Traducido por WesternJournal.com por TierraPura.org

Un niño de 10 años de Florida hizo un apasionado reproche a los requisitos de las máscaras escolares al dirigirse a su consejo escolar la semana pasada en un discurso que todos los adultos de este país necesitan escuchar ahora mismo.

Dirigiéndose al distrito escolar del condado de Martin, en Florida, la semana pasada, el niño, llamado John según Fox News, dio cuenta de su sorpresa al comprobar que las normas impuestas al principio del curso escolar que se prolongaban más de lo que él esperaba «no tenían sentido».

«Acabo de cumplir 10 años y soy alumno de cuarto grado en el Felix A. Williams», comenzó el joven.

«Esperaba que la escuela fuera un poco diferente al principio, pero no pensé que fuera a ser así todo el año. Y me sorprendieron las normas. Muchas de ellas no tenían sentido para mí, como el hecho de que no se nos permitiera jugar en el patio de recreo o tener un consejo estudiantil o voltearnos a ver en el almuerzo. Y también tenemos que llevar máscaras al aire libre en Educación Física y en la pista», explicó John.

«Me encanta mi colegio y todo eso, pero mis profesores parecen muy estresados y eso me hace sentir mal».

Es fácil imaginar que los profesores están estresados con la tarea de hacer cumplir las restricciones del COVID-19 entre sus jóvenes pupilos, pero este estudiante observador continuó explicando que lo más frustrante para él es presenciar exactamente cómo se hacen cumplir estas restricciones.

«Una profesora se pasea con un portapapeles lleno de remisiones para cualquier estudiante cuya máscara no esté bien puesta. Me da miedo», dice John.

«Esa misma profesora nos grita que nos bajemos las máscaras para beber agua mientras estamos fuera en la cola de los coches. Nos dijo que teníamos que esperar hasta estar en los coches de nuestros padres para beber agua. Ella tenía su máscara hacia abajo todo el tiempo mientras ella gritaba hacia  nosotros. Lo que nos enfadó mucho a mí y a todos mis amigos. Esto ocurre a menudo».

Durante sus comentarios, John también señaló que había visto a una profesora fuera de la escuela a la que pudo reconocer porque estaba sentada en su escritorio sin la máscara. Sin embargo, como los alumnos no tienen el mismo privilegio, su profesora no le reconoció.

«Tengo alergias y me siento muy ansioso con la cara cubierta. Pero no se me permite bajar   la máscara como a ella», dijo.

John señaló que le parecía «injusto» que los profesores pudieran bajarse las mascarillas mientras que los niños estaban estrictamente obligados a mantener las suyas.

«Le pregunté a mi madre si hay una palabra para esto y me dijo que sí la hay: hipocresía», dijo el chico ante los audibles vítores de la sala.

Sin embargo, John también describió las consecuencias negativas de llevar una máscara todo el día que muchos padres preocupados han reportado entre sus hijos sujetos a los requisitos de la máscara.

«Llevar una máscara todo el día me hace sentir muy cansado y me provoca fuertes dolores de cabeza», dijo.

El joven también dijo que su máscara se pega a la cara cuando hace calor, dificultando la respiración.

«Siento que no puedo recuperar el aliento y eso me hace sentir claustrofóbico y ansioso. Es realmente estresante», dijo.

«Echo de menos ver las caras de la gente. Echo de menos la forma en que las cosas solían ser. Tengo miedo de que nunca vuelvan a ser normales. Respirar libremente no parece algo para lo que debamos pedir permiso a otras personas».

John terminó implorando al consejo escolar: «Por favor, que las máscaras sean opcionales hoy. Sería genial terminar el año escolar con una nota realmente feliz como esa».

Tras las declaraciones del niño, Fox News informó de que el consejo escolar votó por 4 a 1 a favor de que las máscaras sigan siendo obligatorias durante los últimos 12 días del año escolar, y opcionales a partir del 1 de junio para los estudiantes de la escuela de verano.

Como madre, aplaudo a John y al mismo tiempo me enfurezco con las personas que han sometido a su generación a las insensatas restricciones del COVID-19 que han hecho que un período ya tenso de la historia de Estados Unidos sea mucho más difícil psicológicamente para los niños.

Hemos sabido casi todo el tiempo que los niños prácticamente no contagian el COVID-19, ni a sus padres, ni a sus profesores, según los datos de los CDC, de hecho.

Lea también: Suecia tiene los colegios abiertos, niños sin mascarillas, sin encierros y 0 muertes

Los consejos escolares han estado imponiendo mandatos poco realistas, innecesarios y francamente inseguros, todo ello en nombre de la «salud», ya que los niños están experimentando realmente efectos adversos para la salud, tanto física como mentalmente, por llevar estas cosas en la cara todo el día.

Si tienes hijos, sabrás que pueden darse cuenta muy rápidamente de que muchos adultos no practican lo que predican y que el mundo no tiene sentido.

Por eso, los padres deben asegurarse de que sus hijos tengan un sano sentido del bien y del mal, como este joven, y comprendan el concepto fundamentalmente estadounidense de exigir responsabilidades a las figuras de autoridad.

Es increíblemente abrumador pensar en los millones de niños como este chico en todo Estados Unidos que han sido sometidos a estos protocolos extremos y sin fundamento científico para detener la propagación de un virus que los niños no propagan.

De la boca de los niños: bien por los padres de John por enseñarle a pensar de forma crítica sobre las estructuras de autoridad desde una edad temprana.

Con el grado de hipocresía que los escolares de nuestra nación han presenciado de primera mano desde marzo de 2020, esperemos que haya muchas de estas conversaciones alrededor de las mesas familiares. Solo podemos rezar para que la próxima generación sepa que no se puede permitir que los que están en el poder utilicen el miedo para manipular a las masas para que hagan algo que no tiene nada que ver con la ciencia y sí con la conformidad.

Pincha aquí para despertar