Traducido de GreatGameIndia.com porTierraPura.org

En mayo de 1983, en medio de la rápida escalada de la crisis del SIDA, un médico de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) promovió en el Journal of the American Medical Association (JAMA) una asombrosa teoría sobre la recién descubierta enfermedad. 

Observando que el mismo número de la revista contenía un artículo que documentaba uno de los primeros casos de aparición de la enfermedad de inmunodeficiencia en un bebé, el autor hizo sonar la alarma sobre «la posibilidad de que el contacto cercano rutinario, como dentro de un hogar familiar, pueda propagar la enfermedad.»

El artículo daba un giro cada vez más especulativo al promover esta nueva teoría. «Si efectivamente esto último es cierto, el SIDA adquiere una dimensión totalmente nueva», continuaba. «Si añadimos a esta posibilidad que es posible la transmisión no sexual y no sanguínea, el alcance del síndrome puede ser enorme». Aunque el artículo reiteraba la necesidad de «ser cautelosos» a la hora de aceptar estos hallazgos a la espera de más pruebas, el descubrimiento «debería al menos alertarnos sobre la posibilidad de que estemos realmente ante un caso de sida en niños», tal y como se transmite a través de la interacción rutinaria.

El autor del artículo ha alcanzado desde entonces una gran notoriedad. Se trata del Dr. Anthony S. Fauci, una estrella en ascenso dentro de la burocracia de los NIH.

La prensa, al ver el artículo de Fauci, hizo sonar inmediatamente la alarma. «Los contactos domésticos pueden transmitir el SIDA«, decía un informe sindicado a nivel nacional en el cable de UPI con fecha del 5 de mayo de 1983. The Associated Press preguntó al día siguiente: «¿Se propaga el SIDA por contacto rutinario?» y citó a Fauci como su principal autoridad. El New York Times planteó el espectro de la transmisión doméstica entre miembros de la familia, invocando el comentario de Fauci como su principal autoridad.

Ahora sabemos, por supuesto, que la teoría de Fauci era errónea. El VIH, el virus que posteriormente se descubrió que causaba el SIDA, sólo se transmite por exposición a fluidos corporales infectados, como la sangre, o por contacto sexual. La infección infantil de la que se habla en el mismo número de JAMA implicaba la transmisión vertical de la madre al niño durante el embarazo.

Pero el daño ya estaba hecho, pues los medios de comunicación se pusieron a trabajar para avivar la alarma sobre la transmisión del sida a través de simples contactos rutinarios. Cientos de periódicos difundieron la inquietante teoría del artículo de Fauci. Unas semanas más tarde, el columnista conservador Pat Buchanan utilizó a Fauci como pieza central de una refutación contra la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Margaret Heckler, quien le dijo que «no hay pruebas… de que la población general esté amenazada por [el SIDA]». 

El 14 de julio, tanto la columna de Buchanan como su extracto del artículo de Fauci se incluyeron en el registro del Congreso junto con comentarios moralizantes que asignaban la culpa de la enfermedad a los establecimientos y reuniones homosexuales. Los temores infundados sobre el riesgo de transmisión por simple contacto, y el consiguiente ostracismo social de las víctimas de la enfermedad, se convirtieron en uno de los errores más notorios y perjudiciales de toda la crisis del SIDA.

Podría ser tentador achacar el error de Fauci a las incertidumbres científicas de una nueva enfermedad. La medicina avanza investigando todas las teorías plausibles, sometiéndolas a prueba y descartando las que carecen de pruebas. Sin embargo, en este caso, el candidato más probable fue la negligencia científica y la especulación alarmista injustificada.

Lea también: Hace 30 años el doctor ‘muerte’ Fauci fue acusado de genocidio (VIDEO)

 Randy Shilts documentó el incidente en su clásica historia temprana de la crisis del SIDA, And the Band Played On. El inmunólogo Arye Rubinstein ya había ofrecido una explicación más plausible para el caso del bebé, que incluso un examen superficial verificaría: la enfermedad se transmitió de la madre al bebé durante el embarazo. Como explica Shilts, «al investigar, Rubinstein se enteró de que Anthony Fauci no se había molestado en leer su artículo». En su lugar, el científico del NIH se basó en información de segunda mano de otro investigador para entregarse a una especulación abierta.

Aunque su comentario especulativo había desencadenado un frenesí mediático nacional por los temores infundados de la transmisión del SIDA a través del contacto rutinario, el propio Fauci salió relativamente indemne del episodio. Lo hizo desplegando una táctica demasiado familiar de sus comentarios sobre Covid-19: el pivote político, ejecutado ante unos medios de comunicación aduladores.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí