Traducido de NaturalNews.com por Tierra Pura

Los últimos datos de EudraVigilance, una base de datos europea de lesiones y muertes por vacunas, sugieren que actualmente hay más personas que enferman y mueren por las vacunas del coronavirus de Wuhan (Covid-19) que por el propio virus.

El rastreador de efectos secundarios muestra que, hasta el 8 de mayo de 2021, 405.259 personas han resultado heridas por las inyecciones del virus chino, mientras que otras 10.570 han muerto. La base de datos también desglosa las lesiones y muertes asociadas a cada tipo específico de inyección, incluidas las ofrecidas por Moderna, Pfizer-BioNTech, AstraZeneca y Janssen (Johnson & Johnson).

Hasta el 8 de mayo, la vacuna de Pfizer-BioNTech ha causado unas 170.528 lesiones y 5.368 muertes. Entre las lesiones más comunes se encuentran los trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, los trastornos sanguíneos y linfáticos, los trastornos gastrointestinales, los trastornos respiratorios y torácicos y los trastornos vasculares.

Durante el mismo periodo de tiempo, la inyección de Moderna causó 22.985 lesiones y 2.865 muertes. Los mismos efectos secundarios mortales asociados a la vacuna de Pfizer-BioNTech están también asociados a ésta, junto con infecciones, trastornos oculares, trastornos psiquiátricos, problemas reproductivos y afecciones cutáneas.

En cuanto a la vacuna de AstraZeneca, se registró la impresionante cifra de 208.873 lesiones y 2.102 muertes. Al final de la lista, irónicamente, está la vacuna de J&J con 2.873 lesiones y 235 muertes.

Puede seguir las últimas noticias sobre las lesiones y muertes causadas por las inyecciones del coronavirus de Wuhan (Covid-19) en ChemicalViolence.com.

Para ayudar a la gente a entender mejor los efectos de estas vacunas, America’s Frontline Doctors (AFLDS) ha publicado un vídeo que ilustra cómo se está produciendo un aumento de la mortalidad en todos los lugares del mundo donde se están administrando ampliamente las vacunas contra el virus chino.

Los datos contenidos en el vídeo proceden de healthdata.org, así como de The Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), un centro independiente de investigación en salud de la población de UW Medicine.

En casi todos los países evaluados, las tasas de mortalidad se dispararon casi inmediatamente después de la introducción de las vacunas contra el virus de Wuhan. Demasiado para «salvar vidas».

En Health Impact News, también hay una extensa lista disponible de algunos de los casos más publicitados de lesiones y muertes por la vacuna del coronavirus de Wuhan (Covid-19). El rapero DMX aparece allí, junto con Eric Clapton y muchos, muchos otros.

Los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, que van unos días más allá de lo publicado por EudraVigilance, muestran un recuento de muertes aún mayor. Más de 4.434 personas, admiten los CDC, han muerto a causa del virus de Wuhan hasta el 10 de mayo.

¿Cuántas personas más tienen que enfermar y morir antes de que alguien en una posición de poder dé un paso para decir basta? Si el objetivo de esta campaña de vacunación masiva es salvar vidas, ¿por qué nadie pone fin a la misma ahora que sabemos que las vacunas están destruyendo vidas?

En la sección de comentarios de Health Impact News, una mujer afirma haber sido vacunada sin permiso contra el virus chino mientras se sometía a una operación de reparación de hernia en el Hospital Sturgeon de Alberta, Canadá. ¿Se trata también de un fenómeno generalizado?

«Le dije al cirujano, dos semanas antes, que no quería ni necesitaba la vacuna, pero me inyectaron de todos modos», escribió esta persona, angustiada por la situación. «Siento que mi cuerpo y mi alma fueron violados».

«Ahora me siento y espero con estrés los efectos secundarios negativos. Lo que lo hace más difícil para mí es que sufro de CPTSD (trastorno de estrés postraumático complejo) y ahora me niego a reservar una cita postoperatoria con este cirujano».

Lea también: ¿Es Fauci un agente chino? Continúa financiando la investigación de armas biológicas para el ejército comunista chino

Otro respondió calificando esta invasión de la autonomía corporal como «un ataque tipo Dr. Mengele», ya que se produjo sin consentimiento.

«Recomiendo rezar el Salmo 91 y el Salmo 23 una y otra vez durante el día y tomar a pecho el Evangelio de Juan así como Romanos», respondió otro.

Pincha aquí para despertar