Traducida de FalunInfo.net por TierraPura.org

Ubicada en el suburbio noroeste de la ciudad de Shenyang, provincia de Liaoning, se encuentra la prisión de mujeres de Liaoning. Es una de las prisiones más grandes y notorias de China, conocida por abusar de los practicantes de Falun Gong encarcelados y, en algunos casos, causarles la muerte.

Además de la tortura y el lavado de cerebro, los practicantes de Falun Gong también se han visto obligados a realizar labores sin paga dentro de las cárceles —produciendo ropa, textiles y artesanías— tanto para el consumo doméstico como para la exportación.

A continuación se presentan dos casos que atestiguan la brutalidad en la prisión de mujeres de Liaoning.

Diagnosticada con cáncer de páncreas e inmovilizada por tortura

La Sra. Xie Baofeng, una practicante de Falun Gong de unos 60 años, ha sido arrestada muchas veces debido a su negativa a renunciar a su fe. Después de que comenzó la persecución en 1999, fue enviada a un campo de trabajos forzados una vez durante dos años, diez años de prisión en 2004 y cinco años en 2017. 

Entre noviembre de 2017 y marzo de 2018, mientras cumplía condena en la prisión de mujeres de Liaoning, Xie tenía frecuentes dolores de estómago, pero las autoridades de la prisión ignoraron sus síntomas hasta que colapsó. Fue enviada al hospital de la prisión donde el médico la trasladó a la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Shenyang. Allí le diagnosticaron cáncer de páncreas.

Permaneció inconsciente durante tres semanas en la UCI antes de que el hospital anunciara que estaba gravemente enferma. Luego el hospital le facturó a su familia más de 100 mil yuanes. Más tarde recuperó el conocimiento, lo que sorprendió a los médicos, que creían que no tenía posibilidades de recuperarse. Después de su alta, la enviaron de regreso a prisión.

Al regresar a prisión, Xie había perdido la capacidad de caminar y estaba en silla de ruedas. Aun así, se vio obligada a realizar un trabajo intensivo en mano de obra durante el día y no se le permitió descansar por la noche. Mientras trabajaba, la obligaron a sentarse en un pequeño taburete, que le lastimó la espalda baja, las piernas, y le rompió la carne de las nalgas.

Expropietaria de hotel en condición crítica después de abuso inhumano bajo custodia

Antes de la persecución a su fe en 1999, la Sra. Jiang Wei era propietaria del lujoso hotel Landun en la provincia de Liaoning. Empezó a practicar Falun Gong en 1998 y se recuperó de dolencias médicas como hepatitis y problemas ginecológicos a través de la práctica.

Cuando fue a Beijing para apelar la persecución a Falun Gong en octubre de 1999, la policía la arrestó y la sentenció a tres años en un campo de trabajos forzados. Dos años después de su liberación, en abril de 2004, fue arrestada nuevamente y sentenciada a ocho años de prisión. Su último arresto tuvo lugar en 2015 y le dieron 12 años en 2016.

Años de encarcelamiento ilegal le costaron su matrimonio y decenas de millones de yuanes de su negocio y propiedades. Las torturas que soportó y las drogas desconocidas que le inyectaron en un hospital psiquiátrico finalmente hicieron que se debilitara y le diagnosticaran cáncer de estómago.

A continuación se muestran los detalles de su encarcelamiento. 

Abuso físico e inyección con drogas desconocidas en el hospital psiquiátrico 

Mientras estaba detenida en el campo de trabajos forzados de Masanjia en octubre de 1999, los guardias a menudo torturaban a Jiang con bastones eléctricos, la alimentaban a la fuerza y ​​estiraban su cuerpo en posiciones contorsionadas hasta que ella perdió la movilidad. También la obligaron a realizar trabajos no remunerados durante 17 horas al día y, a menudo, la golpeaban hasta desmayarse. Cerca de la muerte, la Sra. Jiang fue trasladada al Hospital Mental Gujiazi en la ciudad de Shenyang en noviembre de 2001 y recibió una inyección que dañó su sistema nervioso central y la hizo perder la memoria. También le dieron seis frascos de infusiones intravenosas desconocidas, tres dosis de píldoras no identificadas y otras inyecciones durante dos días hasta que dejó de responder.

Luego, los miembros del personal del hospital la ataron y le aplicaron descargas eléctricas de alto voltaje en la cabeza y las extremidades. Gritaba incesantemente hasta que una enfermera lo detuvo al ver que se estaba muriendo. Pasó un total de 29 días en el hospital psiquiátrico y casi la mata.

Vómitos y cáncer de estómago

Jiang fue arrestada nuevamente el 2 de abril de 2004 y sentenciado a ocho años de prisión. La alimentaron a la fuerza con agua salada concentrada durante cinco meses en un centro de detención antes de ser trasladada a la prisión de mujeres de Liaoning en septiembre de 2004. Allí, los guardias la golpearon, le pisotearon el pecho y le lastimaron los pulmones.

Jiang estuvo encerrada en una pequeña cámara de confinamiento durante medio año. El frío y el hambre la hicieron vomitar a diario y, finalmente, desarrolló cáncer de estómago. Fue liberada el 27 de junio de 2012, solo para ser detenida tres años y medio después por buscar justicia por todas las torturas que sufrió durante la persecución.

Demacrada con edema severo y transferido a la «Unidad de entrenamiento intensivo»

Jiang presentó una denuncia penal en junio de 2015 contra Jiang Zemin, exlíder chino que lanzó la persecución a Falun Gong, y posteriormente fue arrestada en noviembre de ese año.

Jiang dijo en la denuncia:

Debido a la persecución, perdí mi libertad y mi familia. No pude cumplir con mis roles de hija, esposa o madre. La amargura y tristeza de estar separada de mi familia fue abrumadora«.

«Como practicante de Falun Gong, he superado muchas pruebas para entregar esta denuncia a todos los jueces y fiscales. Espero que uses el poder que se te ha otorgado para devolver la justicia«.

Jiang fue mantenida en un centro de detención después del arresto y se declaró en huelga de hambre para protestar por la persecución. Los guardias la esposaron a una tabla y la alimentaron a la fuerza cuatro veces al día.

El juez del Tribunal de Distrito de Shuangta la condenó a 12 años de prisión el 21 de marzo de 2016. La llevaron a la prisión de mujeres de Liaoning el 23 de octubre de 2016.

En julio de 2018, Jiang fue puesta en régimen de aislamiento. El espacio era tan pequeño que no podía ponerse de pie. Se vio obligada a comer, dormir y hacer sus necesidades en ese lugar. Debido a las condiciones inhumanas en las que se vio obligada a vivir, comenzó a vomitar incontrolablemente y a sufrir un edema generalizado. Quince días después, la llevaron de urgencia a un hospital.

Sus dos hijas la visitaron el 30 de julio e inmediatamente rompieron a llorar al ver a la mujer demacrada con un edema severo frente a ellas.

En abril de 2019, Jiang fue trasladada a una «unidad de entrenamiento intensivo» que se dedicaba a torturar a los practicantes de Falun Gong. Allí, a menudo la golpeaban y no le daban nada de comer.

Pincha aquí para despertar