Por Steven Mosher – actuall.com

El 4 y 5 de mayo, primero en Kansas y luego en Wichita, tuve el honor de entregar un reconocimiento provida al 70° Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. El premio que entregué a nombre de Kansas for Life llevaba una inscripción que decía: “Por su heroico servicio en defensa de las madres y sus bebés por nacer alrededor del mundo”.  

En las líneas que siguen, reproduzco el discurso con el cual intenté explicar las razones de tan merecido reconocimiento al secretario de Estado Mike Pompeo.

Damas y Caballeros:

Tengo que decirles que Kansas for Life me ha encomendado una muy difícil tarea. Me han pedido que les presente a un hombre que no necesita ninguna presentación con sus conciudadanos de Kansas.

Es decir, todos aquí saben que, desde abril del 2018 hasta el 20 de enero de 2021, su coterráneo de Kansas, Mike Pompeo, fue el 70° secretario de Estado de EE. UU. Dejó el cargo hace solo 100 días, pero, tal como se han dado las cosas, parece una eternidad. Cada día que pasa nos enteramos de una nueva locura de Biden.

Pompeo es el primer secretario de Estado en los últimos 40 años en entender bien la política de China

Todos aquí saben también que Mike Pompeo se desempeñó anteriormente como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desde el inicio del mandato de Trump, hasta abril del 2018, cuando fue el elegido por el presidente Trump para hacerse cargo de la Secretaría de Estado.

Y ustedes también saben que, antes de eso, su compañero de Kansas se desempeñaba en su cuarto mandato como congresista del cuarto distrito de Kansas. Pero déjenme compartir con ustedes un par de cosas que tal vez desconocen.

En primer lugar, Pompeo es el primer secretario de Estado en los últimos 40 años en entender bien la política de China. Esto se debe a que ve a China como realmente es: una dictadura tirana comunista empeñada en dominar el mundo. Y gracias a esta comprensión, Pompeo pudo diseñar la política más sensata e integral que hemos tenido desde que normalizamos las relaciones diplomáticas con la China Comunista en 1979. Es una política muy sólida que afrontó las agresiones chinas en todos los ámbitos, desde lo militar y económico, hasta el comercio y los derechos humanos.

La política hacia China previa era de un compromiso ingenuo. ¿Cómo de ingenuo? Bueno, déjenme contarles una historia. Una vez tuve una cena con el secretario de Estado del presidente Clinton Warren Christopher y traté de alertarlo acerca del avance de China. Le dije que estábamos en una nueva Guerra Fría, no por que quisiéramos, sino porque el líder chino, Deng Xiaoping, nos la había declarado en 1991. Si tu enemigo dice que estás en guerra, entonces probablemente lo estés, quieras o no. 

La sugerí al secretario Christopher que, dado el largo historial de acuerdos incumplidos por el Partido Comunista Chino, era una tontería confiar en su palabra. ¿Cómo respondió? Desestimo mis preocupaciones diciendo, y cito sus palabras: “Me consta que los chinos siempre han cumplido sus acuerdos”.

Por supuesto, Christopher debería haberle preguntado a los católicos en China, o a los tibetanos, o a las personas en Hong Kong cómo de bien cumplen sus acuerdos los comunistas.

Me atrevería a decir que el enfoque del secretario Pompeo hacia China ha sido todo lo contrario. En vez de confiar ingenuamente en ellos, ha sugerido que “desconfiemos y verifiquemos”.

Prueba del éxito de esta sensata política es que incluso el actual gobierno la ha mantenido. La dejaron en su lugar a pesar de que el hijo del presidente, Hunter Biden, sigue siendo socio de una empresa de inversión dirigida por el Partido Comunista Chino.

Pero temo que este nuevo equipo de gobierno se vea envuelto en una crisis. El sucesor de Pompeo, Antony Blinken, ha dicho abiertamente que su objetivo no es contener a China. El problema es que el Partido Comunista Chino ha sido claro en decir que su meta es dominar el mundo. Lo cual no deja opción. O detenemos esta atrocidad o se extenderá por todo el planeta.

Siempre me refiero al Partido Comunista Chino (PCC) como la máquina de matar más grande de toda la historia de la humanidad. En los últimos 70 años, unos 80 millones de chinos han sido torturados hasta la muerte, han muerto de hambre o han sido ejecutados. Nadie sabe el número exacto. Pero eso no es todo. Debemos agregar a estas cifras, los 400 millones de bebes abortados que han sido asesinados en los últimos 40 años por la política de “un solo hijo”. El funcionario del PCC que compartió estas cifras conmigo se jactó de que esa cifra era mayor que la población de EE. UU. Él estaba orgulloso. Yo consternado.

Como algunos de ustedes saben, yo vi estos asesinatos con mis propios ojos. Soy el único testigo visual de Occidente de abortos forzados y esterilizaciones en China. Hoy, como resultado de esta matanza de inocentes al por mayor, la población de China está literalmente muriendo. Cada año hay más ataúdes que cunas. La dirección del PCC está cada vez más desesperada por aumentar la tasa de natalidad. Si quieren saber qué les depara el futuro a las mujeres chinas, vean algún episodio de The Handmaid´s Tale. Mi predicción: veremos embarazos forzosos en los próximos años.

Sin embargo, pese a que el PCC está desesperado por aumentar la tasa de natalidad, sigue igualmente determinado a que baje este índice en las minorías chinas. Una minoría de habla turca en el oeste de China, llamados uigures, son un objetivo en particular. En el tiempo en que estamos aquí reunidos, muchas mujeres uigures están siendo sometidas a abortos y esterilizaciones de manera forzada. Los uigures pobres también son víctimas de encarcelamientos masivos, trabajos forzados, violaciones en grupo y sustracción de órganos, esto sólo por nombrar algunos de los abusos a los derechos humanos cometidos por el PCC.

Lea también: «El mundo será profundamente diferente» si Biden se equivoca con China, advierte Mike Pompeo

Después de revisar esta evidencia, el secretario Pompeo, correcta y valientemente, declaró que China había cometido “genocidio y crímenes de lesa humanidad” contra los uigures y otras minorías étnicas en Xinjiang.

El aborto y la esterilización forzada, son claras violaciones a la Convención sobre el Genocidio.

Tomando en cuenta estas acciones, el secretario Pompeo es el más provida en toda la historia de Estados Unidos.

De hecho, es el primer secretario de Estado que se ha declarado abiertamente provida desde Roe vs. Wade. El hecho de que el gobierno de Trump fuera el más provida en la historia de Estados Unidos, se debió en gran parte a la influencia de Mike Pompeo.

El secretario Pompeo, no solo ayudó a restablecer la política de Ciudad de México, sino que también la fortaleció poderosamente. Esta política provida, evita que los dólares de los impuestos vayan a organizaciones que financian o realizan abortos en todo el mundo.

El secretario Pompeo convocó a la primera reunión ministerial sobre libertad religiosa en el Departamento de Estado de EE. UU. con la intención de destacar el asunto de la libertad religiosa y la persecución de los cristianos y la iglesia en todo el mundo. La fe cristiana de Mike Pompeo le dio una forma particular de ver el mundo, como sucede con cada uno de nosotros.

El secretario Pompeo también formó parte de la Comisión de los Derechos Inalienables de EE. UU., liderada por la catedrática Mary Ann Glendon. Esta comisión tuvo la intención de llevar nuestra atención hacia los derechos más básicos propuestos por nuestros padres fundadores, incluido el derecho a la vida y la libertad religiosa. Derechos que han sido un modelo para todo el mundo.

A parte de nuestras sólidas convicciones provida, nuestra fe y nuestras ideas sobre China, descubrí un par de cosas en común con el secretario Pompeo.

Ambos somos de California y ambos tuvimos la feliz idea de irnos de allí a una temprana edad. Él se fue a West Point y yo me fui a la Marina de Estados Unidos.

Pero hay otra distinción que compartimos y de la que me siento aún más orgulloso. Y es que ambos fuimos víctimas de la “cancelación” del PCC. El PCC no estaba para nada contento con que sus acciones genocidas, en contra de los uigures, fueran materia de denunciada por parte del secretario Pompeo. Y el 2 de enero de 2020, anunció públicamente que sería expulsado de China. Es una gran distinción estar considerado en la lista de enemigos del enemigo mas grande de la libertad en el mundo, el Partido Comunista Chino.

Solo hay siete países en el mundo que permiten el aborto después de 20 semanas, y no es solo China, Estados Unidos también está en esa lista

Mi “cancelación” ocurrió por el año 1981 cuando el PCC declaró que yo era un “espía internacional”. Se podría decir que fue genial que me cancelaran antes de la “era de la cancelación”. Ser cancelado por el PCC es una insignia de honor. Es una distinción de la cual estoy orgulloso de compartir con Mike Pompeo, el mejor secretario de Estado que he visto en mi vida.

Por supuesto, también tenemos mucho trabajo por hacer aquí en nuestro país, especialmente ahora. Solo hay siete países en el mundo que permiten el aborto después de 20 semanas, y no es solo China, Estados Unidos también está en esa lista.

Kansas, gracias a los esfuerzos de Kansas for Life, actualmente tiene una prohibición para los abortos tardíos, pero que está siendo amenazada. Las recientes sentencias de los tribunales estatales, sugieren que la prohibición del aborto posterior a las primeras 20 semanas probablemente se anulará. Si eso sucede, Kansas, en el corazón de los Estados Unidos, tendrá prácticas de aborto tan extremas como China. No podemos permitir que eso suceda.

Lea también: Mike Pompeo: «China comunista ya está dentro de nuestras fronteras»

Lo que hagamos aquí hará la diferencia. Y no sólo aquí, sino en todo el mundo. Los funcionarios del Departamento de Estado, nos han dicho que países de Europa y África han estudiado las leyes provida que se han aprobado aquí en Kansas. Eso significa que ciertamente el mundo nos está viendo.

Por eso es tan importante que Mike Pompeo regrese a su hogar en este momento tan crítico. El hombre que ocupó una de las posiciones más poderosas en el gobierno de los Estados Unidos, el hombre que exigió a los comunistas chinos que rindieran cuentas ante el resto del mundo, está decidido a ayudar mantenernos firmes en Kansas, para que las leyes de aborto en Kansas no se parezcan a las de China.

Denle conmigo una calurosa bienvenida a un auténtico provida, un gran estadounidense, y su conciudadano de Kansas, Mike Pompeo.

Pincha aquí para despertar