Traducido de Nationalfile.com por TierraPura.org

Los cadetes militares de la Academia de West Point que se niegan a tomar una de las controvertidas vacunas contra el COVID están siendo confinados en solitario, con restricciones más estrictas que los que dieron positivo en las pruebas del virus.

En la Academia Militar de West Point, varios cadetes se están rebelando contra la presión de la administración Biden y los altos mandos militares para que tomen una de las controvertidas vacunas COVID-19. 700 cadetes que inicialmente rechazaron la vacuna fueron reunidos en una sala de reuniones, y se les informó de los beneficios de la vacuna. El número de cadetes ha disminuido considerablemente tras las denuncias de presiones diarias por parte de «altos cargos» de la escuela, y los rumores de reducciones de permisos. Algunos cadetes cedieron y recibieron la vacuna, mientras que muchos abandonaron West Point debido a la presión.

Los que todavía se niegan a vacunarse se ven obligados a llevar máscaras en todas partes, lo que los distingue de todos los demás vacunados. Un número de padres de los que se niegan a tomar la vacuna han organizado un consejo legal en nombre de sus hijos y  CDMedia informa de que «se están uniendo para luchar contra esta conducta criminal hacia sus hijos».

Un informante anónimo, cuya identidad protege el National File, dio un desglose de las restricciones actuales que los cadetes de West Point que se niegan a tomar la vacuna COVID tienen que enfrentar. A los cadetes que regresan para los programas de verano, se les acorta su permiso de dos semanas a una, ya que tienen que pasar 7 días en una cuarentena que equivale a un aislamiento grave. Los cadetes están encerrados durante 23 horas al día en una habitación, y sólo se les permite salir una hora para caminar o correr al aire libre.

Lo más importante es que a estos cadetes no se les hace la prueba del COVID-19 antes de ponerlos en autoaislamiento. De hecho, sólo se les hace la prueba al final del periodo. Si el resultado es negativo, serán liberados a sus programas de formación. En una carta enviada a los cadetes considerados de «alto riesgo», no se detallaba lo que ocurriría si el cadete daba positivo en la prueba, en cuanto a si se vería obligado a soportar otra semana o más de aislamiento. National File se puso en contacto con West Point para obtener detalles sobre este programa por teléfono y por correo electrónico, pero no recibió respuesta en el momento de la publicación.

El nuevo régimen no podría describirse con exactitud como autoaislamiento o cuarentena, ya que tales programas ya existían en West Point para los cadetes que regresaban tras las vacaciones de verano y Navidad de este año académico y que daban positivo. Esos cadetes, antes de que el programa de vacunación se pusiera en marcha, estaban restringidos en algunos puntos, pero también podían hacer ejercicio en los gimnasios exteriores y salir de su alojamiento para ir a pedir comida, aunque se les ordenaba mantenerse alejados de los cadetes que no estuvieran infectados. Estos lujos no se conceden a los cadetes que se niegan a vacunarse, aunque no tengan el virus.

Lea también: Hospital de Texas suspende a 178 empleadas por negarse a recibir la vacuna Covid

Al parecer, West Point planea reunir a todos los cadetes que se niegan a recibir la vacuna y transferirlos a una sola compañía o pelotón en función de su número. En el momento de escribir este artículo, unos 50 cadetes no se han echado atrás. El denunciante dijo que esto probablemente sería mejor para ellos, ya que no estarían rodeados de otras tropas que los etiqueten despectivamente, llamándoles «antivacunas”. «Se les trata como criminales», añadió el denunciante. «Están tratando de proteger los derechos de otras personas y sus derechos están siendo comprometidos».

National File informó el año pasado sobre dos suicidios sucesivos de la Fuerza Aérea de Colorado Springs, en los que los estudiantes expresaron a la academia que las muertes podían estar relacionadas con la depresión derivada de las entonces extremadamente estrictas políticas de distanciamiento social y los castigos por violar los protocolos de distancia de dos metros. Tras las muertes, se promulgaron restricciones más laxas.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí