Fuente: Minghui.org

La familia es la base de nuestra sociedad. Proporciona a las personas apoyo, estímulo y amor. Y lo que es más importante, es un lugar con el que podemos contar y es un refugio cuando nos caemos.

Sin embargo, debido a su naturaleza antihumana y antitradicional, el comunismo quiere destruir los valores familiares. Engels, uno de los fundadores del comunismo, dijo que este eliminaría la propiedad privada y la familia.

El manifiesto del partido comunista admite abiertamente: «¡Supresión de la familia! Incluso los más radicales pierden los estribos en torno a este vergonzoso propósito de los comunistas».
El comunismo también califica la relación entre padres e hijos en la estructura tradicional como padres que explotan a sus hijos. Pretende acabar con esta explotación para justificar su destrucción de la familia. «¿Nos acusan de querer detener la explotación de los niños por parte de sus padres? A este crimen nos declaramos culpables».

A lo largo de la historia, el partido comunista chino (PCCh) ha cometido innumerables crímenes al intentar destruir la estructura familiar y los valores de la familia. A continuación, algunas historias.

Relato de un misionero belga

Raymond J. de Jaegher fue un misionero belga que predicó en China de 1930 a 1949. Escribió el libro: El enemigo interno: Un relato de un testigo ocular de la conquista comunista de China.

Su libro cuenta la historia de Meng Shulan, una mujer de 25 años de un pueblo de la provincia de Hebei, en el norte de China. Meng era una mujer vivaz y ambiciosa. El PCCh vio su potencial y quiso convertirla en una fuerte líder femenina para el partido.

Así que un trabajador del PCCh se acercó a ella, halagándola por su belleza y capacidad. Luego, agitó las cosas entre ella y su marido, junto con su familia. «¿Por qué malgastas tu vida y tu talento con esos testarudos? Nunca se han preocupado por ti. No deberías ser como esa gente anticuada del pueblo. No eres tan estúpida como ellos. Tienes talento. Puedes ser una mujer líder en la nueva China».

Poco a poco, ese trabajador del PCCh inculcó «sentimientos revolucionarios comunistas» en el corazón de Meng. Criticó el «matrimonio feudal» y el «amor burgués» y prometió convertirla en una figura importante de la revolución mundial. Meng se sintió atraída por él y tomó a ese funcionario del PCCh como su amante comunista ideal.

Dejó a su familia y se unió al PCCh. Se convirtió en la presidenta de la asociación de mujeres de tres condados.

«Naturalmente, tuvo que abandonar a su primer marido y a su familia. Los denunció ante las autoridades del PCCh y vio cómo los castigaban bajo la acusación de «contrarrevolucionarios», que es la mejor excusa para castigar a la gente sin ninguna acusación sólida».

Según el padre Jaegher, el PCCh publicó un folleto interno sobre «Cuestiones relativas al amor y al matrimonio». En él se definían las prioridades para la elección del cónyuge: «La juventud comunista debe prestar atención primero al punto de vista político correcto (de la otra parte), y luego a su educación, carácter, salud y aspecto».

El PCCh también promovía la igualdad del hombre y la mujer, la libertad matrimonial y la idea de que «la revolución lo supera todo». Esto provocó muchos divorcios en China, lo que era bastante raro antes de esa época. Solo en una ciudad costera de la provincia de Jiangsu se produjeron 931 divorcios en el primer año de gobierno del PCCh. La condición para el divorcio era bastante sencilla: solo había que «demostrar» que la otra parte era contrarrevolucionaria o incapaz de seguir la ideología revolucionaria.

La esposa de un alto funcionario del PCCh proclamó: «para un miembro comunista, la vida de marido y mujer es secundaria. La vida política es lo más importante».

Un revolucionario sin escrúpulos y sus tres esposas

El profesor Yu Jianrong, del instituto de desarrollo rural de la academia china de ciencias sociales, escribió un artículo sobre su padre.

Su padre se metió de lleno en el juego a los 15 años. Perdió todos sus bienes y tuvo que robar cosas para sobrevivir. Aun así, el jefe de la aldea lo casó con una mendiga, por su bondad. La pareja tuvo entonces a Yu.

El padre de Yu siguió robando. Una vez fue atado tras ser atrapado por robar en la casa del jefe de la aldea. Después de ser liberado, se vengó quemando la casa del jefe de la aldea. En sus memorias, describió este crimen como una acción «heroica» de «rechazo a la supresión del propietario».

El padre de Yu huyó del pueblo. Se unió a la guerrilla revolucionaria. Después de que el PCCh tomara el poder, se convirtió en el jefe de policía del condado. Volvió al pueblo y ejecutó al jefe de la aldea.

La madre de Yu fue al pueblo a buscarlo, solo para encontrarlo sentado cerca de una hermosa joven Gao para «estudiar el trabajo». Sus guardias arrastraron a la madre de Yu fuera. «Has dicho que eres la esposa de nuestro jefe. ¿Cómo es que nuestro jefe se enfada tanto cuando te ve? Afirmar falsamente que eres la esposa de nuestro jefe es un crimen». La madre de Yu se asustó y se fue. Así perdió a su marido.

El padre de Yu se casó con Gao y tuvo dos hijos. Gao nació en una familia rica pero abandonó a su familia para unirse al PCCh.

El padre de Yu y Gao fueron posteriormente abatidos en una lucha por el poder del PCCh durante la revolución cultural. El padre de Yu confesó rápidamente para evitar la tortura. Gao no lo hizo. Se aferró a su sueño comunista y creyó que el PCCh limpiaría su nombre más adelante. Entonces sus torturadores le mostraron la carta de arrepentimiento y la de divorcio de su marido. El espíritu de Gao se derrumbó y se ahogó unos días después.

Después de la revolución cultural, el padre de Yu se convirtió en secretario del partido de la ciudad (el jefe del partido a cargo de la ciudad). Tomó como tercera esposa a una chica 26 años más joven que él.

Cuando estaba a punto de jubilarse, pidió al partido que se hiciera cargo de sus dos hijos fruto de su matrimonio con Gao. Su hijo mayor llegó a ser vicealcalde ejecutivo, y su hijo menor se convirtió en multimillonario.

Madres revolucionarias

Li Rui era el secretario del antiguo líder supremo del PCCh, Mao Zedong. Li era una rara figura conocida del PCCh que, de alguna manera, mantenía su conciencia y hacía honor a la verdad. Incluso criticó algunos de los errores del PCCh y fue castigado por el partido.

La hija de Li, Li Nanyang, escribió en su libro sobre su madre Fan: «Todo lo que decía y hacía giraba en torno a la política. Si tenías una opinión diferente a la suya, consideraba que tenías un pensamiento burgués. Trataba de hacerte volver a las filas del proletariado. Si no le hacías caso, estarías en desacuerdo con ella, y te denunciaría a la rama del partido de tu unidad de trabajo para que te ayuden».

Según el relato de Nanyang, durante la campaña política del partido en la década de 1940, Fan informó al PCCh de las «cosas malas» que decía su entonces marido Li Rui. Li fue castigado. Fan transmitió el castigo a sus hijos en casa, regañándoles, obligándoles a estar de pie y no les permitía dormir.

Durante la revolución cultural de los años 60, Fan volvió a denunciar a Li Rui ante las autoridades, para protegerse de ser implicada.

Yang Mo fue una autora famosa en China que escribió la novela roja «Canción de la juventud». Su hijo citó que tenía una grave deficiencia: «Creía que el trabajo de la revolución era la prioridad número uno y que sus hijos, que ella consideraba un asunto privado, eran secundarios o incluso una carga».

Su concepto de «carga» podría haberse desarrollado durante la guerra. Ella y muchos soldados comunistas se escondían a menudo en túneles subterráneos de los soldados japoneses. Para evitar ser descubiertas, las madres «revolucionarias» cubrían la cara de sus bebés para evitar que hicieran ruido; esto provocó la muerte de muchos bebés. Yang atribuyó todas estas tragedias al PCCh y a su ideología.

La ola de sustituir las esposas

El emperador Guangwu de la dinastía Han (5 a.C. – 57 d.C.) preguntó en una ocasión a Song Hong, un alto funcionario: «He oído un dicho que dice que la gente cambia de amigos cuando asciende de rango y cambia de esposa cuando tiene más dinero. ¿Es esa la norma?».

Song respondió: «He oído que los amigos que nos apoyaron en los momentos difíciles nunca deben ser olvidados, y la esposa que nos acompañó en los momentos difíciles nunca debe ser abandonada».

Esta opinión procede de la cultura tradicional china.

Sin embargo, el PCCh orquestó un movimiento de «sustitución de esposas» después de ganar la guerra civil, para premiar a sus funcionarios y oficiales militares.

Cientos de miles de funcionarios del PCCh, desde el gobierno central hasta el nivel de los municipios, sustituyeron a sus esposas por orden de rango: los altos funcionarios encontraron primero a sus nuevas esposas; luego lo hicieron los funcionarios subalternos. Era habitual que los funcionarios de cincuenta años se casaran con una chica de veinte. Si la novia se escapaba, enviaban a su personal a buscarla por todas partes para traerla de vuelta.

Entonces, el tribunal supremo dictó una orden para simplificar el proceso de divorcio de los funcionarios: el divorcio no necesitaba el acuerdo de la esposa, y lo único que tenía que hacer el funcionario era enviar la carta de divorcio a su mujer.

Conclusión

El PCCh ha abandonado los valores tradicionales de la familia sustituyendo la relación entre marido y mujer por una entre «camaradas revolucionarios», sustituyendo el afecto familiar por el «vínculo de clase» y sustituyendo la naturaleza humana por la naturaleza del partido.

Dado que la línea del partido se sitúa por encima de todo, se obliga que marido y mujer denuncian los «malos pensamientos» del otro al partido, y a padres e hijos a denunciarse mutuamente.

Mientras tanto, permite y apoya a sus funcionarios y miembros leales del PCCh para que sustituyan a sus cónyuges a voluntad.

El objetivo del partido comunista es destruir nuestros valores familiares y nuestra humanidad.

Pincha aquí para despertar