Fuente: verdadypaciencia.com

Una petición ha sido presentada en el Tribunal Supremo de la India contra la vacunación masiva obligatoria en el país. El peticionario, que es un antiguo miembro del Grupo Nacional de Asesoramiento Técnico sobre Vacunación, también quiere que se divulguen los datos secretos de los ensayos clínicos de las vacunas y los datos sobre los efectos adversos posteriores a la vacunación, tal como exigen las normas médicas internacionales.

La petición (lea la petición completa más abajo) pretende hacer públicos los datos separados de los ensayos clínicos que se están administrando a la población en la India en virtud de la autorización de uso de emergencia otorgada por el Controlador General de Medicamentos de la India (DCGI).

El peticionario, el Dr. Jacob Puliyel, es un antiguo miembro del Grupo Nacional de Asesoramiento Técnico sobre Vacunación (el máximo órgano gubernamental en materia de vacunación).

La petición establece que las vacunas que no han sido probadas adecuadamente en cuanto a seguridad o eficacia ahora están autorizadas bajo la Autorización de Uso de Emergencia sin que los datos se divulguen al público.

Se trata de una clara violación de las normas básicas de divulgación científica y de las directrices relativas a la divulgación de datos de ensayos clínicos seguidas por el Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR).

La petición también solicitaba instrucciones para la divulgación de los datos posteriores a la vacunación en relación con los acontecimientos adversos, las vacunas infectadas con Covid, las hospitalizaciones necesarias y los fallecidos tras la vacunación. Este tipo de sucesos también deben notificarse a través de un número de teléfono gratuito.

Además, la petición solicitaba que se declarara que la vacunación obligatoria de cualquier forma, incluso convirtiéndola en un requisito para acceder a prestaciones o servicios, es contraria a los derechos de los ciudadanos y es inconstitucional.

La petición afirma que, hasta ahora, ha habido un secretismo total sobre los datos de los ensayos clínicos y los efectos adversos posteriores a la vacunación. 

La petición afirma que en otros países este tipo de observación ha identificado la aparición de coágulos de sangre y accidentes cerebrovasculares en los vacunados.

Muchos países han dejado de administrar la vacuna hasta que hayan evaluado este suceso, y países como Dinamarca han prohibido completamente el uso de la vacuna de Astrazeneca (bajo la marca Covishield en la India).

La India, con su enorme población y número de vacunados, debería haber informado primero de estos efectos adversos. Sin embargo, debido a un mal seguimiento, a una evaluación deficiente de los efectos adversos posteriores a la vacunación (MAPI) y de la supresión de datos, estos eventos no se hicieron públicos, con lo que muchos otros corren el riesgo de sufrir la misma suerte.

Además, la petición indica que no se puede emitir ningún mandato coercitivo para el uso de estas vacunas inadecuadamente probadas y que los tribunales reafirman que los mandatos de vacunación son contrarios al derecho humano a la autonomía y al derecho a autodeterminar lo que se puede inyectar en sus cuerpos.

Lea también: Impactante video muestra que a las personas que recibieron la vacuna COVID se les adhieren imanes al área donde le dieron la inyección

Coaccionar a los ciudadanos, directa o indirectamente, a vacunarse es inconstitucional y viola el derecho a la vida de los ciudadanos.

Aunque el gobierno ha declarado claramente en muchas RTI que las vacunas Covid son voluntarias, hay muchos casos en todo el país en los que ahora varias autoridades están haciendo que las vacunas sean obligatorias.

Por primera vez en la historia, se está llevando a cabo un programa universal de vacunación masiva en la India y en muchos otros países, en el que se utilizan vacunas cuya eficacia y efectos secundarios no han sido totalmente probados, de la forma en que normalmente deberían probarse las vacunas, generalmente a lo largo de un período de unos tres años, para poder examinar incluso los efectos adversos a largo plazo. 

El problema se agrava aún más debido a la falta de transparencia en los datos de los ensayos de vacunas y la forma en que se conceden las aprobaciones de vacunas sobre la base de estos datos, que no se revelan al público ni están disponibles para los investigadores independientes para su revisión científica.

La historia ha demostrado que las vacunas pueden ser herramientas muy útiles en la lucha contra enfermedades y epidemias, pero las vacunas también pueden tener graves efectos secundarios no deseados. Por lo tanto, antes de que se aprueben las vacunas, deben probarse y estudiarse adecuadamente a través de amplios ensayos clínicos y los resultados de las pruebas deben estar disponibles para su revisión por parte de científicos independientes.

En tales circunstancias, coaccionar  a las personas a vacunarse so pena de perder sus trabajos o el acceso a los servicios esenciales, lo que ha empezado a ocurrir en muchas partes del país, es una violación de los derechos humanos de las personas, especialmente en una situación en la que se han concedido aprobaciones de emergencia a las vacunas sin pruebas completas y adecuadas y sin ninguna transparencia de los datos del ensayo y posteriores a la vacunación.

Lea la petición aquí

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí