Fuente: Trikooba

Un niño de 13 años murió de problemas cardíacos apenas 3 días después de recibir su segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19, mientras funcionarios de salud comienzan a relacionar los casos de inflamación cardíaca en niños con las vacunas.

Un hilo de Twitter se volvió viral el domingo después de que una mujer afirmó que el hijo de su hermano, de 13 años, había muerto menos de tres días después de recibir su segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra el Covid-19.

“Los resultados de la autopsia inicial (realizada el viernes) fueron que su corazón estaba agrandado y había algo de líquido a su alrededor. No tenía problemas de salud conocidos. No tomaba medicamentos”, escribió Tami Burages, con una foto que mostraba la tarjeta de registro de vacunación Covid-19 de su sobrino.

La tarjeta mostraba que el niño, Jacob Clynick, nacido en 2007, recibió su segunda dosis el 13 de junio en una farmacia de la compañía Walgreens, tres semanas después de la primera.

Burages dijo que ella es «pro-vacunas» y sabe que las vacunas son «en su mayoría seguras». También dijo que había vacunado a su «propio hijo de 14 años tan pronto como estuvo disponible». Pero agregó que su sobrino murió y que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) «necesitan investigar».

«Ha habido otros casos de miocarditis en hombres jóvenes que recibieron su segunda vacuna [Pfizer]. ¿Han muerto otras personas en los Estados Unidos o es mi sobrino el primero?» Preguntó Burages, y agregó: «Creo que los padres deben ser advertidos del riesgo».

El Dr. Cody Meissner, miembro del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA, expresó su preocupación a CNBC por los efectos a largo plazo de la miocarditis en los jóvenes a principios de este mes y advirtió: «Antes de que comencemos a vacunar a millones de adolescentes y niños, es tan importante saber cuáles son las consecuencias».

Pincha aquí para despertar