Traducido de Natural News por Tierrapura.org

El personal médico de primera línea que resultó herido por las inyecciones del coronavirus de Wuhan (Covid-19) finalmente se presenta para contar todo sobre los horrores que han tenido que soportar.

Muchos dicen que sus debilitantes problemas de salud se produjeron justo después de que les inocularan las llamadas ‘vacunas’. Los problemas incluyen «convulsiones en todo el cuerpo» y otros efectos adversos horribles que son mucho peores que cualquier cosa que el virus mismo pudiera haber causado.

En una entrevista con Del Bigtree de The Highwire , tres mujeres, todas las cuales anteriormente eran pro-vacunas, explicaron cómo ahora sufren de temblores, pérdida de memoria y convulsiones debido a las inyecciones. Todas ellas ahora no pueden trabajar ni cuidar de sí mismas.

“Acabo de tener síntomas leves, parecidos a los de la gripe” poco después de tomar la primera dosis de la “vacuna” del virus chino de Moderna, explicó Shawn Skelton, una trabajadora de un hogar de ancianos de Indiana.

Es posible que Skelton no hubiera aceptado recibir la inyección si no se hubiera sentido “muy presionada” por su empleador para hacerlo.

“Al final del día me dolían tanto las piernas, me dolía tanto el cuerpo que no podía soportarlo. Al día siguiente me desperté, mi lengua estaba espasmódica, y simplemente continuó desde allí”, explicó Skelton sobre lo que siguió después de la inyección.

Durante los siguientes 13 días después de eso, Skelton experimentó convulsiones en todo el cuerpo; mire a continuación:

Angelia Gipson Desselle, gerente de un centro quirúrgico de Louisiana, informó efectos adversos similares. Recibió la vacuna contra la gripe de Wuhan en parte para evitar exponer a sus pacientes al virus, aunque en ese momento no se dio cuenta de que ninguna inyección disponible previene la propagación.

«En dos horas, comencé a tener un fuerte dolor de cabeza y sabía que era uno de los efectos secundarios, así que no pensé mucho en eso», recordó Desselle sobre lo que le hizo la inyección.

“El jueves por la mañana me desperté y me sentí realmente mareada y casi me desmayé. La noche siguiente, me levanté de la cama y no podía sentir ni usar la pierna izquierda. Y luego el sábado por la mañana me levanté y no pude usar ninguna de mis piernas, y finalmente fue seguido por convulsiones en todo el cuerpo».

Aproximadamente dos horas después de que comenzaron las convulsiones, el esposo de Desselle la llevó a la sala de emergencias donde la trasladaron a un hospital cercano.

«Literalmente me han cambiado de médico a médico … y aquí estoy todavía teniendo los mismos problemas».

Si bien Desselle no supo de inmediato lo que estaba sucediendo en el momento en que comenzaron las convulsiones, explicó que sabía lo que sucedía debido a la inyección.

“Yo era una persona sana normal de cuarenta y cinco años, no tomaba ningún medicamento de rutina a diario. Nunca en un millón de años pensé que sería así hoy».

¿Cuántas personas más deben sufrir lesiones graves antes de que se detenga la vacunación contra el virus chino?

Kristi Simmonds, la tercera mujer, trabajaba como directora clínica en una agencia de atención médica domiciliaria. Cuando recibió su vacuna, desarrolló convulsiones similares en todo su cuerpo que duraron muchos días.

«Hubo un día en el que tuve 16 convulsiones consecutivas», reveló, en el que «todos los músculos de mi cuerpo se tensaron y sufrieron espasmos continuos».

Irónicamente, Simmonds tuvo problemas para respirar y sintió que no podía recuperar el aliento por completo debido a la inyección.

«Dos días después, estaba en la sala de emergencias con hinchazón de garganta y boca», agregó.

Simmonds regresó al trabajo la semana siguiente, pero comenzó a sufrir convulsiones que la dejaron “colocada en posición fetal” en el trabajo.

“Ahora, las tres nos sentamos aquí hoy sin trabajo, sin ingresos. Nuestras facturas médicas se están acumulando y todavía no tenemos respuestas ni ayuda».

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí