Traducido de NewsWithViews.com por TierraPura.org

Por Cliff Kincaid

En la guerra contra Estados Unidos emprendida por la China comunista, fuimos traicionados por aquellos en el gobierno federal cuya misión era impedir que nuestros enemigos liberaran agentes de guerra biológica. Nuestras tropas de primera línea con armas superiores no fueron capaces de detener el ataque y de hecho han sido culpadas por China en una campaña de desinformación de tintes soviéticos por la propagación de la enfermedad.

Pero un valiente soldado, el teniente coronel Matthew Lohmeier, ha dado un paso adelante para advertir de una revolución cultural marxista al estilo chino en el ejército, nuestra línea de defensa habitual. Fue despedido. 

En America’s Survival TV, J.R. Nyquist y yo discutimos la desmoralización y la división en las Fuerzas Armadas que plantea el libro de Lohmeier, Irresistible Revolution: Marxism’s Goal of Conquest & the Unmaking of the American Military.

El representante Dan Crenshaw, republicano de Texas, ex SEAL de la Marina, dice: «Ya es suficiente. No dejaremos que nuestros militares despiertos caigan en manos de la ideología». Insta a otros denunciantes a presentarse. «Durante demasiado tiempo», dice, «los funcionarios progresistas del Pentágono han tomado las decisiones sobre nuestros combatientes, y los comandantes militares sin carácter lo han permitido. Ahora vamos a desenmascararlos».

El Dr. Anthony Fauci se ha desenmascarado a sí mismo. De todas las cosas que ha dicho Fauci, quizás la más incriminatoria es que no «tiene suficiente conocimiento» del Partido Comunista en China para entender «las interacciones» entre los comunistas y sus científicos. Se supone que Fauci es uno de los expertos que idean la respuesta de Estados Unidos al virus de China, pero está implicado en su origen.

La dimisión de Fauci por sí sola no resolverá nada. El problema es la mentalidad.

En su intercambio con el senador John Kennedy, cuando se le preguntó sobre las subvenciones al laboratorio de Wuhan, Fauci dijo: «Bueno, generalmente siempre confiamos en que el becario haga lo que dice, y uno mira los resultados…» Y añadió: «No puedo garantizar que un becario no nos haya mentido porque nunca se sabe».

Fauci no debe haber leído el libro del Dr. Fred Schwarz, You Can Trust the Communists (to be Communists). En su otro famoso libro, Why Communism Kills: El legado de Karl Marx, el Dr. Schwarz sostenía que «La liquidación de la burguesía es un paso esencial del camino hacia el comunismo. Por eso el comunismo debe matar»

Fauci no leyó la Constitución del Partido Comunista de China, que declara: «El Partido Comunista de China es la vanguardia tanto de la clase obrera china como del pueblo chino y de la nación china. Es el núcleo de la dirección de la causa del socialismo con características chinas y representa la tendencia de desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, la orientación de la cultura avanzada de China y los intereses fundamentales de la inmensa mayoría del pueblo chino. La realización del comunismo es el ideal más elevado y el objetivo último del Partido».

Bertil Haggman, director del Centro de Investigación sobre Geopolítica de Suecia, señala que el Partido Comunista de China (PCCh) es un partido político criminal que probablemente es responsable de la muerte de entre 80 y 100 millones de personas, el mayor número de asesinatos políticos en la época moderna por parte de un partido-estado.

Por supuesto, habrá que añadir a ese total los millones de personas muertas por el virus de China.

Aunque Fauci afirma no entender la naturaleza de la dictadura comunista china, podría aprender un poco leyendo los acontecimientos actuales. Un artículo de Reuters informaba de la celebración del centenario de la fundación del Partido Comunista de China y señalaba que los miembros del partido «levantaron los puños y corearon el juramento del partido al unísono». La historia añadía que gritaban «Nunca traicionaré al partido», mientras se encontraban frente a las estatuas del «fundador» de la República Popular China, Mao Zedong, y de otros líderes revolucionarios.

En realidad, Mao no fue el fundador del PCCh. Haggman señala que el Partido Comunista de China fue fundado en realidad por un agente soviético bolchevique, Grigori Naumovich Voitinsky, un ruso nacido en Bielorrusia en 1893. Era un agente de la Internacional Comunista (Comintern).

Hagmann me dice: «Voitinsky, el verdadero fundador del PCC, creció en Estados Unidos, se afilió al Partido Socialista Americano, estuvo activo en Estados Unidos y Canadá. Se fue a la Rusia soviética después del golpe de Estado bolchevique y estuvo en China como agente de la Comintern. Poco parece saberse de su etapa como socialista en Occidente»

Lo que necesitamos, argumenta Haggman, es una estrategia de «desvinculación» de China y de congelación del régimen fuera del sistema económico mundial.

Escribe: «Los estadounidenses, y todos los occidentales, tienen que preguntarse ahora si debe haber colaboración con un régimen que, en última instancia, busca ser un hegemón mundial totalitario. ¿Es posible tener una relación con un régimen que cree que debe emprender una guerra sin restricciones para conseguirlo?»

Un buen primer paso sería detener el proceso de los EE.UU., de unirse al movimiento comunista mundial mediante la prohibición de nuestro propio gobierno de ondear banderas marxistas de Black Lives Matter en nuestras embajadas en todo el mundo. La líder marxista del grupo acaba de dimitir después de que surgieran preguntas sobre su uso de donaciones para comprar cuatro casas y vivir un estilo de vida lujoso.

Como demuestra el nuevo libro de Jim Simpson, ¿Quién era Karl Marx?, Marx y los marxistas que le siguieron eran en su mayoría perdedores y degenerados que, sin embargo, sabían cómo suscitar el odio.

El libro La vida privada del presidente Mao, escrito por su médico, documenta la adicción del dictador comunista a los somníferos y barbitúricos. El libro expone a Mao como un degenerado y mujeriego con tendencias homosexuales y herpes genital que se dedicaba a las orgías. Un hombre «desprovisto de sentimientos humanos, incapaz de amar», que sin embargo era un comunista dedicado con una comprensión de la dialéctica marxista y sabía cómo «liberar las energías del pueblo» a través del socialismo.

Hoy, la China comunista tiene más multimillonarios que Estados Unidos.

El asesinato en masa es rentable.

Pincha aquí para despertar