Traducido de NeonNettle.com por TierraPura.org

Aaron Blake, reportero senior del Washington Post: La teoría se descartó porque Trump lo discutió

Un reportero del Washington Post ha admitido que el empuje de los medios del establishment, para descartar los informes de que el COVID-19 vino de un laboratorio del Partido Comunista Chino (PCC), fue parte de un esfuerzo anti-Trump. 

La prensa corporativa pasó gran parte de la pandemia desestimando la teoría de que el coronavirus podría haberse filtrado accidentalmente desde el Instituto de Virología de Wuhan de China. 

Según el reportero senior del Washington Post, Aaron Blake, los medios de comunicación estaban motivados por rechazar la teoría porque el presidente Donald Trump habló de ella.

En un artículo de análisis publicado el lunes, Blake reveló que los reporteros estaban más interesados en desacreditar al presidente Trump que en considerar sus preocupaciones sobre los orígenes del virus.

«Se ha hecho evidente que algunos rincones de los principales medios de comunicación se extralimitaron cuando se trató de una teoría particular de Trump y sus aliados: que el coronavirus emanó de un laboratorio en Wuhan, China, y no de forma natural», escribió Blake. «También es cierto que muchas críticas de la cobertura son exageradas y que las afirmaciones de Trump y sus aliados invitaban y merecían escepticismo.»

Blake explicó que los medios de comunicación estaban justificados en ser escépticos con la teoría de la filtración del laboratorio porque Trump y el ex secretario de Estado Mike Pompeo se habían inclinado «fuertemente» por la teoría sin proporcionar «ni siquiera pruebas fragmentarias» para apoyar sus afirmaciones. «Dado todo lo que sabemos sobre cómo Trump maneja tales cosas, la precaución y el escepticismo fueron invitados», escribió Blake.

«Esa cautela y escepticismo (muy justificados) se desbordaron en alguna simplificación excesiva, sobre todo a la hora de resumir las informaciones, a menudo más circunspectas». «Dada la forma en que la administración Trump manejaba la inteligencia, hay muy pocas dudas de que, si hubiera existido algún tipo de prueba, Trump habría presionado mucho para que se publicara», añadió Blake. «Trump podría haberlo hecho cuando quisiera».

«Nunca ocurrió», dijo. «La mejor prueba de ello ha surgido un año después, con Trump fuera del poder».Según WND, sin embargo, las pruebas que apuntan a la legitimidad de la teoría de la filtración del laboratorio aparecieron en las páginas del Washington Post ya en abril de 2020, cuando su columnista de opinión Josh Rogin reveló que el Departamento de Estado envió dos cables en 2018 advirtiendo de problemas de seguridad y gestión en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV).

Uno de los cables afirmaba que el trabajo del WIV sobre los coronavirus de los murciélagos representaba el riesgo de una nueva pandemia.Y uno de los expertos citados por el Washington Post, el biólogo molecular de la Universidad de Rutgers Richard Ebright, dijo al Daily Caller en abril de 2020 que era totalmente posible que el COVID-19 se hubiera desatado en la población humana debido a una fuga del WIV. 

Rogin también fue uno de los primeros en destacar que uno de los científicos estadounidenses que más se pronunció en defensa del VMR durante las primeras etapas de la pandemia, el Dr. Peter Daszak, tenía un potencial conflicto de intereses debido a su larga colaboración con el laboratorio.

Daszak fue el responsable de orquestar una declaración en la revista médica The Lancet en febrero de 2020 que condenaba las «teorías conspirativas» que sugerían que el COVID-19 no tenía un origen natural.

Un portavoz de Daszak revelaría más tarde a The Wall Street Journal en enero que la declaración, que fue citada por numerosos medios de comunicación -y por organizaciones de comprobación de hechos para censurar investigaciones no deseadas- durante el inicio de la pandemia, tenía por objeto proteger a los científicos chinos.

La prensa corporativa ha dado un giro brusco en su encuadre de la teoría de la fuga del laboratorio en las últimas semanas, después de pasar la mayor parte del año desechando la teoría del origen como una conspiración sin fundamento. 

Blake señaló la información de The Wall Street Journal el domingo, según la cual tres investigadores del WIV se enfermaron tanto en noviembre de 2019 que fueron hospitalizados, como la última pieza de evidencia que apunta a la legitimidad de la teoría de la fuga de laboratorio.

El informe del Journal se produjo meses después de que el Departamento de Estado de Trump publicara una hoja de datos el 15 de enero que afirmaba que «varios investigadores dentro del WIV se enfermaron en el otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote. «Los síntomas fueron, según se informa, consistentes tanto con COVID-19 como con enfermedades estacionales comunes».

Otro de los primeros críticos de la teoría, el Dr. Anthony Fauci, dijo a PolitiFact en mayo que «no estaba convencido» cuando se le preguntó si «seguía confiando en que se desarrollara de forma natural». 

PolitiFact también se retractó en mayo de una comprobación de hechos de septiembre de 2020 que había calificado de «teoría conspirativa desacreditada» la afirmación de un virólogo de Hong Kong de que el COVID-19 era un virus creado en un laboratorio. 

«Una nota de los editores explicando por qué PolitiFact eliminó la comprobación de hechos de su sitio web declaró que la afirmación de los expertos en ese momento de que el virus no podría haber sido manipulado es «ahora más ampliamente discutida»

Pincha aquí para despertar