Traducido de TruePundit.com por Tierrapura.org

Por: Thomas Paine

Los investigadores de tráfico sexual de niños de la oficina de campo del FBI en Nueva York han llevado a cabo una entrevista con una víctima que proporcionó detalles escalofriantes sobre la supuesta violación de Bill Clinton en un yate en Nueva Inglaterra cuando la víctima era un niño.

«Lo estamos tratando como una víctima», dijo un funcionario del FBI a True Pundit en Nueva York antes de la entrevista con el FBI.

Altos funcionarios del FBI organizaron la entrevista con la víctima, que dijo haber sido violada por Bill Clinton cuando tenía sólo ocho años. La entrevista fue realizada por el grupo de trabajo del FBI que se creó para investigar las denuncias de agresión sexual y tráfico sexual vinculadas a Jeffrey Epstein y sus asociados. Ese grupo de trabajo, también adscrito a la policía de Nueva York, sigue activo a pesar de que, al parecer, Epstein se suicidó bajo custodia federal hace apenas unas semanas.

«Todavía tenemos un trabajo que hacer aquí y eso es lo que estamos haciendo», dijo un funcionario del FBI a este periodista.

La entrevista y las acusaciones contra Clinton son tan detalladas como inquietantes. Hemos decidido publicar el vídeo del relato de la víctima con sus propias palabras, que contiene detalles explosivos de la supuesta agresión y mucho más. De nuevo, su relato es gráfico. No obstante, tanto yo como los agentes federales con conocimiento del caso creemos que la víctima es creíble.

El FBI ha tratado a la víctima con respeto y dignidad durante la entrevista. Acompañé personalmente a la víctima a la sede del FBI en Manhattan. A pesar de que he sido un gran crítico del FBI, me impresionó la forma en que trataron a la víctima, que ahora tiene veintitantos años. Hay que dar crédito al FBI por haber escuchado e investigado.

Pero el camino hasta este punto no estuvo exento de intriga y tragedia.

Originalmente entrevisté a la víctima con la periodista Jen Moore, quien proporcionó los detalles contra Bill Clinton y otros políticos de élite a los especialistas en tráfico de niños del Departamento de Seguridad Nacional y del FBI en julio de 2018. Moore, una defensora que investigó a los niños abusados y traficados, había estado en el proceso de investigación de las acusaciones del hombre de 26 años de que -cuando era un niño pequeño- fue agredido sexualmente por Bill Clinton y en fiestas sexuales privadas a las que asistían otras élites de Washington.

Pero Moore y la víctima traumatizada querían ponerse en contacto primero con Seguridad Nacional y el FBI para ver si abrían una causa penal contra Clinton antes de hacer públicas las denuncias.

Cuatro semanas después de ponerse en contacto con los federales, Jen Moore fue encontrada muerta en una habitación de hotel de D.C. Moore murió de un aparente ataque, aunque su muerte sigue siendo sospechosa y el momento, más que inquietante. Tras la muerte de Moore, la víctima, temiendo por su propia vida, decidió no hacer pública esa entrevista.

Ahora está contando su historia. Y eso es lo que hizo para el FBI.

Mientras estaba en la ciudad de Nueva York, la víctima proporcionó información a los agentes federales, incluyendo la confirmación de que fue testigo de que otros niños y personas fueron objeto de abusos sexuales y físicos y cosas peores en numerosas «fiestas en barcos». A estas fiestas asistían miembros de la élite de la clase política de D.C., según la víctima.

Antes de la muerte de Jen Moore, discutí con ella en julio que debíamos simplemente publicar las acusaciones contra Clinton sin avisar a los federales. La víctima aceptó entonces utilizar su nombre completo y su identidad y dijo que creía estar preparada para hacer frente a cualquier contraataque. Pero Jen Moore dijo que quería trabajar en los canales traseros y atraer a los federales para que entrevistaran voluntariamente a la víctima. Ella se propuso hacer precisamente eso. Vea su vídeo a continuación, donde describe de forma inquietante su frustración con los federales pocos días antes de su muerte.

El plan final era que si los agentes federales no perseguían ni investigaban las denuncias de la víctima, publicaríamos los detalles. Pero esperaríamos a ver qué pasaba.

Ahora, esto ha cerrado el círculo. Hoy volvemos a mi estrategia original y estamos haciendo precisamente eso. Y en lugar de esperar a que el FBI se dé por enterado de las acusaciones, nos dirigimos directamente al FBI.

Espero que Jen esté orgullosa. La víctima aquí merece crédito por permitirnos publicar estos detalles. Algunos detalles que la víctima proporcionó han sido retenidos porque podrían afectar a cualquier investigación activa, pero podrían publicarse a medida que se desarrollen los asuntos. En cualquier caso, el relato de la víctima sigue siendo más que perturbador y proporciona un relato de primera mano sobre los escalofriantes detalles de los rituales de tipo satánico que rodean la explotación y las agresiones sexuales a los niños.

La víctima teme por su seguridad pero cree que trabajar con el FBI le ha ofrecido protección. Espero que tenga razón. Una vez más, merece crédito por dar luz verde a la publicación de esta entrevista y personalmente espero que le ayude a acelerar su proceso de curación.

Como periodistas, tenemos que sacar a la luz estas atrocidades y arriesgarnos cuando sea necesario. Y eso es lo que hacemos hoy aquí… además de saldar una vieja cuenta pendiente con la difunta Jen Moore.

Aquí está el vídeo de la entrevista (contenido gráfico y sensible)

Pincha aquí para despertar