Por Barbara Analia LourencoAltMedia.com.ar

Se dio a conocer en estos últimos días que en el hospital CEMIC de Saavedra se realizó un aborto fuera del marco de la ley sancionada el 30 de diciembre del año 2020. En esta se autorizan los abortos hasta las 14 semanas inclusive a excepción las causales de violación o si corriera riesgo la salud de la madre.

A pesar de que esta ley inconstitucional ya fue sancionada y debidamente promulgada, es de público conocimiento que se está violando la misma al realizarse abortos fuera de término y, como si fuera poco, también ya hay casos de mujeres que murieron en abortos legales, cuando la idea de la marea verde de legalizar el aborto era, precisamente, evitarlas, el número de muertes sigue creciendo por distintas causas y parece no tener fin.

La Fundación MAS VIDA denunció el atroz hecho ante la justicia argentina, el aborto de un bebé de 25 semanas (más de 6 meses) de gestación que fue realizado en el Hospital Universitario sede Saavedra, del Centro de Educación Medicina e Investigaciones Clínicas.

Comunicado de MAS VIDA denunciando el crimen.

Mediante un video subido a las redes sociales de la Fundación, MAS VIDA explicaron que el caso tiene una raíz eugenésica y profundamente discriminadora, ya que él bebe era perfectamente sano, pero con una condición particular: le faltaba una de sus manitos.

MAS VIDA consideró que el crimen denunciado excede el texto de la ley 27.610 del aborto, “puesto que, además, el niño no-nacido tendría al momento del aborto ya 25 semanas de edad gestacional,  un poco más de 6 meses de desarrolloy tampoco habría sido producto de una violación, encuadrando perfectamente en  la punibilidad que marca el código penal vigente.”

La causa fue acogida por la fiscalía N° 59, pero hasta el momento no ha trascendido ninguna resolución respecto de los imputados, entre los que se encuentran el medico ginecólogo, Gabriel Crimi, jefe del Departamento de Ginecología y Obstetricia, en donde se habría llevado a cabo la criminal práctica.

La Fundación MAS VIDA pidió que se haga justicia y se condene a los culpables de poner fin a esta vida inocente.

Por un lado tenemos el delito del aborto de un bebé de 6 meses de edad gestacional, y por otro el acto de discriminación eugenésico (el bebé, como ya mencionamos, fue abortado porque le faltaba una manito). Esperemos que tanto la Justicia argentina como el INADI, organismo que dirige Victoria Donda, haga justicia a este terrible echo.

Pincha aquí para despertar