Traducido de BigLeaguePolitics por Tierrapura.org

El presidente bielorruso Alexander Lukashenko ha sido difamado con frecuencia por sus críticos, financiados por Soros, como un autoritario o un hombre fuerte, pero está haciendo sonar la alarma sobre la verdadera amenaza totalitaria: la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Lukashenko habló con Sky News Arabia el lunes para arrojar luz sobre el golpe de estado de la revolución de colores iniciado por extranjeros que él frustró en su país.

Advierte que los globalistas están llevando a cabo acciones similares en otras naciones del mundo mientras avanzan hacia su agenda satánica del Gran Reinicio (Great Reset).

«Al crear aquí, en el centro de Europa, un foco de tensión monstruoso, los europeos están creando no sólo un foco de presión en el mismo centro de Europa. Nos están acercando a la Tercera Guerra Mundial», dijo.

Lukashenko ha surgido como una improbable voz de la cordura en un mundo enloquecido. Está diciendo a los pueblos libres de Europa que se levanten para derrotar al globalismo.

«Esto es una locura de los políticos. Y entiendo por qué está sucediendo. Porque la Unión Europea, Europa Occidental, en primer lugar, son estados coloniales. La relación de los Estados Unidos de América con los países europeos es la de una metrópoli con colonias subordinadas», dijo Lukashenko.

«Muchos acontecimientos en los países de la Unión Europea, incluso en los más poderosos, están orquestados por Estados Unidos de América. Los acontecimientos dirigidos por los estadounidenses en Europa están generalmente fuera del control incluso de los líderes de estos países», añadió.

Big League Politics ha informado de cómo Lukashenko fue el objetivo por negarse a someterse a la histeria de COVID-19:

«El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, celebró recientemente un elegante baile juvenil en Minsk para celebrar el año nuevo en el que nadie llevaba máscaras, lo que enfureció a la brigada de sumisión a la COVID.

Lukashenko, pudo ser visto disfrutando de un baile con una hermosa joven junto a sus compatriotas que se niegan a doblegarse ante el miedo…

Desde que Lukashenko ganó la reelección en agosto con un abrumador 80% de los votos, los agitadores globalistas han afirmado que las elecciones fueron un fraude y han fomentado una especie de revolución de colores contra él. Lukashenko se ha negado rotundamente a renunciar a su cargo.

«Hasta que el último policía antidisturbios me diga ‘vete’, me mantendré firme en este país hombro con hombro con vosotros, porque tanto vosotros como yo no tenemos nada más que este país», dijo Lukashenko recientemente mientras visitaba su unidad de fuerzas especiales de la policía.

Lukashenko ha enfurecido a los globalistas al negarse a someterse a la histeria colectiva que rodea a la pandemia del COVID-19. Dijo que «es mejor morir de pie que vivir de rodillas», al tiempo que lamentaba el «frenesí y la psicosis» impulsados por los medios de comunicación en las masas sobre el virus y sugería el vodka como remedio.

«No bebo, pero últimamente he dicho que la gente no sólo debería lavarse las manos con vodka, sino también envenenar el virus con él», dijo Lukashenko.

«Hay que beber el equivalente a 40-50 ml de alcohol rectificado al día. Pero no en el trabajo», añadió, sugiriendo también visitas regulares al sauna para combatir el COVID-19″.

Lukashenko es la prueba de que un líder fuerte puede resistir la tiranía globalista.

Pincha aquí para despertar