Traducido de Breitbart.com por Tierrapura.org

Los reporteros extranjeros que cubran los Juegos Olímpicos de Tokio serán rastreados por GPS y su comportamiento será «controlado» por los organizadores, dijo el martes el presidente del evento, antes de añadir que los pases podrían ser «revocados» por cualquier infracción a las normas.

Los organizadores afirman que los controles hacia los periodistas y los lugares a los que pueden ir, forman parte de las medidas para tranquilizar a un público japonés escéptico sobre la seguridad del megaevento, mientras el coronavirus sigue haciendo estragos en el país.

Se espera que unos 6.000 reporteros visiten y cubran los Juegos Olímpicos de Tokio, según AFP, y deben dar cuenta de sus movimientos previstos durante sus dos semanas en Japón, desde las sedes deportivas hasta los alojamientos locales.

Uno de los encargados del eventoTokio 2020, Seiko Hashimoto, dijo que se utilizaría tecnología de seguimiento para asegurarse de que sólo van a donde se supone que deben ir.

«Para asegurarnos de que la gente no va a otros lugares que no sean los que están registrados para ir, utilizaremos el GPS para controlar estrictamente su comportamiento», dijo Hashimoto antes de una reunión de la junta ejecutiva de Tokio 2020.

Se instará a los reporteros a que se alojen en hoteles designados en lugar de alojamientos privados, añadió, mientras que los atletas también se enfrentarán a estrictas restricciones en sus movimientos, además de someterse a pruebas diarias para detectar el virus.

A los aficionados extranjeros ya se les ha prohibido asistir al evento, y los organizadores decidirán a finales de este mes cuántos espectadores nacionales, si es que hay alguno, pueden asistir en persona.

Las estrictas restricciones llegan en un momento en el que el evento lucha por captar la atención del país anfitrión, y muchas encuestas muestran que el pueblo japonés quiere que se cancele por completo.

Como informó Breitbart News, unos 10.000 voluntarios también han retirado su ayuda por la preocupación que suscita la propagación del coronavirus.

Los organizadores dijeron que «necesitaban 80.000» voluntarios para llevar a cabo los juegos de forma adecuada, pero «ahora les faltan 10.000», informó el 2 de junio la cadena pública japonesa NHK.

«La retirada de voluntarios comenzó en febrero después de que el entonces presidente del comité organizador, Mori Yoshiro, recibiera críticas por sus comentarios considerados despectivos hacia las mujeres», señaló la NHK el pasado miércoles.

«Incluso después de que Mori dimitiera del cargo para asumir la responsabilidad de sus comentarios, más voluntarios siguieron retirándose, citando otros factores como el temor a la infección [del coronavirus chino] o los cambios en su propio entorno de trabajo».

Pincha aquí para despertar