Traducido de LifeSiteNews por TierraPura.org

El sábado 8 de mayo, la Iglesia Evangélica Luterana de América (ELCA) votó para hacer «obispo» a la Dra. Megan Rohrer, una mujer de 41 años que se identifica como «transgénero».

Rohrer, cuyo pronombre preferido es aparentemente «ellos», es una pastora luterana que se ha sometido al menos a una operación de «cambio de sexo» y que, gracias a su activismo LGBT, se ha convertido en toda una celebridad. No sólo es la primera transgénero que llega a ser obispo en una de las principales denominaciones de Estados Unidos, sino que ha recibido un doctorado honorífico en Ministerio por la Universidad de Palo Alto, es la primera capellana LGBT del Departamento de Policía de San Francisco y ha participado como invitada en la serie de Netflix «Queer Eye».

«Realmente no he descubierto cómo quiero tener mi cuerpo… el resto de mi vida», dijo en un vídeo de 2017 para Cosmopolitan. A partir del 12 de mayo, 2021 la biografía de Rohrer en Twitter dice que sus pronombres son «ellos/él».

ImagenImagen

Rohrer afirma que como lesbiana en la universidad, los jugadores de fútbol borrachos iban a su habitación y golpeaban su puerta con la esperanza de tener sexo con ella para que «dejara de ser gay». Afirma que sus compañeros de clase ponían versos de las escrituras en su puerta diciendo «sería mejor que me ahogara en el océano que decirle a alguien que ser gay está bien». (Mateo 18:6 dice: «Pero el que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una piedra de molino y que se ahogara en el fondo del mar». En el cristianismo, se entiende por «escándalo» una «actitud o comportamiento que lleva a otro a hacer el mal»).

Este supuesto «abuso religioso» llevó a Rohrer a estudiar religión. Dice que se hizo pastora para poder «vocalizar lo que sabía en sus entrañas que estaba bien».

«A medida que me volvía más marica», insiste Rohrer, «me volvía más fiel».

Rohrer y su pareja lesbiana están criando juntos a dos hijos. Rohrer es pastora de la iglesia luterana Grace, de extrema izquierda, en San Francisco.

[embedded content][embedded content]

Rohrer, como obispo electo, sigue siendo la pastora de su congregación y, debido al coronavirus, lo hace por Internet. Comienza su liturgia reconociendo que «tiene lugar en la tierra tradicional y no conquistada del pueblo Ohlone». Después de la oración inicial, explica a sus feligreses que, como luteranos, creen que «la confesión no es necesaria por las cosas individuales que puedas haber hecho mal porque Dios te ama y te reclama y ha hecho todo el trabajo para reconciliarte». Continúa explicando que «confesamos juntos las cosas que hemos hecho en común, más que las que hemos hecho individualmente. Algunas de esas cosas que hemos hecho son formas en las que como país hemos metido la pata».

La ELCA es la séptima denominación luterana más grande de Estados Unidos y tiene el «índice más agudo de disminución de miembros» de todas las iglesias principales de los Estados Unidos, según las estadísticas de 2019 reportadas por el Consejo Nacional de Iglesias. A lo largo de la última década, la ELCA ha realizado una continua progresión hacia la extrema izquierda.

Como afirma Rohrer en su mensaje de bienvenida a quienes visitan el sitio web de su iglesia: «Hacemos todo lo posible por ser progresistas, por ser luteranos con algún toque de culto tradicional». En los años 70, la organización «ordenaba» a mujeres. En 1992, la ELCA «ordenó» a su primera mujer «obispo»

En 2009, votaron para comenzar a ordenar a los homosexuales; 2009 también marcó el comienzo de una salida masiva de la Asociación, ya que 600 congregaciones rompieron la comunión en los dos años siguientes. En 2009, la ELCA también comenzó a bendecir las uniones entre personas del mismo sexo, seis años antes de que se impusiera el «matrimonio» homosexual en todo EE.UU. A partir de 2013, más de 500.000 personas abandonaron la ELCA por su postura en cuestiones sexuales.

En diciembre de 2020, la pastora luterana Emily Scott organizó una «Navidad Drag Queen».

Lea también: Niño es entrenado para defender las cirugías transgénero citando a la Biblia [Video]

El sitio web Exposing the ELCA se dedica a ayudar a los feligreses luteranos a ver la verdad y abandonar la denominación herética. Enumera las áreas en las que esta denominación ha dejado muy atrás la fe cristiana, que incluyen la aprobación del aborto, la homosexualidad, el pago de las cirugías de «cambio de sexo» de los empleados y el uso habitual de lenguaje soez entre el clero.

A pesar de la disminución masiva de sus miembros y su descarada promoción de la inmoralidad sexual, la ECLA sigue en plena comunión con la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.), la Iglesia Reformada en América, la Iglesia Unida de Cristo, la Iglesia Episcopal y la Iglesia Metodista Unida. Estas iglesias definen la «plena comunión» entre ellas como dice a a continuación::

La plena comunión se da cuando dos denominaciones desarrollan una relación basada en la confesión común de la fe cristiana y en el reconocimiento mutuo del bautismo y la participación en la Cena del Señor. Esto no significa que las dos denominaciones se fusionen; más bien, al llegar a acuerdos, las denominaciones también respetan las diferencias. Estas denominaciones rinden culto juntas, pueden intercambiar el clero y también comparten el compromiso con la evangelización, el testimonio y el servicio en el mundo. Cada entidad está de acuerdo en que, incluso con las diferencias, no hay nada que divida a la iglesia.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí