Fuente: Minghui.org

Las siguientes tres historias hablan de la honestidad de la gente en la antigua China.

Recompensado por ser sincero y honesto

Xu Shaoyu era de Qiantang a finales de la dinastía Qing. A principios de agosto de Gengyin (1890 d.C.), bajo el reinado del emperador Guangxu, pidió prestados 100 dólares de plata a su amigo Yi Zhai sin firmar ningún pagaré. Acordaron verbalmente que el dinero sería devuelto un año después.

A principios de agosto del año siguiente, sin embargo, Xu cayó enfermo. En su lecho de muerte, siguió murmurando: «Ya casi es hora de pagarle a Yi. ¿Qué debo hacer? ¿Qué pasa si muero?».

Su mujer le dijo: «No has firmado un pagaré, así que no tienes ninguna obligación de cumplir tu palabra. No te preocupes por eso».

«Me prestó el dinero sin hacerme firmar una nota porque confiaba en mí. ¿Cómo es posible que no cumpla mi promesa?», respondió Xu.

Dio instrucciones a su esposa para que vendiera un ruyi de jade, que es un objeto decorativo curvo usado como cetro ceremonial en el budismo chino, y dos túnicas de piel de zorro, por las que obtuvieron 90 dólares de plata. Tomaron prestados otros 10 dólares y le devolvieron el dinero a su amigo en la fecha acordada. Milagrosamente, Xu se recuperó completamente unos días después.

La moraleja de la historia es que, si haces una promesa, debes cumplirla. Esto significa que uno debe seguir el principio de la «honestidad”. Esta es una virtud tradicional y fundamental. Cuando una persona valora la honradez y cumple su promesa a cualquier precio, será bendecida.

Jizha y su espada – Cumpliendo una promesa a pesar de la muerte

Wu era un reino durante el Período de Primavera y Otoño y el Período de los Reinos Combatientes (770-221 a.C.). Estaba ubicado en lo que hoy es la provincia de Jiangsu, en el este de China. Aunque entonces se consideraba una zona fronteriza, se escribieron muchas leyendas sobre esa época y aún quedan muchos legados.

Como lugar de nacimiento de El Arte de la Guerra, un famoso libro militar escrito por Sun Tzu, el Reino de Wu también es conocido por sus décadas de guerra contra el Reino de Yue.

Además, el Reino de Wu producía armas de primera clase, incluidas espadas. La siguiente es una historia sobre un príncipe, su espada y su promesa.

Jizha era el hijo menor del decimonoveno rey de Wu, Shoumeng, quien reinó desde el año 585 hasta el año 561 a.C. Una vez Jizha fue a visitar el Reino de Lu (en la actual provincia de Shandong). En el camino pasó por el Reino de Xu, un estado vasallo de Wu, donde fue calurosamente recibido. Mientras estaba allí, se dio cuenta de que su espada atrajo la atención del Rey de Xu.

Sin embargo, debido a que Jizha estaba haciendo una visita de estado al Reino de Lu, no pudo entregar su espada al Rey de Xu, porque representaba su rango y estatus. Sin embargo, Jizha decidió entregar su espada al Rey cuando regresara. Tenía esta promesa en su mente, pero no dijo nada al respecto antes de partir.

Un año después, Jizha regresó al Reino de Xu y le dijeron que el Rey ya había fallecido. Aun así, quiso darle la espada, así que fue a la tumba del rey, colgó su espada en un árbol frente a ella y se fue.

Jizha se dijo: «Cuando pasé por el Reino de Xu la última vez, supe que al Rey le gustaba mucho esta espada. No puedo ir en contra de mi promesa simplemente porque él ha fallecido».

Un compromiso que perduró más de 30 años

Durante la dinastía Qing, una pareja se mantuvo fiel a su promesa de compromiso durante décadas sin verse.

Cheng Yunyuan era de un clan muy conocido en la zona de Huainan. Su padre Cheng Xunzhuo era un comerciante que vendía judías saladas entre Huainan y Yangzhou. Pero su negocio fue decayendo poco a poco, así que lo cerró y se fue a estudiar a la ciudad capital de Beijing (llamada Beiping en ese momento).

En el hotel, Cheng Xunzhuo se reunió con Liu Chengyong, del condado de Pinggu, que había venido a Beiping para aceptar su asignación como oficial del condado. Los dos charlaron y se hicieron buenos amigos. Hablaban de sus hijos, y al final prometieron a sus hijos en matrimonio cuando crecieran, lo que los convertiría en parientes.

Liu Chengyong fue nombrado más tarde jefe de Puzhou (la actual provincia de Shanxi). No tenía ningún hijo, solo su esposa, una hija y varios sirvientes en su residencia. Poco después, su esposa falleció y él se quedó triste y solo. Pronto se enfermó. Antes de morir, dijo a su hija: «Cheng Yunyuan en Huainan es tu futuro esposo. Siempre debes recordar esto». Después de su muerte, su hija regresó a su ciudad natal para enterrar a su padre.

Cheng Xunzhuo había muerto varios años después de que Liu Chengyong asumiera el cargo de jefe de Puzhou. Su hijo Cheng Yunyuan planeaba ir a Shanxi cuando terminó el período de duelo. Cuando supo que su futuro suegro había fallecido, fue al condado de Pinggu a buscar a su futura esposa. Los vecinos le dijeron que la Sra. Liu se había ido después del funeral de su padre y que nadie sabía su paradero.

Para entonces Cheng casi se había quedado sin dinero. Un generoso transeúnte le ofreció ayuda financiera y pudo volver a casa en el sur.

Sin ahorros, Liu tenía que ganarse la vida haciendo labores de costura. Era gentil y amable, y muchos pretendientes vinieron a proponerle matrimonio. Cada vez les decía que ya tenía un futuro esposo, pero ninguno de ellos le creía.

Tenía una tía que era monja en el Templo Jieyin en Jinmen. Para evitar a los pretendientes, se fue a vivir con su tía al templo. Su tía trató de convencerla de que se afeitara la cabeza y se hiciera monja, pero ella dijo: «Mis padres me dieron mi cuerpo y mi cabello, el cual no me atrevo a dañar». Antes de que mi padre falleciera, me dijo que había arreglado todo para que me casara con Cheng. ¿Cómo puedo traicionar su acuerdo? Vine a vivir contigo para evitar las habladurías. En cuanto a tu sugerencia de afeitarme la cabeza y convertirme en monja, nunca podré aceptarla».

Su tía lo entendió, y Liu vivía en un cuarto secreto. A nadie, ni siquiera a los niños pequeños, se le permitió verla. Rezaba de la mañana a la noche, esperando poder ver a su futuro esposo en esta vida, incluso una sola vez. Entonces no se arrepentiría.

Después de que Cheng regresó a su ciudad natal, le resultó cada vez más difícil ganarse la vida. Algunas personas trataron de convencerlo de que se casara con otra persona para que pudiera tener alguna ayuda. Dijo con el corazón encogido: «Ni siquiera sé si Liu sigue viva. Si está muerta, entonces el acuerdo entre nosotros ha terminado; si sigue viva y me ha estado esperando todo este tiempo, no debería renunciar a ella, aunque no tengo ni idea de su situación».

Cheng vivió solo durante casi 30 años, y cuando estaba cerca de los 50 años, todavía tenía dificultades para llegar a fin de mes. Más tarde, encontró un trabajo de enseñanza en un barco de transporte y viajó entre el sur y el norte año tras año.

En abril de Dingyou (1777 d. C.), durante el reinado del emperador Qianlong, su barco hizo escala en Jinmen. Cheng y otros fueron a tierra a tomar un té, donde por casualidad escuchó a la gente hablar de Liu. Escuchó atentamente y fue al templo a su encuentro.

La tía de Liu le contó toda la historia y luego habló con Liu al respecto. Sin embargo, su sobrina le dijo: «Los melocotones y las ciruelas son preciosos porque se cosechan en el momento oportuno. Ya soy vieja. Si acepto casarme con él, la gente se reiría de mí y pensaría que soy rara. Estoy agradecida por la amabilidad y sinceridad de Cheng, pero este es nuestro destino. ¿Qué más puedo decir?». Cheng le pidió varias veces que lo reconsiderara, pero aun así se negó a casarse con él.

Cheng no tuvo otra opción que ir al gobierno del condado y contarle al magistrado del condado Jin Zhizhong su triste historia. El magistrado fue al templo a hablar con Liu, haciendo todo lo posible para persuadirla de que se casase con Cheng. Al día siguiente, finalmente llevaron a Liu al gobierno del condado, donde ella y Cheng se casaron.

Cheng siempre había vivido bajo altos principios morales y nunca había hecho nada impropio. Liu había permanecido pura y no albergaba ningún resentimiento contra los demás. Aunque ambos tenían 57 años, parecían mucho más jóvenes, con dientes sanos y cabello negro. Las personas que no sabían su edad a menudo pensaban que solo tenían 40 años.

El magistrado del condado no solo los ayudó a contraer matrimonio, sino que también los elogió en la comunidad. Preocupado por la pareja que no tenía dinero para volver a casa y ganarse la vida, donó su salario a la pareja y animó a los comerciantes y a la nobleza local a ayudar también. Así, la pareja pudo comprar un bote, regresar al sur y construir una casa.

Años después, los comerciantes que regresaban de Huainan dijeron que la pareja tenía dos hijos. Aunque Liu tenía casi 60 años, pudo tener hijos. Fue verdaderamente una bendición de lo divino por su bondad y su perseverancia en el cumplimiento de una promesa.

En la antigua China, la gente se tomaba muy en serio la honestidad y se trataba a los demás con amabilidad y sinceridad. Aunque los dos experimentaron muchas dificultades, su felicidad fue duradera.

Pincha aquí para despertar