Fuente: Ejército Remanente

Se trata de controlar la información a la que puede acceder nuestro ADN, porque eso a su vez afecta a nuestra percepción. Se trata del esquema más amplio del NWO de control de la percepción. Nuestra percepción depende de la información que recibimos. Este extraño fenómeno trata en realidad de cambiar lo que somos a un nivel fundamental, de modo que nuestra percepción se vuelve tan estrecha que nos convertimos en esclavos tecnológicos, aislados de nuestro potencial ilimitado y divino.

David Icke

Cambio de frecuencia: Una mirada más profunda al fenómeno de la `transmisión o transferencia´ de la vacuna COVID

¿Cuál es la razón más profunda para explicar el extraño fenómeno de la transmisión de la vacuna COVID ?

¿Conecta esto con la Agenda Sintética, la Agenda Nanotecnológica y la Red Inteligente? ¿Se trata realmente de controlar la frecuencia y la percepción?

¿Qué hay detrás del fenómeno de transmisión de la vacuna COVID, donde los no vacunados se enferman al estar cerca de los vacunados COVID? Se trata de la frecuencia.

El fenómeno de la `transmisión´ de la vacuna COVID se ha vuelto bien conocido. Muchos lo han experimentado. Los  vacunados están transmitiendo algo a los que les rodean (incluyendo a muchas personas no vacunadas) que está provocando que los que les rodean sufran síntomas extraños (migrañas, hemorragias nasales, hematomas, hinchazón, dolor de regla, irregularidad grave con la menstruación, etc.). En mi anterior artículo sobre este tema, terminé ofreciendo una teoría según la cual la causa última de este extraño fenómeno era la resonancia o la frecuencia. En este artículo, ampliaré un poco más esta idea. 

Sucede que David Icke hizo un video reciente (Human Antenna – Broadcasting The Vaccine Frequency) donde desarrolla este tema, sus ideas son extremadamente importantes a considerar. Lo que está ocurriendo aquí no tiene precedentes; nunca antes en la historia (que yo sepa) una supuesta “medicina” o “tratamiento” (la no-vacuna COVID) ha terminado por extenderse a aquellos que no la recibieron para causarles un daño tangible como está ocurriendo ahora.

Antes de comenzar con la opinión de Icke sobre el tema, es muy apropiado recordar estas 2 citas del genio científico Nikola Tesla:

“Si quieres encontrar los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración”.

“El día que la ciencia comience a estudiar los fenómenos no físicos, hará más progresos en una década que en todos los siglos anteriores de su existencia”.

Tenemos que tener en cuenta esta perspectiva al analizar este extraño fenómeno si queremos llegar a la raíz del asunto. Algo está ocurriendo a nivel energético, no sólo a nivel físico, y como la energía se mueve en ondas, y las ondas viajan a diferentes frecuencias, la respuesta tendrá que ver con la frecuencia.

EL ADN: La antena transmisora-receptora

El ADN es la abreviatura de ácido desoxirribonucleico y se considera el plano genético maestro del cuerpo humano. Está dispuesto en una hélice en espiral. El ADN también es un transmisor y receptor de energía; el premio Nobel 2008 Luc Montagnier demostró que el ADN transmite y recibe frecuencias en su artículo de 2010 titulado DNA Waves and Water (Las ondas de ADN y el agua), donde demostró que “se ha descubierto que las secuencias de ADN bacterianas y virales inducen ondas electromagnéticas de baja frecuencia en diluciones acuosas elevadas.” En otras palabras, el ADN es como una antena. Este artículo resume los hallazgos de Montagnier:

“Utilizando un dispositivo de fotoamplificación inventado por el Dr. Jacques Benveniste en la década de 1980 para captar las emisiones de luz ultrabaja de las células, Montagnier filtró todas las partículas de ADN bacteriano de un tubo de agua y descubrió que las soluciones posfiltradas que no contenían partículas de material ¡seguían emitiendo ondas de ultrabaja frecuencia! ¡Esto se volvió más fascinante cuando Montagnier demostró que, bajo condiciones específicas de un campo de fondo de 7 Hz (el mismo que la resonancia Schumann que se produce naturalmente entre la superficie de la tierra y la ionosfera), el tubo de agua no emisor que nunca había recibido material orgánico podía ser inducido a emitir frecuencias cuando se colocaba cerca del tubo emisor! Y lo que es más interesante, cuando se introdujeron en el agua pura proteínas básicas, nucleótidos y polímeros (componentes básicos del ADN), ¡se formaron clones casi perfectos del ADN original!

El Dr. Montagnier y su equipo plantearon la hipótesis de que la única forma de que esto ocurriera era que el ADN se imprimiera de algún modo en la propia estructura del agua, lo que daba lugar a una forma de “memoria del agua” de la que ya había sido pionero Jacques Benveniste…”

El ADN actúa como una antena que transmite y recibe información.

Montagnier:

“La existencia de una señal armónica que emana del ADN puede ayudar a resolver cuestiones de larga data sobre el desarrollo celular, por ejemplo cómo el embrión es capaz de realizar sus múltiples transformaciones, como si fuera guiado por un campo externo. Si el ADN puede comunicar su información esencial al agua por radiofrecuencia, entonces existirán estructuras no materiales en el entorno acuoso del organismo vivo, algunas de las cuales ocultan señales de enfermedad y otras participan en el desarrollo saludable del organismo.”

“El día que admitamos que las señales pueden tener efectos tangibles, las utilizaremos. A partir de ese momento podremos tratar a los pacientes con ondas. Por lo tanto, es un nuevo dominio de la medicina que la gente teme, por supuesto. Especialmente la industria farmacéutica… un día podremos tratar los cánceres utilizando ondas de frecuencia”.

Perspectiva de David Icke sobre el fenómeno de la `transmisión´ a través de la vacuna

Icke relaciona esto con la agenda general de la nanotecnología (incluyendo cosas como el biosensor de hidrogel), subrayando que aunque puede haber un elemento químico que se esté transmitiendo, la causa principal es el elemento energético: la frecuencia. Subraya que la introducción de ARNm sintético a través de la no-vacuna está diseñada para cambiar la antena de ADN dentro de nosotros, para que responda a un nuevo centro de mando y control (artificial) – en otras palabras, está literalmente secuestrando nuestra conexión divina:

“No se trata realmente de que se desprenda alguna sustancia (de la vacuna) sino que es más bien una transmisión de lo que hay en la vacuna, o de lo que la vacuna está emitiendo …

Todo en esta realidad, en su fundamento, tiene que ver con la frecuencia. El cuerpo es un receptor-transmisor de información … el ADN es un receptor-transmisor de información … la forma en que esa antena de ADN recibe y transmite dicta con qué estamos interactuando …

Quieren cambiar la naturaleza del ADN… para que no capte esas frecuencias [altas], sino que sólo capte las frecuencias de [la] subrealidad tecnológica: la red inteligente. Así que esta nanotecnología, que está en estas pociones de las vacunas, está cambiando la naturaleza de la antena receptora-transmisora del ADN … por lo que nuestro Control de Misión no será consciencia expandida, sino que será simplemente la Nube … por lo que recibiremos y transmitiremos sólo su información.

Las personas que… han recibido la vacuna tienen la antena de su ADN recableada para recibir y transmitir diferentes tipos de información, y esto los encierra en esta Red Inteligente, esta Nube. Esa es la base; no digo que no haya un elemento químico en esta transmisión de la que estamos oyendo hablar, pero para mí el área clave es esta frecuencia. Y si se introduce la nanotecnología en el cuerpo, y comienza a transmitir su frecuencia, entonces obviamente esa frecuencia, esa sustancia que está impactando en la persona que la ha tenido, al transmitir su frecuencia, va a impactar de la misma manera en otros que recogen esa frecuencia, aunque no hayan recibido realmente el pinchazo.

Creo que esta es la base de que está pasando. Han convertido a estas personas vacunadas en antenas que transmiten su frecuencia”.

Reflexiones finales

Así que, al igual que con muchos aspectos de la operación COVID, este tema de la transmisión de la vacuna COVID se relaciona con la Agenda Sintética, la Agenda Nanotecnológica, la Red Inteligente y mucho más. No se trata sólo de vacunas tóxicas, dispositivos de terapia genética, esterilización, infertilidad y despoblación, aunque todos estos son componentes claros y presentes de la operación. Se trata de controlar la información a la que puede acceder nuestro ADN, porque eso a su vez afecta a nuestra percepción. Se trata del esquema más amplio del NWO (Nuevo Orden Mundial) de control de la percepción. Nuestra percepción depende de la información que recibimos. Este extraño fenómeno trata en realidad de cambiar lo que somos a un nivel fundamental, de modo que nuestra percepción se vuelve tan estrecha que nos convertimos en esclavos tecnológicos, aislados de nuestro potencial ilimitado y divino. Curiosamente, hubo un informe el año pasado de alguien que recibió la no-vacuna COVID y supuestamente dijo: “Han matado a Dios; no puedo sentir a Dios; mi alma está muerta”.

Por último, terminaré con esta cita precientífica de Rudolf Steiner que la escribió hace más de 100 años:

“En el futuro, el alma será eliminada por la medicina. Con el pretexto de la salud, habrá una vacuna por la que se tratará al organismo humano lo antes posible, posiblemente directamente al nacer, para que el ser humano no pueda desarrollar la conciencia del alma y del Espíritu.

A los médicos materialistas se les encomendará la tarea de eliminar el alma de la humanidad. Al igual que hoy se vacuna a las personas contra determinadas enfermedades, en el futuro se vacunará a los niños con una sustancia que inmunizará contra la “locura” de la vida espiritual. La persona vacunada podría ser muy inteligente, pero no desarrollaría una conciencia, y ese es el verdadero objetivo de algunos círculos materialistas.

Con tal vacuna, se podría conseguir que el cuerpo etéreo se desprendiera del cuerpo físico. Cuando el cuerpo etéreo se desprende, la relación entre el alma y el universo (Dios) se vuelve extremadamente inestable y el hombre se convierte en un autómata, porque el cuerpo físico del hombre debe ser pulido en esta Tierra por la voluntad y por el esfuerzo espiritual. Así, la vacuna se convierte en una especie de fuerza que ata la conciencia a la materia. El hombre ya no puede deshacerse del sentimiento materialista. Sigue siendo animal por constitución y ya no puede elevarse a la conciencia espiritual”.

También escribió esto:

“Os he dicho que los espíritus de las tinieblas van a inspirar a sus huestes humanas, en las que habitarán, para encontrar una vacuna que expulse del alma de las personas toda inclinación hacia la espiritualidad cuando todavía son muy jóvenes, y esto ocurrirá de manera indirecta a través del cuerpo vivo. Hoy en día, los cuerpos son vacunados contra una cosa y otra; en el futuro, los niños serán vacunados con una sustancia que ciertamente será posible producir, y esto los hará inmunes, para que no desarrollen inclinaciones tontas relacionadas con la vida espiritual -‘tontas’ aquí, o por supuesto, a los ojos de los materialistas.”

Pincha aquí para despertar