Traducido de NaturalNews.com por Tierrapura.org

¿Es usted un estadounidense que piensa que China es una potencia en ascenso y que se está convirtiendo en una enorme amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos?

¿Cree que el régimen chino representa una importante amenaza económica para nuestro país?

¿Está enfadado porque el coronavirus de Wuhan, también conocido como COVID-19, fue exportado a Estados Unidos desde un laboratorio chino?

¿Está usted lo suficientemente molesto por todas estas y otras cosas relacionadas con China y quiere expresar públicamente su opinión, garantizada por la Constitución, sobre estas cosas?

Pues bien, será mejor que te prepares para pagar un precio legal si lo haces, gracias a la legislación que acaba de aprobar un Congreso controlado por los demócratas y que ha sido firmada por el geriátrico testaferro de un presidente demócrata.

Según las noticias, la Ley de Delitos de Odio COVID-19 fue firmada por Joe Biden el jueves tras un sorprendente apoyo bipartidista en la Cámara de Representantes y en el Senado porque, según nos dicen, los «delitos de odio contra los asiáticos» aumentaron significativamente durante la pandemia.

«Mi mensaje a todos los que están sufriendo es que los vemos. El Congreso ha dicho que lo vemos. Y nos comprometemos a poner fin al odio y a los prejuicios», dijo Biden.

NBC News añade:

La legislación ordena al Departamento de Justicia que acelere la revisión de los delitos de odio relacionados con Covid que fueron denunciados a las fuerzas del orden y les ayude a establecer formas de denunciar tales incidentes en línea y a realizar actividades de divulgación pública.

El Departamento de Justicia y el Departamento de Salud y Servicios Humanos también están obligados a emitir orientaciones que traten de concienciar sobre la oleada de delitos de odio contra los asiáticos en el último año. El proyecto de ley también crea subvenciones para los estados que pueden utilizar para establecer líneas de denuncia.

El medio de comunicación continuó informando de que «entre la multitud se encontraban los familiares de Heather Heyer, que murió cuando un hombre condujo intencionadamente su coche contra una multitud que protestaba contra los supremacistas blancos en Charlottesville, Va, y Khalid Jabara, un libanés-estadounidense al que dispararon frente a su casa».

«Felicito a mis colegas de la Cámara de Representantes por tomar medidas para combatir los despreciables y repugnantes actos de odio y violencia contra los estadounidenses de origen asiático, y por respaldar a la comunidad asiática estadounidense en su lucha contra la xenofobia y los ataques racistas», dijo la representante Grace Meng (demócrata de Nueva York), autora del proyecto de ley junto con la senadora Mazie Hirono (demócrata de Hawai).

¿Ves? La ley era tan vitalmente necesaria porque los supremacistas blancos («partidarios de Trump» en la vernácula mediática de la izquierda actual) están odiando a los asiático-americanos ahora más que nunca después de la COVID-19.

Dicho de forma sencilla y sin rodeos, eso es una patraña.

La raza de estadounidenses que más agrede a los asiáticos son los negros, y con mucha diferencia (y los asiáticos lo saben). Pero claro, estos demócratas mentirosos y gaseadores nunca dirán eso

«Aunque hay algunos autores violentos que son blancos, conservadores o partidarios de Trump, las estadísticas del FBI sugieren que la mayor parte de la violencia antiasiática ha venido de autores negros. Negarse a mirar estas estadísticas representa un rechazo a tomarse en serio la vida y la seguridad de los asiático-americanos», informó The Washington Examiner en abril, después de que los demócratas utilizaran un único incidente, un tipo blanco afectado por una adicción al sexo que mató a ocho empleados, en su mayoría asiáticos, en salones de masaje del área de Atlanta, para intentar afirmar que se trata de un problema exclusivamente blanco.

«Según el Departamento de Justicia, el 27,5% de todos los crímenes violentos contra los asiático-americanos en 2018 fueron cometidos por personas negras. Eso es más de 50.000 incidentes en un solo año. Los delincuentes blancos y los asiáticos representaron cada uno el 24,1% de todos los ataques a los asiáticos», continúa el medio.

«Esto es importante a la luz de la narrativa de la izquierda de que los partidarios blancos de Trump son impulsados a la violencia contra los asiático-americanos debido a la xenofobia, el racismo, y el uso de Trump de «virus de China» al hablar del coronavirus. La narrativa se desmorona muy rápidamente al observar los datos», añadió el medio.

Sí, así es. Pero, ¿Cuándo se han preocupado los izquierdistas por la verdad?

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí