Fuente: eldiestro.es

Empiezan los problemas, señores, y ya se sabe que cuando empiezan los problemas y estos se plantan en la cara de los brazos ejecutores de esos problemas, una mayoría de ellos se lavan las manos y no quieren saber absolutamente nada del asunto.

Aquí tenemos un ejemplo, un enfermero se encuentra con que una de las personas a las que ha inoculado al cabo de unos días. La mujer acude a él para pedirle explicaciones porque sufre lo que hemos visto últimamente en muchos vídeos: se le pegan objetos metálicos.

Podrán ver después la reacción del enfermero quien, directamente, no quiere saber nada sobre el asunto y dice no tener responsabilidad alguna puesto que la señora se ha vacunado “voluntariamente”. Esto es lo que está empezando a suceder y lo que sucederá en las próximas fechas cuando estos u otro tipo de efectos secundarios sean detectados por los inoculados.

Con esta desvergüenza les tratan los que son cómplices de lo que está sucediendo por inocular a la gente un producto del que dicen no saber absolutamente nada. Atentos a lo que va a ir sucediendo en las próximas semanas. ¿Se comprarían una batidora para su casa cuyo fabricante no le diera garantías? ¿Por qué se vacunan?

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí