Por Santiago Las Heras – gaceta.es

En el marco de la cuarentena estricta que rige en estos días en Argentina tras haberse instrumentado el último Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Alberto Fernández, se pusieron en marcha severas restricciones que limitan la circulación.

En sólo tres días la Provincia de Buenos Aires secuestró 300 autos porque no tenían permiso de circulación y más de 500 personas fueron imputadas. “Estamos en un momento de restricción y así hay que hacerlo, no hay otra fórmula”, advirtieron las autoridades del ministerio de Seguridad bonaerense.

En el tercer día de confinamiento estricto decretado por el Gobierno y en medio del feriado puente por el 25 de mayo, se registraron desde las primeras horas de la mañana varios kilómetros de filas de autos en la autopista Panamericana para salir de la Ciudad de Buenos Aires debido a los controles policiales de circulación. Las imágenes rápidamente fueron viralizadas en las distintas redes sociales por los ciudadanos impedidos de movilizarse y amenazados por las autoridades bajo pena de ser detenidos y multados si no acataban las órdenes de la autoridad policial. El malestar y enojo se hizo público y fue la propia Ministra de Seguridad y Justicia, Sabina Frederic, quien salió al cruce de los reproches y cuestionamientos. “Estaremos alerta porque el turismo está prohibido y si hubo gente que se fue no va a poder volver y eso lo vamos a evitar”, amenazó la funcionario al tiempo que reiteró que quienes hayan salido de vacaciones no podrán regresar hasta el 31 de mayo, cuando vence el decreto. “El turismo está prohibido. Si hubo gente que se fue, no va a poder volver. Lo vamos a evitar. Podrían ser sometidos a una causa penal“, advirtió la ministra.

Según lo anunciado por el Gobierno, el confinamiento establece que “las personas deberán permanecer en sus residencias habituales y sólo podrán desplazarse para aprovisionarse de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos y otros artículos de necesidad en los comercios esenciales y para retiro de compras autorizadas por este decreto, siempre en cercanía a sus domicilios”. Las repercusiones haciendo alusión a los dichos de la Ministra Sabina Frederic, no tardaron en darse a conocer: “Son claramente inconstitucionales. De ninguna manera alcanza, no hay una ley que lo ampare, no hay una figura que impone que se trataría de un delito, tampoco hay un tipo de sanción al que sería sometida la persona y menos que garantías se le darían para que se pueda defender”, respondió categórico el abogado constitucionalista, Daniel Sabsay. “Esta decisión nos acerca a la posición de un monarca que crea per se un delito o una contravención y luego desconociendo las más mínimas garantías sanciona”, alertó Sabsay.

Por su parte, el constitucionalista Félix Lonigro aclaró: “La decisión constituye una restricción al derecho de circular y al derecho de usar la propiedad. Las limitaciones a los derechos están constitucionalmente aceptadas en la medida que sean hechas por ley y que sean razonables (que no alteren irrazonablemente el derecho limitado)”. “En lo particular creo que hay una inconstitucionalidad en la medida, no solo por la falta de ley sino porque hay una irrazonable restricción a los derechos mencionados, ya que es arbitrario impedir que un sujeto pueda volver a su casa”, cuestionó Lonigro.

Mientra tanto, la pandemia que azota la Argentina está muy lejos de amainar. Actualmente, seis de cada diez clínicas y hospitales del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), no tienen camas de terapia intensiva disponibles. Se trata del 59% de las clínicas y hospitales. Hay provincias en donde la ocupación supera el 90%, según el último sondeo realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. En repudio a las estrictas medidas de control aplicadas por las autoridades nacionales, miles de usuarios se expresaron en las redes sociales y convocaron a una protesta en el mismo día que se festeja la Revolución de Mayo.

Lea también: Los médicos por la verdad en Argentina se juegan por la salud de los argentinos

“Salgamos todos, a pie con distanciamiento, en auto. Reclamemos”, cita uno de los mensajes bajo la consigna de “todos a la calle” y el pedido de “elecciones anticipadas ya”. “Seamos libres, lo demás no importa”, se lee en otro de los posteos en las redes. Sobre esta convocatoria también se refirió la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, quien pidió a los organizadores la suspensión de la protesta: “No tenemos estado de sitio. El derecho a la manifestación está garantizado”, sostuvo la funcionaria asociando la marcha “con sectores que son bastantes más irresponsables”. “Son anticuarentena, anticonfinamiento y anticuidado”, describió Frederic.

Pincha aquí para despertar