Fuente: Trikooba.com

Por Maggie Zhou (doctora en genética)

Según los datos publicados por el NHS sobre las muertes relacionadas con el Covid-19 desde el inicio de la “pandemia” hasta el 10 de junio de 2021 (15 meses) se han producido 87.253 muertes en los 28 días siguientes a un test positivo en el Reino Unido. (De ellas, sólo 3.591 se han muerto por el propio Covid-19, el resto tenía importantes condiciones preexistentes).

Hay que tener en cuenta que los hospitales han estado obligando a realizar pruebas antes de tratar a los pacientes por CUALQUIER ENFERMEDAD, y una solicitud de FOI reveló que el NHS ha estado utilizando un umbral increíblemente alto de 45 ciclos de PCR. Juntos, estos dos trucos garantizan que un porcentaje muy alto de pacientes que están a punto de morir por CUALQUIER CAUSA den “positivo” en la prueba de COVID y cuenten para la temerosa estadística de muertes por COVID del gobierno.

Un umbral de ciclo significativo debería estar muy por debajo de 30, especialmente teniendo en cuenta que el protocolo de PCR de la OMS, que todos los países siguen, era el protocolo Drosten, totalmente desacreditado, que carece deliberadamente de la alta especificidad normalmente requerida para el diseño de kits de PCR (véase la mordaz revisión realizada por 21 expertos externos presentada a la autoridad europea para la respuesta pandémica Eurosurveillance 2020). Del mismo modo, el sitio web de la Asociación Búlgara de Patología publicó un artículo titulado: “Las pruebas de PCR de COVID19 carecen de sentido científico”.

Además, cuando un área tiene una baja prevalencia del virus, entonces casi TODOS los resultados positivos son falsos positivos, incluso sin considerar el mal diseño de la PCR, ver aquí, aquí y aquí. Incluso el NY Times estuvo de acuerdo.

Ahora, según un informe y la correspondiente hoja de cálculo proporcionada por Public Health Scotland, desde el 17 de diciembre de 2020 hasta el 10 de junio de 2021 (menos de 6 meses), 5.522 personas en Escocia murieron dentro de los 28 días de recibir una dosis de la vacuna Covid-19.

Dado que Salud Pública de Inglaterra sigue negándose a publicar su estadística de muertes equivalente, y dado que la población de Inglaterra es más de 10 veces la de Escocia (56,287 frente a 5,463 millones, según el censo de 2019), una estimación aproximada de las personas que deben haber muerto en Inglaterra dentro de los 28 días siguientes a recibir una dosis de una vacuna Covid-19 (suponiendo una proporción similar a la de Escocia) sería de unos 56.892, lo que eleva el total de Escocia + Inglaterra a la asombrosa cifra de 62.414 muertes post-vacuna (dentro de los 28 días). Esto ni siquiera incluye las muertes por vacunación en Gales.

Esto significa que la media mensual de muertes a los 28 días de recibir la vacuna (62.414/6) es aproximadamente el 179% de la media mensual de muertes a los 28 días de un test COVID “positivo” (87.253/15), o sea, un 79% de AUMENTO de la tasa de mortalidad debida a la vacuna respecto a la ya enormemente inflada tasa de mortalidad por el virus; que, para empezar, la mayoría de las personas que dieron “positivo” probablemente ni siquiera tenían.

Además, las vacunas están matando a un grupo demográfico más joven que el virus, que en su inmensa mayoría sólo mataba a las personas muy mayores y ya enfermas. En particular, las vacunas mataron a muchos trabajadores de la salud en su mejor momento. Y está claro que el gobierno quiere vacunar a todo el mundo con este “preventivo” mortal, incluidos nuestros niños.

Los gobiernos están enterrando las estadísticas de muertes por vacunas tan duramente como pueden. Lo que hizo Public Health Scotland parece ser una anomalía. No tengo conocimiento de que ningún otro gobierno haya divulgado esta información vital. Claramente, la intención es culpar de las muertes por vacunas a Covid-19, quizás a una “variante”…

Por favor, comparta esta información con tanta gente como pueda, antes de que la inyección sea obligatoria para todo el mundo, y sea demasiado tarde para oponerse.

Pincha aquí para despertar