Carlos Esteban – gaceta.es

Hace unos días dábamos la noticia, prácticamente ninguneada por los medios españoles, de una carta firmada por un millar de oficiales del Ejército francés en la reserva, entre ellos veinte generales, en la que advertían al presidente Macron sobre el riesgo de una guerra civil si no se tomaban medidas ante la deriva de las comunidades de inmigrantes que viven ajenos al Estado de Derecho francés. Días más tarde se publicó otra carta, esta vez de militares en activo amparados por el anonimato. Hoy es un sindicato de Policía el que se suma a esta iniciativa con una carta de similar urgencia.

Se trata del sindicato de policía Police France, cuya carta a Emmanuel Macron reproducimos a continuación:

“Señor Presidente de la República,

Hace doce días un terrorista islámico asesinaba a una colega en Rambouillet, y ayer era asesinado a tiros en Aviñón otro agente por un miembro de una banda de narcotraficantes.

Ya ha pasado el tiempo de los bonitos homenajes. Hay que pasar de las mentiras a la acción política; las guerras no se libran con lágrimas

Nos ha dicho que está luchando por el derecho a vivir en paz, pero esa lucha no se puede ganar con palabras.

La policía y los gendarmes no pueden defenderse con una ley sobre legítima defensa con una redacción demasiado difusa que deje un amplio margen a las interpretaciones judiciales.

El permanente ataque a la policía orquestado por los medios de comunicación y otros agentes entorpece considerablemente nuestra labor.

Al final, la quiebra del poder judicial destruye nuestra labor de investigación.

Los franceses ya no creen en su justicia. La manifestación para exigir justicia para Sarah Halimi es una clara prueba de ello.

La población ya no confía en nuestra tarea y se está armando para defenderse de los criminales, los incidentes del [barrio parisino de] Stalingrad son solo un ejemplo entre muchos.

Si no quiere acabar su mandato con el peor historial en seguridad de la historia moderna, nuestro gremio policial le invita a recurrir a lo dispuesto en la Ley No. 55-385 de 3 de abril de 1955 [Ley de Estado de Emergencia].

En ese marco de Estado de Emergencia, hay que cerrar perimetralmente los 600 territorios que la República ha perdido, incluso con el refuerzo del Ejército, controlando y limitando las entradas y salidas de estas áreas mediante puestos de control sobre el modelo israelí de separación implementado con los territorios palestinos.

Al mismo tiempo, al recurrir al 49-3, es urgente adoptar una reforma de las normas de defensa propia de policías y gendarmes que les permita abrir fuego cuando un fugitivo desoiga las órdenes o cuando los agentes sean objeto de fuego de mortero, fuegos artificiales o ataques con cócteles Molotov.

Nuestro sindicato policial recomienda que se inspire en el modelo brasileño y filipino en la lucha contra el narcoterrorismo.

Los presidentes Bolsonaro y Duterte han logrado excelentes resultados al dar carta blanca a la policía para recuperar el control de las áreas sin ley.

No puede haber compromiso con los terroristas y los narcotraficantes. Las vacilaciones, la renuencia política y otras dilaciones benefician a los narcoterroristas.

Lea también: Trump apoya el nuevo requisito de identificación de votantes del Gobierno británico

Seguro de su determinación de no abandonar definitivamente nuestra Nación en manos de los traficantes, reciba, señor Jefe de Estado, la expresión de mi más profundo respeto republicano.

Michel Thooris, secretario general de Police France – Sindicato de policías airados

Pincha aquí para despertar