Traducido de TheNationalPulse.com por TierraPura.org

Thomas Zimmerman, asistente especial de Joe Biden en materia de personal de la Agencia de Seguridad Nacional, fue profesor visitante en un centro de estudios del Partido Comunista Chino etiquetado como «grupo de inteligencia china y  reclutamiento de espías en el extranjero» por el FBI, según pudo constatar The National Pulse.

La sorprendente revelación, de que el aparato de inteligencia de Joe Biden cuenta con el reclutamiento de un reciente colaborador del Partido Comunista Chino, se produce apenas unas semanas después de la cumbre del G7, en la que las naciones occidentales prometieron medidas más duras contra un Pekín cada vez más agresivo.

La influencia de Zimmerman sobre la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) también se produce tras las explosivas acusaciones del presentador de Fox News, Tucker Carlson. Carlson afirmó recientemente que la agencia ha accedido de forma encubierta a sus correos electrónicos y textos. La NSA no ha negado rotundamente las acusaciones.

Academia de Shanghai.

Mientras trabajaba en el Centro de Cooperación Internacional de la Universidad de Nueva York, Zimmerman trabajó como becario en la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai (SASS). SASS ha sido señalada por la Oficina Federal de Investigación (FBI) por sus estrechos vínculos con la principal agencia de espionaje del Partido Comunista Chino: el Ministerio de Seguridad del Estado.

SASS, que el FBI califica explícitamente de «grupo de fachada para la recopilación de información china y el reclutamiento de espías en el extranjero», fue una pieza clave en un caso penal de 2019 que implicaba a un agente retirado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que vendía documentos clasificados de defensa estadounidenses al Partido Comunista Chino.

El operativo estadounidense, consistió en contactar a  Kevin Mallory, por funcionarios del SASS a través de LinkedIn para iniciar la relación que culminó con una condena de 20 años de prisión para Mallory.

Como resultado, el FBI ha descrito al Partido Comunista Chino como dependiente de los empleados de SASS para servir de «observadores y asesores» de potenciales espías occidentales. Los funcionarios del Ministerio de Seguridad del Estado, descritos por el FBI como deseosos de «influir en la política exterior de otros países», también han «utilizado la afiliación al SASS como identidad encubierta».

Lea también: Gordon Chang: Biden nunca aprende, todavía quiere hablar con China

El informe presupuestario de la Casa Blanca de Biden, en el que se detallan los salarios de los empleados de la Oficina Ejecutiva del Presidente, revela que Zimmerman desempeña el cargo de Asistente Especial del Presidente para el Personal de la Agencia de Seguridad Nacional, con un salario anual de 110.000 dólares.

Durante la transición, Zimmerman actuó como jefe adjunto de personal de seguridad nacional.

También «organizó un salón académico» junto con el asesor del Partido Comunista Chino Li Lifan sobre «temas relativos a la lucha contra el terrorismo en Afganistán y Pakistán, cuestiones de seguridad en Asia Central, la perspectiva de Estados Unidos sobre la iniciativa «Un cinturón, una ruta» y cuestiones de seguridad en el sur de Asia» en el Instituto de Estudios Americanos de Shangai (SIAS).

Pincha aquí para despertar