Traducido de Naturalnews.com por TierraPura.org

Muchas más personas de las que se informa están sufriendo efectos adversos graves por las «vacunas» contra el coronavirus de Wuhan (Covid-19), y algunas de ellas, entre las que se encuentra un trío de trabajadores sanitarios, están saliendo a la luz con valentía para contar sus historias y advertir a los demás.

En un reciente episodio de The Highwire con Del Bigtree, Shawn Skelton, CNA, Angelia Desselle, y Kristi Simmonds, RN, NP, revelaron cómo ahora sufren de temblores, convulsiones, dolores de cabeza y otras extrañas anormalidades de salud desde que fueron inyectados por el Virus Chino. Y como todas estas lesiones fueron causadas por las vacunas, sus médicos ahora se niegan a ayudarlos porque hacerlo sería demasiado «controvertido».

Verás, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y Anthony Fauci dicen que las vacunas contra la gripe de Wuhan son seguras y eficaces, a pesar de que decenas de miles de personas están muriendo o sufriendo lesiones permanentes a causa de ellas. Debido a esto, los médicos tienen demasiado miedo, en muchos casos, de ayudar a sus pacientes lesionados por la vacuna por temor a ser «cancelados» por el establishment médico.

En algunos casos, los médicos están llegando a culpar a los lesionados por las vacunas como si ellos mismos hubieran provocado la enfermedad. Están llamando a esto un «diagnóstico de trastorno de conversión» porque no saben qué más llamar sin ser apodado un «teórico de la conspiración».

«El 4 de enero, fui muy presionada por mi empleador para que me vacunara», reveló Skelton, explicando que accedió, sólo para sufrir inmediatamente efectos adversos. «El 5 de enero, sólo tuve síntomas leves de gripe… pero al final del día, me dolían tanto las piernas, me dolía tanto el cuerpo, que no podía soportarlo. Al día siguiente me desperté, me salía la lengua y a partir de ahí, el día siguiente se convirtió en convulsiones de todo el cuerpo y se mantuvo así durante 13 días».

El vídeo de Skelton pidiendo ayuda se hizo viral y fue uno de los primeros en hacerlo antes de que otras enfermeras y pacientes lesionados empezaran a dar a conocer historias similares: véalo a continuación:

Tal y como advertimos que ocurriría, las personas lesionadas por las vacunas covíricas están ahora solas

Tanto Desselle como Simmonds tuvieron experiencias similares, no sólo de convulsiones y temblores en todo el cuerpo, sino también de rechazo de tratamiento por parte de sus médicos.

«Un médico me dijo que es un diagnóstico de ‘no sé qué te pasa, así que te vamos a culpar’», explicó Skelton sobre su experiencia.

«Los médicos simplemente no saben cómo tratar una reacción adversa a la vacuna del ARNm, y siento que están demasiado asustados. No tengo otra explicación de por qué ningún médico nos ayuda».

Desselle cuenta que, de hecho, un neurólogo al que ni siquiera había conocido le negó la derivación por correo electrónico, alegando que su consulta era «muy compleja» y que simplemente no podía ayudarla en ese momento.

Lea también: Habría 1 muerto por cada 700 personas vacunadas en Francia y en todo el mundo, según un análisis de correlación

«Era un especialista en trastornos del movimiento, que yo sentía que necesitaba», dice. «Mi médico de cabecera dijo que parecía que tenía Parkinson avanzado. Y nos devolvió un correo electrónico y nos dijo: ‘mi consulta es muy compleja y no podré veros en este momento’».

Desselle trató repetidamente de encontrar a alguien que la ayudara, pero no lo ha conseguido. Nadie quiere tocar el genocidio de la vacuna contra el coronavirus de Wuhan (Covid-19) ni con un palo de tres metros.

«De hecho, fui a un neurólogo y ni siquiera mencioné la vacuna porque no quería que me rechazaran, y está en mi historial médico porque ahora todo es electrónico», se lamenta Desselle.

«Y una vez que empezó a mirar, volvió a entrar y dijo: ‘entonces, ¿tomaste la vacuna?’. Y le dije, ‘sí señor, lo hice, pero no quería darle esa información porque necesito ayuda’. Y sentí que tal vez si esa palabra no estuviera involucrada, podría haber obtenido la ayuda que necesitaba, y ahora estoy siendo tratada por las migrañas.»

Pincha aquí para despertar