Traducido de Breitbart.com por Tierrapura.org

Las recientes denuncias de antiguos empleados de la Fundación Wikimedia, propietaria de Wikipedia, que acusan a la dirección de intimidación y otras ofensas, como las represalias antisindicales, han llevado a otros antiguos empleados a dar la cara. Además de hacerse eco de los reclamos sobre el maltrato del personal, un ex empleado alegó que a menudo se presiona a los empleados que se marchan para que firmen acuerdos de no divulgación y cuestionó la práctica a la luz de las acusaciones.

El mes pasado, el ex empleado de la Fundación Wikimedia James Hare publicó una declaración en un área de discusión de Wikipedia sobre su experiencia de trabajo en la Fundación y alegó que a menudo los altos directivos se burlaban de él y lo ridiculizaron en relación con su autismo, dejándolo con estrés postraumático. En respuesta, varios ex empleados presentaron sus propias experiencias de maltrato. Los antiguos empleados afirmaron que las quejas sobre su propio maltrato o sus esfuerzos por reformar las prácticas de la Fundación, como los intentos de organizar un sindicato de personal, habían provocado represalias por parte de la dirección.

El cofundador del sitio, Jimmy Wales, que forma parte del Consejo de Administración de la Fundación, fue consultado sobre el asunto por los editores de Wikipedia, pero los rechazó afirmando que apelar a él era inapropiado, ya que se consideraba parte de la «comunidad» del sitio, y sugirió los canales oficiales para las quejas, a pesar de que las acusaciones  incluían la inadecuación de esos canales para abordar las preocupaciones. Tras la cobertura de Breitbart de las denuncias y las historias de seguimiento en otros medios, más ex personal se presentó para apoyar las denuncias.

Melody Kramer, antigua directora de desarrollo de audiencias de la Fundación, enlazó con el debate de Wikipedia en Twitter y declaró que las acusaciones le afectaban como antigua empleada. Caroline Sinders, antigua analista de productos de la Fundación, publicó una declaración similar en Twitter. María Cruz, ex directora de proyectos de comunicación y divulgación, añadió sus propias alegaciones de haber experimentado un comportamiento amenazante en las reuniones, entre otros malos tratos. Cruz también criticó a la Fundación por su «falta de inclusión» en una argumentación  inconveniente para la organización, ya que trata de hacer frente a las críticas sobre la supuesta «brecha de género» y los problemas de «equidad racial» de Wikipedia.

A raíz de estas acusaciones, Sinders cuestionó una supuesta práctica de la Fundación consistente en hacer firmar a los empleados que se marchan acuerdos de no divulgación, aunque declaró que ella misma no había firmado ninguno. Cuando una persona comentó cómo podía la Fundación hacer que los empleados firmaran tales acuerdos antes de marcharse, y si ello implicaba grandes indemnizaciones, la ex responsable del programa de subvenciones de la Fundación, Kacie Harold, comentó: «Es difícil abandonar una indemnización si has estado mal pagado y mal tratado durante años». Sinders confirmó el comentario de Harold.

Además, sobre su experiencia en la Fundación, Sinders afirmó que las prácticas de despido a menudo implicaban que la dirección actuara sin previo aviso. Alegó que el personal no recibía planes para mejorar el rendimiento, sino que la dirección afirmaba que intentaba solucionar los problemas con el personal mediante, como alega Sinders, «gritos” para que alguien trabaje lo suficiente por dos personas y dando directivas confusas».

La Fundación no ha emitido ninguna declaración en relación con la avalancha de acusaciones, aunque Wales declaró, tras las acusaciones iniciales de maltrato, que éstas estaban siendo investigadas. La reiterada atención a los supuestos malos tratos y acoso al personal se produce en medio de los esfuerzos actuales de la Fundación por aplicar un «código de conducta» para el personal y los voluntarios de Wikipedia y los sitios afiliados. Los medios de comunicación corporativos han elogiado los esfuerzos, ya que los problemas de «diversidad» que el «código de conducta» pretende abordar son una de las pocas áreas en las que Wikipedia no ha sido elogiado por los medios de comunicación.

T. D. Adler editó Wikipedia como El abogado del diablo. Fue expulsado después de denunciar en privado que uno de los administradores del sitio editaba con conflicto de intereses. Debido a anteriores cazas de brujas dirigidas por los principales wikipedistas contra sus críticos, Adler escribe bajo un alias.

Pincha aquí para despertar