Fuente: WesternJournal.com

Cuando el presidente de Estados Unidos Joe Biden asumió el cargo, uno de sus primeros pasos importantes fue revocar el permiso para el oleoducto Keystone XL. Unos meses más tarde, ahora está ayudando a abrir el camino para que Rusia construya un gasoducto hacia Alemania.

Según el noticiero NBC News, la administración de Biden decidió renunciar a las sanciones contra Nord Stream 2 AG, la compañía de propiedad rusa que está construyendo el gasoducto Nord Stream 2 desde Rusia a Alemania. La administración también renuncia a las sanciones contra Matthias Warnig, el director ejecutivo alemán de la empresa.

El asunto es complicado, y la administración de Biden insiste en que todavía se opone al oleoducto. (“Nuestra oposición al oleoducto Nord Stream 2 es inquebrantable”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken, según The Associated Press.)

Axios, sin embargo, informó que la medida es “ampliamente interpretada como una señal de que Estados Unidos no se interpondrá en la finalización del oleoducto Rusia-Alemania”.

Mientras tanto, tanto los republicanos como algunos demócratas en el Congreso se oponen a la medida de la administración de Biden, al igual que otros gobiernos de Europa del Este, informó NBC News.

“Los legisladores republicanos acusaron de inmediato a la administración de otorgarle al presidente ruso Vladimir Putin una gran victoria política”, informó el medio. “Los demócratas instaron a la Casa Blanca a reconsiderar, y el Kremlin calificó la noticia como una ‘señal positiva’”.

Esa es una gran trifecta para la administración de Biden.

Blinken dijo que Estados Unidos renunció a las sanciones porque creía que “afectarían negativamente las relaciones de Estados Unidos con Alemania, la UE y otros aliados y socios europeos”, según un informe del Departamento de Estado obtenido por NBC News.

El informe afirmó que estas relaciones son importantes para que la administración de Biden alcance sus objetivos, cómo luchar contra el cambio climático y abordar una pandemia de COVID-19 que en su gran mayoría ha terminado en los Estados Unidos.

La medida de la administración de Biden significa efectivamente que hay una mejor posibilidad que antes de que se complete el oleoducto — en ese sentido, la decisión permitió que el oleoducto avanzara, incluso si la administración insiste en que seguirá utilizando sanciones para “intentar detener este oleoducto”, como dijeron a los periodistas los funcionarios del Departamento de Estado, según Axios.

Sin embargo, en enero, Biden canceló el Oleoducto Keystone XL en el mismo nombre del cambio climático, afirmando en una orden ejecutiva que un análisis había “concluido que la aprobación del oleoducto propuesto socavaría el liderazgo climático de Estados Unidos al socavar la credibilidad e influencia de Estados Unidos al instar a otros países a tomar ambiciosas medidas climáticas”.

Con esa acción, Biden eliminó rápidamente miles de puestos de trabajo estadounidenses — hasta 11.000 puestos de trabajo, incluidos 8.000 puestos sindicales, según una estimación. Biden había decidido efectivamente que una declaración pública de su compromiso con el cambio climático era más importante que los trabajos manuales estadounidenses.

Aparentemente, un oleoducto que beneficia a Rusia y Alemania es una historia diferente. Por alguna razón, renunciar a las sanciones y así permitir que avance la construcción de ese oleoducto parece ser muy importante para la administración de Biden.

En un intento por salvar las apariencias, Blinken afirmó que preservar las relaciones con Alemania y la ONU fueron importantes para las iniciativas de cambio climático. Esto no cambia el hecho de que la medida de la administración es increíblemente hipócrita.

“Me opongo a la decisión de la administración de Biden de renunciar a las sanciones contra NS2 AG y Matthias Warnig”, dijo el senador demócrata Bob Menéndez de Nueva Jersey en un comunicado.

“Insto a la administración a quitar la tirita, levantar estas exenciones y seguir adelante con las sanciones impuestas por el Congreso”, añadió.

Mientras tanto, el senador republicano de Texas Ted Cruz calificó la decisión de la administración de Biden de “ayudar activamente” al presidente ruso Vladimir Putin de “impresionante”.

“Al desafiar la ley estadounidense, Biden está ayudando activamente a Putin a construir su oleoducto”, tuiteó. “Hablando objetivamente, la administración de Biden se perfila como la administración más a favor de Rusia de la era moderna”.

Biden debería recibir crédito por una cosa: prometió en su campaña que uniría a Estados Unidos, y ha encontrado una manera de unir a demócratas y republicanos en condenar su decisión.

Bien hecho, Biden.

A pesar de toda su charla de ser duro con Rusia, esta decisión sugiere que Biden es mucho ruido y pocas nueces.

“Hace dos meses, el presidente Biden llamó a Putin un ‘asesino’, pero hoy planea darle a Putin, su régimen y sus compinches una influencia estratégica masiva en Europa”, dijo a NBC el senador republicano de Nebraska, Ben Sasse.

“No puedes fingir ser partidario de la línea dura con Rusia y luego entregarte atado”.

Con una sola decisión, la administración de Biden ha mostrado tanto hipocresía como descarado desprecio por su país. Una vez más, la absoluta incompetencia de Biden en el campo de las relaciones exteriores han asomado la cabeza.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí