Traducido de NewsPunch.com por TierraPura.org

Un funcionario de la Organización Mundial de la Salud testificó el lunes que China sigue participando en un «encubrimiento masivo» de la pandemia de coronavirus, y ha instado al gobierno de Estados Unidos a realizar una «investigación completa».

En su participación en Fox News, Jamie Metzl declaró que «los chinos se han involucrado en un encubrimiento masivo que continúa hasta el día de hoy, que implica la destrucción de muestras, la ocultación de registros, la imposición de una orden de silencio universal a los científicos chinos y el encarcelamiento de periodistas ciudadanos chinos que hacen las preguntas más básicas»

Summit.news informa: Metzl, ex funcionario del Departamento de Estado y miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, añadió que «cuanto más encubre China, más sospechoso parece».

«No podemos dar a China un poder de veto sobre si investigamos o no la peor pandemia del mundo en un siglo y luego hacer todo lo posible para que todo el mundo esté a salvo», afirmó Metzl.

Metzl también señaló que la Organización Mundial de la Salud «no tiene el mandato de contar con sus propias capacidades de vigilancia», por lo que fue fácilmente rechazada por China en los primeros días del brote cuando solicitó el envío de personal de respuesta.

Anteriormente reconoció que la investigación de la OMS sobre los orígenes del brote de coronavirus fue «totalmente inadecuada»

Metzl también describió recientemente los intentos del Dr. Peter Daszak de que la comunidad científica descartara de plano la teoría de la fuga en el laboratorio como «propaganda científica y una forma de amedrentamiento e intimidación»

Daszak, el científico en el centro de la controversia sobre la financiación de la ganancia de funciones, utilizó su influencia para que la revista The Lancet publicara una carta, firmada por otros 27 científicos, en la que se tachaba la posibilidad de la fuga de laboratorios como una peligrosa teoría de la conspiración antes de que se hubiera realizado ninguna investigación científica sólida.

«La carta de The Lancet, al tachar de conspiracionista a cualquiera que tenga una opinión diferente, es la peor forma de intimidación, que contraviene totalmente el método científico», señaló Metzl.

Al pedir una investigación sólida sobre los orígenes del brote y sus consecuencias, Metzl explicó que «hay una razón por la que después de que un avión se estrelle, hacemos todo lo posible para entender lo que pasó»

«Si no aprendemos esas lecciones, hay otros aviones que están en el aire. Por lo que sabemos, la próxima pandemia está a la vuelta de la esquina y si no entendemos y solucionamos nuestros mayores problemas, vamos a correr un riesgo innecesario. Tenemos que llegar al fondo de esto, lo que significa hacer esas preguntas difíciles y seguir los datos dondequiera que nos lleven», subrayó Metzl.

De hecho, los informes indican que China tiene previsto abrir decenas de laboratorios biológicos como el Instituto de Virología de Wuhan en los próximos cinco años.

El Financial Times informa de que «algunos funcionarios chinos han advertido de la escasa seguridad de las instalaciones existentes». En 2019 Yuan Zhiming, el director del laboratorio BSL-4 del Instituto de Virología de Wuhan, escribió una revisión de las deficiencias de seguridad en los laboratorios de China. «Varios BSL de alto nivel tienen fondos operativos insuficientes para procesos rutinarios pero vitales» escribió Yuan, y agregó que los costos de mantenimiento fueron «generalmente descuidados»

El informe añade que Yuan advirtió que «debido a los limitados recursos, algunos laboratorios BSL-3 funcionan con costes operativos extremadamente mínimos o, en algunos casos, con ninguno»

Las fugas de laboratorios se han producido en múltiples ocasiones desde este tipo de instalaciones en China, y el SARS se escapó dos veces del Instituto Chino de Virología de Beijing en 2004, un año después de que se controlara su propagación.

Lea también: Marcha atrás: Wall Street Journal publicó a dos reconocidos investigadores que argumentan con evidencia científica que el virus del COVID-19 proviene de un laboratorio

El ex jefe de la FDA, Scott Gottlieb, también ha instado a que «este tipo de fugas de laboratorio ocurren todo el tiempo»

Gottlieb advirtió recientemente que «en China, los últimos seis brotes conocidos de SARS-1 han salido de los laboratorios, incluyendo el último brote conocido, que fue un brote bastante extenso que China inicialmente no quiso revelar que salió del laboratorio».

«Sólo fue revelado finalmente por algunos periodistas que pudieron rastrear ese brote hasta un laboratorio», explicó Gottlieb.

Gottlieb también señaló que China no ha hecho públicas las muestras de sangre de los trabajadores que enfermaron en el laboratorio de Wuhan, que serían vitales para determinar el origen del brote.

El ex jefe de la agencia de inteligencia británica MI6, Sir Richard Dearlove, ha advertido que puede ser demasiado tarde ahora para responsabilizar al Estado comunista porque probablemente habrá destruido todas esas pruebas. Dearlove ha dejado constancia de su convicción de que la pandemia fue causada por una filtración de laboratorio y luego encubierta.

Como también advirtieron recientemente el senador Rand Paul y el ex director de la CIA y secretario de Estado Mike Pompeo, el Instituto de Virología de Wuhan sigue funcionando y hay pruebas que apuntan a su implicación con el ejército chino en la investigación de armas biológicas.

Pincha aquí para despertar