Traducido de NationalFile.com por Tierrapura.org

Joe Biden asistió el pasado viernes a un evento en el que elogió al gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, el hombre es más conocido por llevar la cara negra o una capucha del Ku Klux Klan en el anuario de su facultad de medicina. Cuando destapé la historia de Northam en 2019, cortesía de un ciudadano informante, Biden y muchos otros demócratas pidieron la dimisión de Northam. Tenían que salvar la cara después del blackface de Northam. 

La historia de Northam, como todo mi trabajo, revela algo profundo y siniestro sobre la clase política en la América moderna. Una clase política que tiene a Joe Biden como su títere.

Northam, un médico, que es claramente eugenista, basado en su creencia de que los bebés nacidos vivos deben ser ejecutados a veces después de nacer vivos. Todos hemos visto la corrupción de la clase médica durante el brote de coronavirus, que se cree que surgió del Instituto de Virología de Wuhan después de que el Dr. Anthony Fauci financiara allí la investigación sobre el coronavirus. Por supuesto, el aliado y benefactor de Fauci, Bill Gates, es hijo de un eugenista que formaba parte de la junta directiva de Planned Parenthood antes de que la decisión del caso Roe v. Wade provocara un genocidio masivo en Estados Unidos. 

Todos los demócratas que apoyan el aborto son, en efecto, eugenistas, movidos por su opinión de que la vida humana no es importante y que hay que matar a los pobres. La política pro-aborto de Joe Biden es emblemática de esta creencia generalizada entre las élites políticas.

Fíjese en Ruth Bader Ginsburg, la difunta jueza del Tribunal Supremo e icono del aborto, que declaró a la revista dominical del New York Times que «francamente, yo había pensado que en el momento en que se decidió Roe, existía una preocupación por el crecimiento de la población y, en particular, por el crecimiento de poblaciones que no queremos tener en exceso. De modo que Roe iba a ser entonces la base de la financiación del aborto por parte de Medicaid. Ginsburg también dijo a la revista Elle en 2014 que «No tiene sentido como política nacional promover la natalidad sólo entre los pobres.» Fíjate también en el «análisis predictivo» que los Servicios de Protección Infantil (CPS) utilizan para alejar a muchos niños negros de sus padres basándose en la suposición de que los padres podrían acabar siendo malos padres. Es francamente orwelliano.

Sabemos que Joe Biden es un racista, basándonos en muchas citas a lo largo de los años, incluyendo su creencia de que la diversidad separa a América, o su declaración de que los «niños pobres» son de hecho tan brillantes como los «niños blancos». Es evidente que Joe, el dormilón, está perdiendo la cabeza ante todo el mundo y se le escapan sus verdaderas opiniones. Mucha gente cree que Biden dijo la palabra «N» en público recientemente.

Desde que destapé la historia de Northam y la historia de la acusación de agresión sexual de Justin Fairfax en Virginia, he continuado exponiendo a las élites, y cada una de mis primicias dice algo más grande sobre la corrupción de la clase política, ya sea el candidato demócrata Cal Cunningham presentándose como un orgulloso veterano mientras tenía una aventura con la esposa de un veterano o el diario de Ashli Biden, donde la propia hija de Joe Biden dijo que probablemente tomó duchas «inapropiadas» con Joe cuando era niña. Cuando destapé el escándalo del Departamento de Asuntos de los Veteranos en 2014, cortesía de un denunciante de los marines retirados sin hogar que tenía grabaciones de funcionarios de la Administración de Veteranos conspirando para destruir las solicitudes de exámenes médicos de los pacientes, el público se enteró de que al gobierno realmente no le importan nuestros héroes. El presidente Trump llegó más tarde al cargo y reformó la Asociación de Veteranos.

La clase política está compuesta por gente mala, incluyendo racistas y eugenistas como Ralph Northam y Joe Biden. Nunca voy a dejar de exponer a estas personas. Tú tampoco deberías hacerlo.

Pincha aquí para despertar