Fuente: verdadypaciencia.com

Con el fin de combatir el Covid-19 al tiempo que se fomenta el turismo, el castillo de Drácula (cuyo nombre real es castillo de Bran), en Rumanía, ofrece una dosis de la vacuna Pfizer a todos los visitantes. De hecho, el castillo de Bran anunció su «Maratón de Vacunación Pfizer-BioNTech» en un mensaje de Facebook publicado el pasado 7 de mayo. El personal médico evidentemente se está disfrazó de vampiro. Así que Drácula ha pasado de chupar sangre a inyectar vacunas. En lo que sin duda es un terreno fértil para la ironía y un atisbo de la triste realidad del mundo post-Covid, el castillo de más de 700 años que habría inspirado Drácula de Bram Stoker se está utilizando ahora como centro de vacunación contra el Covid.

Para incitar al mayor número posible de personas a vacunarse contra Corona, las autoridades rumanas han organizado un evento aterrador especial: los visitantes del castillo de Bran, conocido como el castillo de Drácula, pueden vacunarse allí.

Añadiendo al aspecto mórbido de la operación, el centro se divierte ciertamente con su campaña de vacunación. Se puede ver a los médicos exhibiendo pegatinas de colmillos y visto carteles en los que aparecen dientes feroces sustituidos por agujas.

Hasta ahora, Vlad el Empalador sembraba el miedo y el terror chupando la sangre de sus víctimas mediante un mordisco. Al menos esa es la leyenda. Hoy en día, los vampiros no sólo están obsoletos, sino que lo opuesto a su horrible práctica está de moda: en lugar de mordiscos, se reciben «inyecciones» y en lugar de perder sangre, se recibe terapia genética. «Nos enfocamos principalmente a los turistas que han venido a pasar el fin de semana a la zona, pero los lugareños y los empleados del castillo también son bienvenidos», dijo el director de marketing Alexandru Priscu. «Vine a visitar el castillo con mi familia y cuando vi el cartel me armé de valor y acepté que me pincharan», dijo Liviu Necula, un ingeniero de 39 años.

Enclavado en un brumoso valle de los Cárpatos, el castillo de Bran se asocia con el sanguinario príncipe rumano del siglo XV Vlad Tepes («el Empalador») que ha inspirado el personaje de Drácula al escritor irlandés Bram Stoker, aunque probablemente nunca se alojó allí. Regalado a la reina María de Rumanía en 1920 por las autoridades locales, el castillo encaramado en una roca fue confiscado por los comunistas en 1948, antes de ser devuelto en 2006 a Dominic de Habsburgo, heredero de la antigua familia real.

Los valientes vaxxers como Liviu Necula, que quieren darse un capricho en el castillo de Drácula, recibirán un diploma que atestigua su «valor y responsabilidad» y en el que se les promete que serán bienvenidos en el castillo «durante los próximos 100 años». Además, tienen acceso gratuito a una exposición de 52 instrumentos de tortura de la época medieval, informa el diario Unser Mittel Europa. Con este programa de vacunación, el gobierno mata dos pájaros de un tiro. El gobierno rumano está impulsando el turismo, que lleva varios meses en declive, al tiempo que participa activamente en la lucha contra el Covid-19. Cualquier persona puede acudir sin cita previa todos los fines de semana de mayo y recibir una primera inyección de la vacuna de Pfizer-BioNTech. El país espera tener 10 millones de personas vacunadas para septiembre.

Los médicos y las enfermeras que administran la vacuna en el Castillo de Drácula tienen pegatinas con forma de colmillo como los vampiros de verdad. El director de marketing de Bran Castle, Alexandru Priscu, ha hecho este estúpido comentario a Reuters: «La idea era mostrar cómo se vacunaba a la gente en Europa hace 500-600 años» (!) Esto añade una faceta a toda la locura que envuelve la supuesta pandemia. Para las personas que aún pueden pensar con claridad, esta locura es difícil de soportar.

Lea también: LOS JUEGOS DE COVID: Ohio celebra la lotería de las vacunas y dará un millón de dólares a cinco destinatarios aleatorios de la vacuna

La vacuna de Pfizer-BioNTech es una vacuna de dos dosis, y fue aprobada para su uso de emergencia en Estados Unidos por la Food and Drug Administration  el pasado diciembre. Los llamados maratones de vacunación forman parte de una serie de iniciativas puestas en marcha por el gobierno rumano con el objetivo de vacunar a 5 millones de personas antes del 1 de junio. A pesar de esta campaña de vacunación masiva, los visitantes están obligados a seguir todas las medidas de seguridad contra el coronavirus, incluyendo el uso de desinfectante para las manos, el uso de una máscara y mantener una distancia de dos metros (unos seis pies y medio) de los demás, según el sitio web del castillo.

Pincha aquí para despertar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí