Traducido de naturalnews.com por TierraPura.org

El barco Odyssey of the Seas de la empresa de cruceros Royal Caribbean tenía previsto salir de Port Everglades (Florida, EE. UU.) el 3 de julio. El crucero se detuvo después de que ocho miembros de la tripulación dieran positivo en la prueba de COVID. Por extraño que parezca, los ocho miembros de la tripulación que dieron positivo en el COVID estaban «vacunados» contra el COVID, lo que demuestra una vez más que estas armas biológicas de proteína de punta no impiden que las personas den positivo en el COVID o transmitan la infección.

Royal Caribbean descubrió que los VACUNADOS causan brotes, y que las vacunas no son un elixir mágico que evite la infección en todo momento.

La buena noticia es que solo dos de los casos positivos de COVID mostraron algún tipo de síntomas, y éstos fueron leves, como cualquier otro virus del resfriado. Dar positivo en COVID y no tener ningún signo de enfermedad es un patrón que se ha dado tanto en la población vacunada como en la no vacunada durante más de un año.

A pesar de que NINGUNO de estos casos positivos en el Odyssey of the Seas representa un problema de salud pública viable, el CDC ha puesto en cuarentena a cientos de miembros de la tripulación no infectados y vacunados y ha detenido las operaciones del barco.

La fecha de inauguración del barco es ahora el 31 de julio. Según las normas de análisis actuales, los CDC siempre encontrarán un «CASO DE COVID», independientemente de si una persona está vacunada o no. Con las actuales normas de cuarentena, los barcos no volverán a navegar y la vida de las personas se verá interrumpida sin motivo alguno.

La industria de los cruceros y las libertades humanas básicas están bajo ataque

Durante más de un año, Royal Caribbean y el resto de la industria de los cruceros han consentido a regañadientes los edictos médicos ilegales y la falsa autoridad de los CDC, esperando que la agencia devolviera a la gente sus libertades básicas. Pero a medida que la industria confía en el CDC para las libertades económicas y personales básicas, se le quitan más libertades individuales.

A la industria de los cruceros no se le permitió operar en absoluto bajo las directrices del CDC, ya que miles de empleados de cruceros son obligados a participar en un experimento que altera sus células y distribuye proteínas de punta en su sangre. Durante todo este tiempo, las directrices del CDC anuncian la «seguridad» mientras siguen violando la autonomía corporal y los principios del consentimiento informado.

Al dirigirse específicamente a la industria de los cruceros, los CDC están contradiciendo sus propias directrices y discriminando a una industria sobre todas las demás. El CDC ya no responde a los brotes de enfermedades infecciosas de una manera basada en la evidencia. Esta agencia de funcionarios no elegidos ha abusado de su autoridad, bloqueando una industria sin dar a los individuos la opción de asumir sus propios riesgos. Los individuos han asumido riesgos con los virus infecciosos, las bacterias y los hongos durante siglos, sin tener que participar en un sistema de experimentos y pasaportes que los esclaviza aún más y promueve futuros brotes.

Le recomendamos: El informe prohibido de Biólogos por la Verdad España (VIDEO)

Hay muchas razones por las que alguien podría buscar atención médica en un crucero, (incluyendo ataques al corazón, aneurismas y coágulos de sangre causados por las vacunas COVID) pero en el caso del Odyssey of the Seas, COVID no es una de las razones.

Sin embargo, el CDC tiene el poder de cerrar todo el crucero durante otros dos meses y aislar a las personas vacunadas que hicieron todo lo que el CDC quería.

Florida lucha contra el CDC para que no se segregue a las personas no vacunadas

El CDC ha mantenido bloqueada la industria de los cruceros durante más de un año con el fin de implementar los pasaportes de vacunas del Cuarto Reich en los Estados Unidos. La legislatura del estado de Florida está luchando contra los pasaportes de vacunas, y a su vez ha aprobado una ley para castigar a cualquier entidad canalla (como el CDC) que amenace con violar la privacidad médica de un individuo o discriminar a una persona por su estado de vacunación. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, está dispuesto a hacer cumplir esa ley, poniendo al CDC sobre aviso.

En consecuencia, todos los cruceros que salgan de Florida no podrán exigir legalmente a los pasajeros que demuestren su estado de vacunación. Los individuos en Florida NO serán segregados o abusados. Se les tratará con dignidad y podrán asumir su propio nivel de riesgo, como siempre fue el caso.

En cuanto a los vacunados: Seguirán dando positivo en las pruebas de COVID y contagiando las proteínas de la espiga y otras enfermedades; por lo tanto, NUNCA DEBERÁN recibir un trato preferente ni gozar de privilegios especiales

Pincha aquí para despertar