamentales y privadas relativas a la vacunación de los niños dependen de un dato cuestionable.

Los CDC afirman que 335 niños menores de 18 años han muerto con un diagnóstico de COVID en su historial. Sin embargo, Makary informa de que «el CDC, que tiene 21.000 empleados, no ha investigado cada muerte para averiguar si el Covid la causó o si se trataba de una condición médica preexistente.»

«Sin estos datos, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC decidió en mayo que los beneficios de la vacunación en dos dosis superan los riesgos para todos los niños de 12 a 15 años», señala Makary.

«He escrito cientos de estudios médicos revisados por pares, y no se me ocurre ningún editor de revista que acepte la afirmación de que 335 muertes fueron consecuencia de un virus sin datos que indiquen si el virus fue incidental o causal, y sin un análisis de los factores de riesgo relevantes, como la obesidad.»

Según Makary, el CDC desafía las normas de investigación médica, al propagar una afirmación «endeble» sin suficiente investigación ni transparencia. Y esto no es un incidente aislado. Makary ilustra que es parte de un patrón. 

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, afirma que se pueden evitar 200 hospitalizaciones de niños y una muerte en cuatro meses si se vacuna a un millón de adolescentes.

Makary no está convencido. Dice que «el informe de hospitalización de adolescentes por Covid, al igual que su recuento de muertes, no distingue en el sitio web si un niño está hospitalizado por Covid o con Covid».

Esto es un problema, porque hay una diferencia obvia entre estas categorías de pacientes. Los hospitales suelen someter a los pacientes a pruebas de COVID de forma rutinaria, incluso si no hay nada que sugiera que están infectados por el virus.

Pero según la métrica de Walensky, Makary dice que «un niño asintomático que da positivo en las pruebas después de sufrir un accidente de bicicleta se contaría como una hospitalización por COVID».

Makary dice que los informes poco fiables de los CDC no terminan ahí. Añade que «es posible que los CDC también estén menospreciando los datos sobre las complicaciones de las vacunas». Los CDC basan su análisis de riesgo-beneficio de la vacunación de todos los niños en las tasas de complicaciones de la base de datos del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (Vaers).

Sin embargo, Makary argumenta que esta base de datos se compone de datos brutos autodeclarados que «no están verificados y probablemente no estén declarando los acontecimientos adversos.» 

Todo esto es sólo la punta del iceberg de los fallos en los datos y análisis de los CDC, afirma el investigador. A día de hoy, dice Makary, los CDC siguen sin documentar diariamente las nuevas hospitalizaciones por enfermedad de COVID.

En su lugar, informa de la tasa de hospitalización inflada de cualquier paciente que dé positivo en las pruebas del virus. Y mientras los CDC promueven la vacuna entre los estadounidenses, Makary dice que la agencia parece completamente desinteresada en descubrir las tasas de inmunidad natural. 

En lugar de buscar la transparencia, los CDC y otras grandes entidades evitan la investigación científica y silencian a quienes se atreven a hacer preguntas incómodas.

«El CDC no sólo se ha negado a examinar la posibilidad de un régimen de una sola dosis para los menores; el epidemiólogo de Harvard Martin Kulldorff fue expulsado del grupo de trabajo del comité asesor sobre la seguridad de la vacuna Covid después de que expresara una opinión discrepante», señala Makary.

Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., que aprueban las vacunas, emplean a 39.000 personas y, sin embargo, siguen faltando datos científicos cruciales tras más de un año de aplastante bloqueo de COVID, señala Makary.

En lugar de basarse en «datos no verificados», dice Makary, «los CDC o la Administración de Alimentos y Medicamentos deberían asignar rápidamente a los médicos la investigación de cada una de las miles de complicaciones de las vacunas comunicadas a Vaers».

Según las conclusiones de Makary, la agencia también debería reevaluar sus afirmaciones sobre la mortalidad y la hospitalización de los niños.

El CDC no es la única entidad cuyas doctrinas están implicadas por estos hallazgos. Mientras que el equipo de Makary registró cero muertes por COVID en niños sanos, los niños de todo el país siguen sufriendo los draconianos mandatos de uso de mascarillas y otras restricciones impuestas en base a la creencia de que la COVID es altamente riesgosa para los niños.

Pincha aquí para despertar