Traducido de LifeNews.com por Tierrapura.org

Alexis McGill Johnson se escandalizó un día cuando caminaba por una calle de Nueva York y vio un cartel publicitario de una niña afroamericana con la frase: «El lugar más peligroso para un afroamericano es el vientre materno».

Se escandalizó y se enfadó, pero no por la veracidad de la afirmación.

Todo lo contrario. En una entrevista concedida a la revista Elle, Johnson, directora general de Planned Parenthood, describió cómo aquella publicidad la lanzó a la defensa del aborto allá por 2011.

En la actualidad, Johnson dirige la mayor cadena de abortos de Estados Unidos. Planned Parenthood es una organización “sin ánimo de lucro” que mueve miles de millones de dólares y que practica cerca del 40% de todos los abortos en Estados Unidos, incluyendo más de 350.000 sólo el año pasado.

En la entrevista, Johnson, afroamericana, hizo hincapié en su trabajo como directora general para hacer frente al histórico racismo y la discriminación en Planned Parenthood. Sin embargo, presentó la matanza de bebés no nacidos en los abortos como una forma de combatir el racismo, en lugar de reconocer que el aborto es la mayor causa de muerte de vidas negras en Estados Unidos y que es necesario ponerle fin.

Se lo dijo a Elle:

“Iba caminando por una calle del SoHo una tarde de 2011, cuando vi un cartel publicitario con la cara de una niña negra. La niña era linda, así que me acerqué y vi que las palabras debajo de ella decían: El lugar más peligroso para un afroamericano es el vientre materno”, dice McGill Johnson. Esperaba ver esas cosas cuando visitaba a su familia en el Sur, pero esto era la ciudad de Nueva York. Pronto se encontró de nuevo en la sala adecuada, asistiendo a una cena con la entonces directora de Planned Parenthood, Cecile Richards, donde tuvo la oportunidad de decirle a Richards que tenía que hacer algo con esas señales. Richards le dijo: «Yo no, tú sí». McGill Johnson se unió a la junta directiva de Planned Parenthood poco después.

Los antecedentes de Johnson son el activismo político, y tiene estrechos vínculos con la hermana de la vicepresidenta Kamala Harris, el líder de la mayoría del Senado Chuck 

Schumer, la presentadora de la MSNBC Melissa Harris Perry y varios líderes de la industria musical, según la revista.

Después de una década en la junta directiva de Planned Parenthood, Johnson se convirtió en la directora general después de que la junta despidiera a la anterior directora general, Leana Wen, por «restar importancia al aborto», según el informe.

Johnson se jactó de haber hecho hincapié tanto en las prácticas abortivas de Planned Parenthood como en su compromiso de acabar con el racismo desde que asumió el nuevo puesto de liderazgo.

Dijo que uno de sus objetivos es «nombrar la raza explícitamente, nombrar la interseccionalidad como nuestro marco, y descentralizar a las mujeres blancas como el valor por defecto en un movimiento que tradicionalmente ha sido liderado por mujeres blancas con el fin de construir una organización más expansiva e inclusiva».

En primavera, publicó una columna en el New York Times en la que finalmente admitía que la fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger, era racista.

«En nombre de la conveniencia política, [Sanger] eligió involucrar a los supremacistas blancos para promover su causa. Al hacerlo, devaluó y deshumanizó a la gente de color», escribió Johnson. «Lo que no queremos ser, como organización, es una Karen. Y a veces, así es como ha actuado Planned Parenthood. Al privilegiar la blancura, hemos contribuido a que Estados Unidos perjudique a las mujeres negras y a otras mujeres de color.»

Dijo que escribió la columna porque sentía la necesidad de abordar la «discriminación y el racismo sistémicos» en el movimiento pro-aborto.

Es un problema que los defensores de la vida llevan años señalando. Las estadísticas muestran claramente que los niños afroamericanos y los niños con discapacidades son abortados en tasas alarmantes y masivamente desproporcionadas con respecto a otros grupos.

Pero para Johnson, la respuesta al racismo parece ser más abortos y más aceptación de los mismos. La periodista declaró a Elle que hace que su familia y sus amigos se sientan incómodos porque habla mucho sobre el aborto.

Según la revista:

«Mis amigos y familiares siempre me dicen: “¿Por qué hablas tanto del aborto? ¿No quieres hablar de las pruebas de detección de cáncer y de las pruebas de ITS y de todas las demás cosas que hace Planned Parenthood y que a la gente le encantan?». dijo Johnson. «Prefieren que hable de la clamidia que del aborto, francamente, pero, cariño, el aborto es la asistencia sanitaria». Y no hablar del aborto, o restarle importancia como parte menor del trabajo de Planned Parenthood, es estigmatizante. «No poder tener una conversación significativa sobre el papel que puede desempeñar el aborto en la vida de alguien les hace más vulnerables a tomar decisiones que realmente les perjudicarán en sus vidas», dice McGill Johnson. «Así que creo que es realmente importante ser franco y rotundo en nuestro apoyo».

Aunque los abortos perjudican a las familias de todas las razas y culturas, las estadísticas indican que los abortos perjudican de forma desproporcionada a la comunidad afroamericana. Los datos del censo indican que los afroamericanos representan alrededor del 13% de la población de Estados Unidos, pero tienen casi el 40% de todos los abortos. Y las estadísticas sanitarias de Nueva York indican que en la ciudad se abortan más bebés afroamericanos de los que nacen cada año.

La National Black Pro-Life Coalition calcula que unos 20 millones de bebés negros no nacidos han sido abortados desde 1973 en EE.UU. Y un estudio reciente del Life Issues Institute descubrió que el 86% de los centros de aborto de Planned Parenthood están situados en barrios afroamericanos y latinos o cerca de ellos.

Sin embargo, como Johnson insinuó a Elle, Planned Parenthood apoya más abortos: más niños muertos y más madres y padres dolidos que se dieron cuenta demasiado tarde del impacto irreversible y destructor de vidas del aborto. La respuesta al racismo y la discriminación no es matar a más niños no nacidos mediante el aborto. La respuesta es crear una sociedad que respete y valore a todos los seres humanos, sin importar su edad, color de piel, capacidades, nivel de desarrollo o ubicación, nacidos o no.

Pincha aquí para despertar