Traducido de NewsPunch.com por Tierrapura.org

En una votación histórica, los obispos católicos de Estados Unidos han votado para impedir que Joe Biden y otros políticos que apoyan el aborto reciban la Sagrada Comunión.

El viernes, Biden restó importancia a la votación, insistiendo en que seguiría recibiendo la Comunión a pesar de su postura a favor del aborto.

«Eso es un asunto privado, y no creo que vaya a ocurrir», dijo a los periodistas en la Casa Blanca.

Informa Dailymail.co.uk: El resultado de la votación fue de 168 a favor y 55 en contra, anunciado el viernes por el reverendo Allen H Vigneron al final de una reunión de tres días de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos que se celebró de forma virtual.

Los obispos habían emitido sus votos en privado el jueves después de casi tres horas de apasionado debate.

Los partidarios de la medida dijeron que era necesaria una fuerte reprimenda a Biden debido a sus recientes acciones de protección y ampliación del acceso al aborto, mientras que los opositores advirtieron que tal acción retrataría a los obispos como una fuerza partidista en un momento de amargas divisiones políticas en todo el país.

Como resultado de la votación, el comité de doctrina de la USCCB (United States Conference of Catholic Bishops), redactará una declaración sobre el significado de la Comunión en la vida de la Iglesia que se someterá a consideración en una futura reunión, probablemente una reunión presencial en noviembre.

Una sección del documento pretende incluir una amonestación específica a los políticos católicos y otras figuras públicas que desobedecen la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto y otras cuestiones doctrinales fundamentales.

El obispo Donald Hying de Madison, Wisconsin, dijo durante el debate del jueves que habla con muchas personas que están confundidas sobre el accionar del presidente Biden, “católico”, que avanza en la agenda pro-aborto más radical de la historia, y que es necesario que la conferencia episcopal actúe.

«Están buscando una dirección», dijo Hying.

El obispo Robert McElroy, de San Diego, replicó que la USCCB sufriría “consecuencias destructivas”, resultantes del documento dirigido a los políticos católicos.

«Sería imposible evitar la militarización de la Eucaristía», dijo McElroy.

Biden, que asiste a misa con regularidad, dice que personalmente se opone al aborto, pero no cree que deba imponer esa posición a los estadounidenses que opinan lo contrario. Ha tomado varias medidas ejecutivas durante su presidencia que fueron aclamadas por los defensores del derecho al aborto.

El presidente del comité de doctrina de la USCCB, el obispo Kevin Rhoades de Fort Wayne-South Bend, Indiana, dijo que no se ha tomado ninguna decisión sobre el contenido final del documento propuesto. Dijo que los obispos que no forman parte del comité tendrán la oportunidad de ofrecer sus aportaciones, y que el borrador final estará sujeto a enmiendas antes de ser sometido a votación.

Rhoades también dijo que el documento no mencionaría a Biden ni a otras personas por su nombre y que ofrecería directrices en lugar de imponer una política nacional obligatoria.

Esto dejaría las decisiones sobre la comunión de determinados feligreses en manos de los obispos y arzobispos. El cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, ha dejado claro que Biden es bienvenido a recibir la comunión en las iglesias de la archidiócesis.

Pincha aquí para despertar