Traducido de NewsPunch.com por Tierrapura.org

El vicepresidente de Facebook, Nick Clegg, admitió recientemente que los «fact-checkers» de la compañía son parciales y tienen una agenda política secreta que cumplen a través de su asociación con Facebook.

Según un documento de la Comisión Europea, el ex viceprimer ministro británico Nick Clegg admitió que los verificadores de hechos de Facebook que censuran las llamadas «noticias falsas» persiguen en secreto una agenda política que pretende erradicar a los conservadores de la comunidad online.

Clegg hizo esta sorprendente confesión a funcionarios de la UE el pasado mes de noviembre, durante un debate sobre la gestión de la desinformación por parte del gigante tecnológico en sus plataformas.

Facebook anunció su programa de comprobación de hechos en 2016 como medio para evitar que la elección del presidente Trump y el Brexit se repitan.

Informa Breitbart.com: Muchos elogiaron la medida de Facebook, pero muchos otros se apresuraron a señalar lo que parecían ser ejemplos de parcialidad en la aplicación de las nuevas políticas de verificación de hechos. Facebook ha sido acusado de censurar historias legítimas y sofocar el debate público, en particular en los últimos meses la compañía ha sido acusada de censurar historias relacionadas con la teoría de que el coronavirus podría haberse filtrado desde un laboratorio de Wuhan.

Durante meses, Facebook eliminó o colocó etiquetas de advertencia en las historias relacionadas con esta teoría, hasta que el mes pasado revirtió por completo esta decisión cuando el presidente Joe Biden ordenó una investigación sobre las afirmaciones. Ahora, las actas de una reunión entre Clegg y Vera Jourova, vicepresidenta de la Comisión Europea, parecen mostrar que Clegg es consciente de que los verificadores de hechos del sitio podrían ser parciales.

El acta de la reunión dice: «Él [el Sr. Clegg] también subrayó que los verificadores de hechos independientes no son necesariamente objetivos porque tienen su propia agenda». El ex ministro del gabinete del Reino Unido, David Jones, comentó la declaración de Clegg, diciendo que era «profundamente preocupante».

Jones añadió: «La admisión destruye por completo la credibilidad de los propios procedimientos de Facebook. No ofrece a las organizaciones de noticias ningún derecho de apelación cuando las censura, aunque pueda haber actuado siguiendo el consejo de los verificadores de hechos que están motivados por su propia agenda».

Facebook comentó la situación, diciendo en un comunicado: «Nick nunca sugirió que hubiera un sesgo en nuestro programa de comprobación de hechos. Describió que uno de los beneficios de tener una gama de socios independientes de verificación de hechos es el aporte que realizan por la variedad de especialidades en diferentes países y áreas temáticas».

Pincha aquí para despertar