Traducido de HumansAreFree.com por TierraPura.org

El gobierno de Ontario está atrayendo a los niños con promesas de helados gratis para que se vacunen contra el COVID-19 sin el consentimiento de sus padres.

Es imposible inventar estas cosas.

La Red de Salud de la Universidad de Ontario se ha unido a los organizadores de la comunidad para entregar vacunas de Pfizer a los niños en un evento de vacunación emergente en la plaza Nathan Phillips este domingo, y se anima a los niños a hacerlo incluso sin el permiso de sus padres.

«Noticias festivas: nuestro equipo de vacunas pop-up viene a Nathan Phillips Square para los mayores de 12 años este domingo», anunció el viernes el científico de Harvard Andrew Baback Boozary. «El truco de la medicina social: helado gratis con la vacuna».

La Ley provincial de Consentimiento para la Atención Sanitaria de Ontario establece que no hay edad mínima para dar el consentimiento para la vacunación y que un niño no necesita permiso de los padres para recibirla.

 The Star informa: 

En York, los menores de 13 años necesitan que un padre o tutor acuda a dar su consentimiento verbal, o bien deben firmar un formulario de consentimiento.

La región de Peel había pedido inicialmente a un padre o tutor que diera su «consentimiento informado», al anunciar que las citas estarían abiertas el jueves a cualquier persona mayor de 12 años, en un comunicado de prensa el miércoles por la mañana.

Más tarde, ese mismo día, la región cambió de opinión y dijo que la aprobación ya no era necesaria. Peel dijo al Star que se trataba de eliminar barreras.

La Sanidad Pública de Toronto dijo que no pedirá la aprobación de los padres o tutores, citando la Ley de Consentimiento para la Atención Sanitaria.

La Dra. Saba Merchant, pediatra, también afirmó que los niños de 12 a 15 años no necesitan el permiso de sus padres para recibir la vacuna COVID.

«Si el niño no tiene una discapacidad intelectual, entonces definitivamente tiene la capacidad y la habilidad de tomar esa decisión», dijo.

Dado el bajísimo riesgo que supone la COVID-19 para los niños, es inusual que el gobierno tenga tanto interés en que los niños se vacunen.

En particular, la vacuna de ARNm de Pfizer acaba de ser aprobada por la Administración Federal de Medicamentos de EE.UU. para su uso de emergencia en niños de 12 a 15 años.

Este es sólo otro ejemplo de cómo los izquierdistas están tratando de usurpar la autoridad de los padres y disminuir el papel de los padres en la crianza de sus hijos, especialmente cuando se trata de decisiones importantes de salud.

Pincha aquí para despertar