Traducido de TrendingPolitics.com por TierraPura.org

En febrero de 2020, la destacada revista médica The Lancet publicó una carta firmada por varios científicos en la que condenaban las «teorías conspirativas» de que el nuevo virus SARS-CoV-2 no tenía un «origen natural». La carta sería considerada por las publicaciones de los medios de comunicación de todo el mundo como una declaración autorizada que cerraba el debate y la investigación sobre una posible filtración del virus desde el Instituto de Virología de Wuhan.

La redacción combativa de la carta, publicada a principios de la pandemia de COVID-19, debería haber sido una señal de alarma para las publicaciones de los medios de comunicación de que podría haber conflictos de intereses en juego. A continuación se ofrece una parte de la carta:

Firmamos esta declaración en solidaridad con todos los científicos y profesionales de la salud en China que continúan salvando vidas y protegiendo la salud mundial durante el desafío del brote de COVID-19. Estamos todos juntos en esto, con nuestros homólogos chinos al frente, contra esta nueva amenaza viral.

El intercambio rápido, abierto y transparente de datos sobre este brote se ve ahora amenazado por los rumores y la desinformación sobre su origen. Nos unimos para condenar enérgicamente las teorías conspirativas que sugieren que el COVID-19 no tiene un origen natural. Científicos de múltiples países han publicado y analizado los genomas del agente causante, el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV-2), y concluyen de forma abrumadora que este coronavirus se originó en la fauna salvaje, como tantos otros patógenos emergentes.

El problema para las publicaciones que tildaron la carta de The Lancet de «ciencia consolidada» contra todos los que buscaban más respuestas sobre los orígenes del coronavirus, es que la ciencia no estaba consolidada, como han reconocido varios de los científicos que firmaron la carta.

Una investigación de Alexandros Marinos rastreó las posiciones de los firmantes sobre el origen del virus del SARS-CoV-2 tras la publicación de la carta de Lancet en febrero de 2020.

No debería sorprender que varios de los científicos hayan cambiado su posición desde entonces, según el informe. Además, varios de los firmantes están relacionados con EcoHealth, el controvertido grupo científico que canalizó millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses al laboratorio de Wuhan.

«La carta de Lancet del 18 de febrero de 2020 envió un mensaje a los científicos de todo el mundo: Investiga una filtración de un laboratorio y serás tachado de teórico de la conspiración», escribió Marinos. «¿Fue una efusión honesta de apoyo? ¿O un astroturfing?»

«Para empezar, de los 27 firmantes, 7 estaban afiliados a EcoHealth Alliance: Peter Daszak (presidente), Rita Colwell y James Hughes (miembros del consejo de administración), William Karesh (vicepresidente ejecutivo de salud y política), Hume Field, Juan Lubroth y John MacKenzie (asesores científicos y políticos)», señala.

«Se ocultó el hecho de que una cuarta parte de los firmantes estaban afiliados a la EHA», señaló.

Marinos continuó señalando: «3 firmantes trabajaron directamente para el Wellcome Trust: Sir Jeremy Farrar (Director, que también contribuyó a la reunión del 1 de febrero entre Kristian Andersen, Eddie Holmes, Anthony Fauci y otros), Josie Golding (Responsable de Epidemias), Mike Turner (Director de Ciencia). Además, Larry Madoff es el editor de ProMED, que recibe «apoyo operativo continuo» de Wellcome, Gerald Keusch informa que ha servido en múltiples comités para el Wellcome Trust. Leo Poon ocupa un cargo directivo en la Universidad de Hong Kong y, dada la situación sobre el terreno, no esperamos que pueda compartir ninguna opinión. Por último, Dennis Carroll y Jonna Mazet están al frente del Proyecto Global Virome, junto a Peter Daszak».

Lea también: El Dr. Peter Daszak intimidó a científicos para que encubrieran los orígenes del SARS-CoV-2

«Hasta ahora hemos mostrado cómo 15 de los 27 firmantes tenían conflictos importantes, teniendo en cuenta lo implicada que estaba EcoHealth en la financiación de WIV, al igual que el Wellcome Trust», señala Marinos. Atreverse a escribir en la carta: “Declaramos que no hay intereses en competencia”, era una burla a la ciencia y a los contribuyentes de todo el mundo».

«De los 12 restantes, 4 son estrechos colaboradores de Ralph Baric, y han permanecido relativamente callados, especialmente desde que firmó una declaración pidiendo una investigación independiente: Linda Saif, Luis Enjuanes, Alexander Gorbalenya (Sasha), Bart Haagmans. Como recordatorio, Ralph Baric, tenía la intención de firmar, pero Peter Daszak le pidió que se abstuviera, al igual que aparentemente Linfa Wang, para evitar que se prestara atención a su colaboración y «maximizar una voz independiente»».

A continuación, Marinos presenta un correo electrónico bastante sorprendente que expone la conexión entre EcoHealth Alliance y los firmantes de la carta.

«Y ahora viene lo interesante: De los 8 restantes que son relativamente independientes, 5 han modificado o invertido sus posiciones con respecto a una filtración del laboratorio», añade Marinos. Teniendo en cuenta que empezaron firmando un comunicado en el que lo calificaban de “Teoría de la conspiración”, esto es realmente notable. Así es: El primer autor, Charles Calisher, considera que el uso de «teoría de la conspiración» ha sido “exagerado». Ahora dice a la gente que necesita más información antes de poder opinar, señala Marinos, enlazando un artículo de Technology Review de marzo de 2021 sobre el tema.

«Charles Calisher, profesor emérito del Departamento de Microbiología, Inmunología y Patología de la Universidad Estatal de Colorado, también figura como coautor», señala el artículo. Dice que la frase de la teoría de la conspiración fue, en su opinión, exagerada. 

Desgraciadamente para mí, [Daszak] puso a todo el mundo en orden alfabético, y yo era el primero», dice. Con su teléfono sonando constantemente, dice Calisher, dijo a la gente que no podía decir mucho hasta que hubiera más información disponible.»

«Christian Drosten considera que una fuga de laboratorio entra en el ámbito de lo posible, aunque es extremadamente improbable», señala Marinos. «Ahora tiene su propia hipótesis, .. Es la primera vez que oigo hablar de esto, pero por eso necesitamos una conversación abierta.»

Drosten afirma con razón en el párrafo citado que no se pueden determinar las intenciones por el mero hecho de ver el virus, si resulta que el SARS-CoV-2 fue construido en un laboratorio.

«Lo de la malevolencia, para ser sincero: hay que hablar con el servicio secreto al respecto. Como científico, no puedo juzgarlo», afirma Drosten.

«Stanley Perlman cree que la ‘fuga del laboratorio’ está ahora ‘sobre la mesa’, debido a nuestro fracaso en encontrar el huésped intermedio hasta ahora», continúa el informe, citando el mencionado artículo de «Technology Review».

«Stanley Perlman, microbiólogo y profesor de la Universidad de Iowa, en la ciudad de Iowa, figura como coautor de la declaración», subraya el artículo. «En un correo electrónico enviado a Undark, escribió que la idea de la fuga en el laboratorio «tiene varios aspectos, que van desde la afirmación de que el virus fue diseñado en un laboratorio hasta las que afirman que el virus se filtró en un laboratorio pero no fue diseñado».

«Peter Palese ha ido un paso más allá y exige una investigación completa», continúa Marinos.

«El Dr. Peter Palese, microbiólogo de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí de Nueva York, firmó la carta publicada en la revista Lancet en febrero del año pasado en la que afirmaba que el virus sólo podía tener un origen natural y que sugerir lo contrario crearía miedo, rumores y prejuicios”, informó el Daily Mail.

«La carta ‘intimidatoria’, orquestada por el Dr. Peter Daszak, director de una organización sin fines de lucro que canalizó los dólares de los contribuyentes estadounidenses hacia el Instituto de Virología de Wuhan, fue criticada por los expertos por condenar al ostracismo a cualquiera que ofreciera opiniones diferentes sobre los orígenes del virus, tachándolos de “teóricos de la conspiración», señala el Mail.

Quizás la distancia más larga de todas la ha cruzado Bernard Roizman, comenta Marinos. Ahora está convencido de que “el virus fue llevado a un laboratorio… y algún individuo descuidado lo sacó”.

«No pueden admitir que hicieron algo tan estúpido», dice ahora Roizman.

«Incluso Daszak reconoce ahora que no puede refutar la hipótesis de la fuga del laboratorio. Esto puede sonar obvio, o mundano, pero la carta cantaba una melodía diferente», añade Marinos. Sin embargo, Daszak no deja de calificarla de «teoría de la conspiración», como ilustra el siguiente pasaje:

«Es una buena teoría de la conspiración», dijo Daszak a KHN. «Extranjeros diseñando un virus en un laboratorio misterioso, una actividad nefasta, y luego el manto de secreto alrededor de China».

«Pero atacar a los científicos no es sólo disparar al mensajero”, dijo. «Es disparar a las personas que tienen el conducto hacia donde podría ocurrir la próxima pandemia».

Peter Daszak está participando en el clásico giro de las relaciones públicas: “Hacerse la víctima”. Sin embargo, no se mencionan los millones de víctimas que muy posiblemente murieron por un virus que se escapó de un laboratorio. Y si Daszak trató de cerrar la investigación de una línea de investigación plausible, uno tiene que preguntarse si los motivos de la investigación científica de su grupo son buscar la verdad o algo mucho menos loable.

La investigación del laboratorio de Wuhan es un excelente caso de estudio sobre cómo las élites abusan de la autoridad científica para cerrar el paso a la responsabilidad pública. Tal vez sirva de lección a los principales medios de comunicación para que no caigan en las tácticas de relaciones públicas del gobierno.

Pero a juzgar por la censura de las grandes empresas tecnológicas al debate público sobre la pandemia del COVID-19, así como el «reportaje» de los activistas sobre el «consenso» del cambio climático provocado por el hombre, estará en manos de los investigadores independientes y de los ciudadanos vigilantes hacer que estas instituciones rindan cuentas.

Pincha aquí para despertar