Fuente: Clarín.com

Mary Castellón, una enfermera de 34 años que trabajaba en el sector Covid del hospital Santojanni y ya había sido vacunada con dos dosis de Sputnik V, murió en el sanatorio Méndez, adonde había sido internada de urgencia. Castellón estaba de licencia porque se había fracturado un codo, y había recibido la segunda dosis del inmunizante el 6 de abril. 

Según confirmaron fuente oficiales, como había comenzado con síntomas, el miércoles pasado se testeó para saber si tenía o no coronavirus en la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del Santojanni. Debido a que su cuadro solo presentaba unas líneas de fiebre, se aisló en su casa con seguimiento telefónico, de acuerdo a lo informado. Sin embargo, al día siguiente empeoró, por lo que fue ingresada en la terapia intensiva del sanatorio Julio Méndez, que pertenece a la Obra Social de Buenos Aires (OSBA), donde murió el viernes 4 de junio.

Según dijeron familiares y amigos en medios periodísticos, Mary, que era soltera, no tenía hijos y vivía con sus padres, no padecía enfermedades previas. Hasta antes de la pandemia trabajaba en una clínica, pero una amiga le avisó que en el Santojanni tomaban personal.

Según confirmaron fuente oficiales, como había comenzado con síntomas, el miércoles pasado se testeó para saber si tenía o no coronavirus en la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del Santojanni. Debido a que su cuadro solo presentaba unas líneas de fiebre, se aisló en su casa con seguimiento telefónico, de acuerdo a lo informado. Sin embargo, al día siguiente empeoró, por lo que fue ingresada en la terapia intensiva del sanatorio Julio Méndez, que pertenece a la Obra Social de Buenos Aires (OSBA), donde murió el viernes 4 de junio.

Según dijeron familiares y amigos en medios periodísticos, Mary, que era soltera, no tenía hijos y vivía con sus padres, no padecía enfermedades previas. Hasta antes de la pandemia trabajaba en una clínica, pero una amiga le avisó que en el Santojanni tomaban personal.

Las vacunas están diseñadas para generar una respuesta inmunológica que protege a la persona vacunada de exposiciones futuras. Sin embargo, los sistemas inmunológicos individuales son tan diferentes que, en algunos casos, la respuesta no alcanza a ser la adecuada. De todas formas, la eficacia de las vacunas contra el coronavirus es alta. En el caso de la Sputnik, la eficacia llega al 87% luego de los 14 días de recibida la primera dosis, y se eleva al 91% tras recibir la segunda dosis.

Las muertes entre personas que recibieron la vacunación completa son “algo excepcional”, pero ocurre porque la efectividad de las vacunas “no es del 100%”, dijo a LN+ Gabriel Battistella, el subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria de la Ciudad de Buenos Aires.

“No es lo que pasa habitualmente con una persona joven con dos vacunas, que no tenía antecedentes, son excepciones que ocurren porque las vacunaciones no tienen un 100% de efectividad”, precisó.

SC

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí