Traducido de The Gate Way Pundit por Tierrapura.org

La ONU y algunas entidades estadounidenses trabajaron antes y después de las elecciones de 2018 y 2020 y muchos de los mismos actores en estos esfuerzos ahora están tratando de descarrilar o detener las auditorías electorales de 2020 en los Estados Unidos hoy.

Harri Hursti, doctor en informática, y Elizabeth Howard, consejera de ciberseguridad y elecciones de la organización radical sin ánimo de lucro financiada por Soros, el Centro Brennan para la Justicia en Manhattan, son ambos expertos en ciberseguridad electoral.  En 2018 formaron parte de una iniciativa de la ONU en torno a la ciberseguridad electoral y ahora forman parte de los esfuerzos por descarrilar o sabotear las auditorías de las elecciones de 2020, Howard en el condado de Maricopa, Arizona, y Hursti en Windham, New Hampshire.

Ayer reportamos que Howard y Hursti informaron ante una sala llena de observadores electorales de la ONU el 3 de noviembre de 2018. Esa sesión informativa tuvo lugar en Washington, D.C. y se refirió a la ciberseguridad electoral. Tres días después, el día de las elecciones, un equipo de 186 observadores electorales de la ONU se desplegó por toda América -no sabemos dónde- para observar nuestras elecciones de mitad de mandato y recopilar datos para la ONU.

El comité de la ONU con el que Howard y Hursti hablaron en 2018 está presidido por Isabel Santos, que es la PA / ODIHR de la OSCE, que significa Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa / Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos.

Lo primero que descubrimos es que la ONU está autorizada, mediante tratados, a entrar en nuestro país y observar nuestras elecciones.  Afortunadamente, un Estado puede optar por prohibir este tipo de intromisión internacional y 18 de los más sensatos han cerrado sus fronteras a estas observaciones internacionales.

La ONU no tiene nada que hacer para observar el funcionamiento interno de las elecciones de nuestros estados, especialmente teniendo en cuenta que ahora sabemos con certeza, a través del informe del DNI John Ratcliffe de enero de 2021, que hubo interferencia extranjera en nuestras elecciones de 2020.  El público estadounidense aún no sabe exactamente cuántas naciones extranjeras estuvieron involucradas -y esa afirmación debería asustarle- ni cómo llegaron a conocer nuestras vulnerabilidades electorales y de ciberseguridad.

Parece probable que dos entidades estadounidenses ayudaron a la ONU a observar nuestras elecciones, la Asociación Nacional de Secretarios de Estado (NASS) y la Asociación Nacional de Directores Estatales de Elecciones (NASED), ambas exentas de impuestos y sin ánimo de lucro.  La NASS y la NASED trabajaron mano a mano con los funcionarios de la ONU tanto en 2018 como en 2020 -durante el COVID-19- cuando el equipo de la ONU volvió a observar nuestras elecciones presidenciales.

Estas dos organizaciones sin fines de lucro, una que incluye a los secretarios de estado y a los vicegobernadores cuyas funciones incluyen la administración electoral (NASS) y la otra que incluye a los funcionarios electorales principales de los estados (NASED), afirman representar al 100% de los principales administradores electorales de Estados Unidos.  Se desconoce la financiación de estos grupos, pero necesitan dinero para participar en actividades de lobby que quedan fuera de la supervisión y el escrutinio públicos. Cualquier trabajo gubernamental o cualquier trabajo que realicen estas dos organizaciones sin ánimo de lucro podría permanecer en absoluto secreto para los contribuyentes que pagan los salarios de estos funcionarios públicos. Los funcionarios públicos a los que representan la NASS y la NASED controlan las elecciones en los 50 estados.

Ya que tanto la NASS como la NASED son muy morosas en la presentación de sus formularios de impuestos 990 del IRS.  Los secretarios de estado que suelen supervisar las oficinas de caridad de sus estados serían los organismos gubernamentales que deberían abordar cualquier actividad secreta en la que estas dos organizaciones benéficas sin ánimo de lucro pudieran estar involucradas.

Sin embargo, estas dos poderosas organizaciones sin fines de lucro -cuyos miembros han estado trabajando directamente con una organización globalista y socialista, la ONU, desde 2005- introdujeron equipos de observadores electorales internacionales en los recintos electorales de todo Estados Unidos en 2018 y 2020.

Habiéndose aprobado ya una misión de la ONU para observar las elecciones estadounidenses de 2018, el equipo de la OIDDH de la OSCE llevó a cabo una misión de evaluación de necesidades entre el 21 y el 25 de mayo de 2018, reuniéndose con 27 entidades, 14 de ellas federales, y con representantes del Congreso o del RNC y el DNC. Una junta electoral estatal, Maryland, también estaba en la lista. 

El resto era una lista minúscula, elegida a dedo, de entidades sin ánimo de lucro de Estados Unidos que se lee como una lista de quién es quién de grupos radicales, de extrema izquierda e incluso socialistas. Además de la NASS y la NASED y la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales (NCSL), otro «grupo comercial» para los funcionarios electos de EE.UU., estas organizaciones no lucrativas incluían:

– El Centro Brennan para la Justicia. En concreto, se reunieron con Elizabeth Howard, consejera de ciberseguridad y elecciones, y con Daniel I. Weiner, consejero principal del Programa de Democracia;

– El Center for Election Innovations and Research, que es una de las organizaciones sin ánimo de lucro que el Proyecto Amistad expuso como uno de los embolsadores sin ánimo de lucro de 0,5 mil millones de dólares en «Zuckerbucks» en 2020;

– El Instituto Nacional Democrático, que es una organización asociada a la Internacional Socialista y que cuenta con un fuerte respaldo de poderosos sindicatos;

– El Centro para la Democracia y la Tecnología. El equipo se reunió con el doctor Joseph Lorenzo Hall, tecnólogo jefe. Hall, informático, forma parte actualmente del consejo asesor de Verified Voting junto con Harri Hursti, es decir, lo hizo hasta que el nombre de Hursti fue borrado de esa página web justo antes o después de su nombramiento para el equipo de auditoría de Windham, New Hampshire, el 3 de mayo de 2021;

– Centro de Política Bipartidista. Un think tank de centro-izquierda centrado en la política energética de izquierdas;

– The Sentencing Project. Un grupo de justicia social y racial que trabaja para anular las leyes de privación de derechos por delitos graves;

Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) [sic]. «Como líder mundial en la promoción de la democracia, la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES) se ocupa de cuestiones críticas de la democracia, la gobernanza y las elecciones en todo el mundo». (Parece que un error tipográfico ha hecho que la IFES aparezca de forma incorrecta, ya que la única otra organización con un nombre en cierto modo similar a éste es la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales).

– Public Broadcasting Service. La PBS fue el único medio de comunicación con el que se reunieron.

La única organización conservadora que figuraba en la lista era la Heritage Foundation.

Esta lista de entidades entrevistadas por la misión electoral de la ONU representa un sesgo indiscutible hacia una ideología política, los demócratas, los socialistas y sus organizaciones sin ánimo de lucro de extrema izquierda, radicales y activistas.

Es, por supuesto, notable que este comité de la ONU se reunió específicamente con Elizabeth Howard, Esq. del Centro Brennan.

El Center for Election Innovations and Research (CEIR) es uno de los grupos identificados por el Proyecto Amistad de la Sociedad Thomas More como parte de un «aparato de dinero oscuro» y entre las organizaciones sin fines de lucro clave que distribuyeron $ 0,5 mil millones en «Zuckerbucks» en 2020, en particular, a los estados oscilantes (mencionados fueron MI, PA y WI) y, en particular, a los funcionarios electorales estatales y del condado. Mark Zuckerberg, de Facebook, y su esposa Pricilla Chan donaron la asombrosa cantidad de 500.000.000 dólares a este esfuerzo. Las otras 5 fundaciones enumeradas sólo donaron, cada una, entre 1 y 4+ millones de dólares.

El comunicado de prensa del Proyecto Amistad del 16 de diciembre de 2020 decía

Esta red bombeó cientos de millones de dólares en los sistemas electorales locales utilizando la crisis del COVID como pretexto. Nuestro informe demuestra que, en realidad, no fue más que un intento desnudo de comprar unas elecciones. … Este informe pinta una imagen clara de una cábala de multimillonarios y activistas que utilizan su riqueza para subvertir, controlar y alterar fundamentalmente el propio sistema electoral.

La IDIHR de la OSCE fue invitada de nuevo a Estados Unidos en 2020 para observar nuestras elecciones presidenciales: «tras la invitación del 4 de marzo del Gobierno de Estados Unidos para observar las elecciones generales del 3 de noviembre de 2020». Las reuniones se llevaron a cabo a distancia.

La MOEI de la OIDDH, dirigida por la embajadora Urszula Gacek, estaba formada por un equipo central de 15 miembros con sede en Washington D.C. y 30 observadores de larga duración, que observaron en 32 estados y en el Distrito de Columbia. La MOEJ permaneció en Estados Unidos hasta el 15 de noviembre para seguir la evolución postelectoral.

En los informes de 2020, la OSCE/OIDDH volvió a dar las gracias, además de al Departamento de Estado, exclusivamente al NASS y al NASED:

La MOE de la OIDDH desea agradecer a las autoridades de los Estados Unidos la invitación a observar las elecciones, y al Departamento de Estado, a la Asociación Nacional de Secretarios de Estado y a la Asociación Nacional de Directores Estatales de Elecciones su ayuda.

La pandemia de COVID-19 había paralizado el mundo en marzo, y había detenido el comercio, los viajes internacionales, en su mayor parte, y enviado ondas de choque a través de todos los países del planeta. Sin embargo, el 4 de marzo de 2020, alguien de los Estados Unidos quería que esta observación de las elecciones por parte de la ONU continuara.

La Misión Limitada de Observación Electoral (LEOM) de la ONU para 2020 no fue cancelada, sino que continuó su trabajo, sin interrupción. Para la Misión de Evaluación de Necesidades 2020, entre el 29 de mayo y el 5 de junio de 2020, la OIDDH de la OSCE volvió a reunirse con 27 grupos y, de nuevo, 14 eran entidades federales, representantes del Congreso del RNC y del DNC, y una junta electoral estatal (Illinois). También se reunieron con NASS, NASED y NCSL. Se incluyeron, de nuevo, el Brennan Center, el CEIR, The Sentencing Project, la International Foundation for Election Systems [sic], el National Democratic Institute y la Heritage Foundation. Los nuevos eran:

– Instituto Republicano Internacional (IRI), «Avanzando en la democracia en todo el mundo». «El IRI asesora a los políticos sobre cómo responder a los electores con rapidez y eficacia, y crear soluciones sostenibles para los problemas más acuciantes. Formamos a los ciudadanos en el sistema democrático para que puedan participar de forma proactiva en su gobierno».

El presidente de la junta directiva del IRI durante 25 años, el senador de Arizona John McCain dejó el cargo en 2018. El nuevo presidente de la junta es el senador de Alaska Dan Sullivan.

– El Centro Carter. «Waging Peace. Combatiendo la enfermedad. Construyendo la esperanza. «El Centro Carter se guía por los principios de nuestros fundadores, Jimmy y Rosalynn Carter. Fundado, en colaboración con la Universidad de Emory, sobre un compromiso fundamental con los derechos humanos y el alivio del sufrimiento humano, el Centro trata de prevenir y resolver conflictos, potenciar la libertad y la democracia, y mejorar la salud… El Centro Carter es reconocido como pionero y líder en el campo de la observación electoral. Ha supervisado 113 elecciones en 39 países, ayudando a garantizar unas elecciones democráticas que reflejen la voluntad del pueblo».

El Centro Carter estaba entre el grupo de organizaciones sin ánimo de lucro que enviaron cuatro cartas amenazantes atacando la auditoría forense del Senado de Arizona. Dos de ellas, enviadas a la presidenta del Senado de Arizona, Karen Fann, fueron firmadas por el Centro Carter, el 13 y el 22 de abril de 2021.

El informe del equipo LEOM de la ONU revela sorprendentemente la incorporación de un grupo más: Facebook.

Directamente debajo del CEIR, uno de los bolsistas sin ánimo de lucro para la entrega de esos $ . Más de 5.000 millones de dólares de Zuckerbucks en 2020, recién añadido a la lista de entrevistas de la Misión de Evaluación de Necesidades de la OSCE para el año electoral 2020, el año de las elecciones presidenciales, el año en que la COVID-19 detuvo al mundo, el año en que los demócratas y Marc Elias de Perkins Coie hicieron un gran esfuerzo para instalar el voto por correo en todas partes tan rápido como pudieron, el año en que Mark Zuckerberg de Facebook y su esposa y los grandes colegas multimillonarios de Zuckerberg se deshicieron de más de 0.500 millones de dólares. 5 mil millones en nuestros sistemas electorales y privatizaron las elecciones de 2020 -especialmente en los estados indecisos- y el año en que le robaron las elecciones al presidente Donald Trump, ¿qué es este nuevo grupo con el que se reunió el equipo de la ONU en mayo de 2020?

Facebook

Katie Harbath, Directora de Políticas Públicas. Crystal Patterson, Jefa de Asociaciones Cívicas Globales

No se trataba de cualquier directivo de alto nivel de Facebook, se trataba de la Jefa de Asociaciones Cívicas Globales de Facebook.

En algún momento entre el 29 de mayo y el 5 de junio de 2020, cuando el mundo estaba bloqueado por la COVID-19, nadie podía viajar, nuestros ancianos estaban muriendo, solos, asustados y en cuarentena, dentro de las residencias de ancianos, especialmente en cuatro estados gobernados por los demócratas, Nueva York, Nueva Jersey, Michigan y Pensilvania, y mientras la crisis se apoderaba del mundo, un equipo especial de «observadores» electorales de la ONU, la OSCE PA / OIDDH, se reunió con la Jefa de Asociaciones Cívicas Globales de Facebook, Crystal Patterson.

¿De qué tipo de asociación cívica global hablaron?

Hay una última reunión impactante sin fines de lucro que necesita ser destacada.

Ya en 2018, este equipo de la ONU se reunió con la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES). El nombre de esa organización no lucrativa parece haber sido un error tipográfico, ya que una búsqueda diligente reveló que la única otra organización no lucrativa que podría ser es la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES). Esto se confirmó al ir al sitio web de la IFES y encontrar el nombre del miembro del personal que aparece en el documento de la ONU: Beata Martin-Rozumilowicz, Directora Regional para Europa y Asia.

Richard Soudriette fue el presidente fundador del IFES durante 19 años. Dejó el cargo en 2007.

Es miembro fundador y consejero de la Asociación de Funcionarios Electorales Europeos (ACEEEO) -antes Asociación de Funcionarios Electorales de Europa Central y Oriental- en 1991.

La ACEEEO es el equivalente europeo a la Asociación Nacional de Secretarios de Estado (NASS) y a la Asociación Nacional de Directores Estatales de Elecciones (NASED) de Estados Unidos.

Este hombre conoce bien la administración e infraestructura electoral y a los funcionarios públicos que controlan las elecciones y que supervisan el recuento de votos.

Richard W. Soudriette es también el presidente del Consejo Asesor de Elecciones Internacionales de SGO Smartmatic.

Según una investigación pionera realizada por el equipo de opslens.com, en su artículo del 26 de noviembre de 2020, ¿Donald Trump descubrió el chantaje electoral de Dominion y Smartmatic en Estados Unidos? por los medios de comunicación de CD:

A través de Richard Soudriette, parece que Smartmatic estaba intentando conseguir que los secretarios de estado de EE.UU. certificaran cualquier resultado que se produjera 5 meses antes de que ocurrieran las elecciones.

Esta misma Kay Stimson [de quien] el Congreso dijo que estaba obstaculizando, cobrando de más a los gobiernos estatales y mintiendo al Congreso, se puede encontrar en la Asociación Nacional de Secretarios de Estado. Dominion Voting Systems está demasiado arraigada como para no influir en la política y los resultados electorales a nivel estatal, junto con el director de desarrollo de negocios de Smartmatic, Denis Bechac.

Según su biografía, Stimson es la presidenta del Consejo de Coordinación del Sector de Infraestructuras Electorales del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para los proveedores de la industria electoral. Ha representado a la Comisión de Asistencia Electoral de Estados Unidos y a la Asociación Nacional de Secretarios de Estado (NASS) en puestos de relaciones gubernamentales y con los medios de comunicación.

Si se tiene en cuenta todo esto, así como que figura como Directora de Comunicaciones de la NASS, no es de extrañar que Dominion y Smartmatic no se tomen demasiado en serio las investigaciones sobre el fraude electoral.

La investigación de los vínculos de la empresa con todos los estados es probablemente la razón por la que los funcionarios estatales deben ser investigados junto con Dominion Voting Systems.

Parece que el nombre de la IFES, tal y como figura en la lista de grupos estadounidenses con los que se reunió el comité de la ONU en 2018 -Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES)- no era sólo un error tipográfico. Su nombre correcto es Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES).

Al parecer, se trata de un intento deliberado de ocultar el verdadero nombre de este grupo y evitar que el público descubra quién es realmente y cuáles son sus conexiones. En realidad, se trata de una técnica antigua y muy utilizada por las organizaciones sin ánimo de lucro corruptas que desean evadir la detección -y ocultar su criminalidad- añadiendo a propósito una palabra extra, utilizando una abreviatura inusual o añadiendo un espacio a su nombre corporativo o a los nombres de los miembros de la junta directiva.

Esto es un indicador de que esta organización sin ánimo de lucro en particular tiene algo que ocultar.

¿Por qué una organización sin ánimo de lucro con vínculos muy estrechos con Richard Soudriette -fue el fundador de IFES-, que también es el presidente del Consejo Consultivo de Elecciones Internacionales SGO Smartmatic, querría ocultarse en una lista de 2018 de reuniones de Estados Unidos con la OIDDH de la ONU?

Ahora sabemos que los observadores de las elecciones estadounidenses de 2018 y 2020, nuestras elecciones intermedias y presidenciales, se reunieron, entre otros, con

– Elizabeth Howard, asesora en materia de ciberseguridad y elecciones del radical Brennan Center

– El Center for Election Innovations and Research, que es una de las organizaciones sin ánimo de lucro que el Proyecto Amistad expuso como uno de los embolsadores sin ánimo de lucro de 0,5 mil millones de dólares en «Zuckerbucks» en 2020

– El Centro para la Democracia y la Tecnología. El equipo se reunió con el doctor Joseph Lorenzo Hall, tecnólogo jefe. Hall, un científico de la computación, se sienta actualmente en el consejo asesor de Verified Voting junto con Harri Hursti, es decir, lo hizo hasta que el nombre de Hursti fue borrado de esa página web justo antes o después de su nombramiento para el equipo de auditoría de NH el 3 de mayo de 2021

– Instituto Republicano Internacional, «Advancing democracy worldwide».

– El Centro Carter. «Waging peace. «Combatiendo la enfermedad. Construyendo la esperanza».

– La Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES). «Como líder mundial en la promoción de la democracia, la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES) se ocupa de cuestiones críticas en materia de democracia, gobernanza y elecciones en todo el mundo».

– El Instituto Nacional Demócrata, que es una organización asociada a la Internacional Socialista y que cuenta con un fuerte respaldo de poderosos sindicatos

– Facebook – Katie Harbath, Directora de Políticas Públicas y Crystal Patterson, Jefa de Asociaciones Cívicas Globales

Añade a esta lista el, aún desconocido, liderazgo de NASS y NASED – especialmente en 2018 y 2020 – que reunió a estos actores – al amparo de una «misión» de la ONU para observar nuestras elecciones en 2018 y 2020.

¿Es posible que la información detallada sobre las vulnerabilidades de nuestras elecciones – nuestras vulnerabilidades de ciberseguridad electoral – en los 50 estados, haya sido realmente recopilada por agentes desconocidos que formaban parte de estas misiones de observación electoral limitadas de la OSCE PA / ODIHR de 2018 y 2020?

¡Es posible que esta misión de la ONU realmente – a sabiendas o sin saberlo, no podemos determinar – ayudó a entidades extranjeras a atacar nuestras elecciones a través de las vulnerabilidades de ciberseguridad descubiertas a través de la observación directa de nuestros sistemas electorales en 2018!

¿Por qué se reunieron estas organizaciones sin ánimo de lucro en 2018 y 2020 para colaborar con estas misiones de observación electoral patrocinadas por la OIDDH de la OSCE?

¿Qué papel desempeñaron los dirigentes y miembros de NASS y NASED en relación con estas dos misiones de la OIDDH de la OSCE de la ONU, en 2018 y 2020?

¿Quién, desde los Estados Unidos, solicitó formalmente, el 4 de marzo de 2020, mientras la COVID-19 hacía estragos, que el equipo de la OIDDH de la OSCE de la ONU volviera para observar las elecciones presidenciales de 2020?

¿Tenían estas reuniones de la ONU / NASS / NASED sin ánimo de lucro otros fines que los declarados públicamente?

¿Tenían las dos misiones de la OIDDH de la OSCE de la ONU, en 2018 y 2020, otros propósitos que los declarados públicamente?

Hay numerosas preguntas en torno a estas entidades y sus actividades, pero lo que sí sabemos es que se reunieron antes y después de las elecciones de 2018 y 2020, y sus miembros están haciendo ahora todo lo posible para detener o descarrilar cualquier auditoría de las elecciones que se están llevando a cabo en los Estados Unidos en la actualidad.

Pincha aquí para despertar