Traducido de NewsPunch.com por Tierrapura.org

Se ha instado al gobierno del Reino Unido a que aplique una política para reducir el consumo de carne y productos lácteos, y el planificador de la estrategia alimentaria elegido por Boris Johnson ha dicho que un impuesto sobre la carne «puede ser necesario» en el futuro.

Henry Dimbleby, elegido para dirigir la «Estrategia Alimentaria Nacional» de Downing Street, hizo sus comentarios después de que un informe del Comité del Cambio Climático (CCC) afirmara que la gente debe reducir el consumo de carne por su salud, así como por el planeta.

Dimbleby cree que podría ser necesaria una tasa sobre la carne procesada, como las hamburguesas, los filetes, el jamón, las salchichas y los nuggets de pollo, para hacer frente al cambio climático.

Informa RT: Sin embargo, se espera que Dimblebly le diga al primer ministro que no introduzca ningún impuesto de este tipo a corto plazo debido a los posibles disturbios que podría provocar durante la pandemia, según The Sun.

Citando fuentes no identificadas que conocen el borrador del documento que se publicará el mes que viene, el periódico señala que los ministros temen que se produzcan protestas callejeras por los precios de los alimentos similares a las llevadas a cabo por el movimiento de los «Gilets Jaunes» (chalecos amarillos) en Francia en los últimos años.

Las fuentes también habrían dicho que el documento era «todavía un trabajo en curso»

Cuando se planteó la posibilidad de un impuesto sobre la carne a principios de este año, Johnson dijo que no habría tal impuesto bajo su mandato, a pesar de aferrarse a su objetivo declarado de la agenda verde de hacer que el país sea neutral en cuanto al carbono para 2050.

En abril, Johnson se comprometió a reducir las emisiones de efecto invernadero del Reino Unido en un 78% para 2035. Para ello, al parecer, habría que convencer a los ciudadanos de que reduzcan la ingesta de carne y productos lácteos en una quinta parte.

El consumo medio diario de carne roja en el Reino Unido es de 70 gramos por persona, según el Servicio Nacional de Salud, que también señala que un desayuno con dos salchichas típicas británicas y dos torreznos equivale a 130 gramos.

Sin embargo, el comité gubernamental sobre el cambio climático ha recomendado esta semana que el consumo público de carne y productos lácteos debe reducirse, tanto por motivos de salud como de cambio climático, en un 20% para 2030 y en un 35% para 2050.

Citando esta cuestión entre una serie de incumplimientos del gobierno en cuanto a sus promesas sobre el cambio climático, el comité consultivo pidió a Johnson’s que formulara y aplicara políticas basadas en pruebas para fomentar dietas más saludables con objetivos claros y fijos.

Sin embargo, la mayoría de los usuarios de las redes sociales se mostraron en contra de que se impusieran restricciones dietéticas a causa del cambio climático, y varias personas lo calificaron de «afirmación ridícula». 

Varios argumentaron que una mejor alternativa sería volver a los «productos locales y de temporada», lo que, según un comentario, sería más beneficioso para la lucha contra el cambio climático que «producir hamburguesas de una fábrica de carne artificial» y enviarlas a todo el mundo.

Otros coincidieron en que el consumo de carne debería reducirse en general, ya que la que la mayoría de la gente come está «llena de hormonas». Describiendo la dieta británica como «pobre», una persona dijo que, además de reducir la carne, había que «diferenciar los distintos sistemas de producción».

Pincha aquí para despertar