Traducido de GreatgameIndia.com por TierraPura.org

El pasado 20 de marzo, Emma Burkey, una estudiante de último año de secundaria recibió su vacuna Johnson y Johnson Covid-19 dos semanas después entró en coma inducido seguido de convulsiones y coagulación en el cerebro, informó Bloomberg .

Ella se está recuperando lentamente y ahora ha sido trasladada al centro de rehabilitación. Su primera ronda de facturas ronda los $513.000.

Una cuenta GoFundMe se inició por su familia y amigos en Las Vegas para ayudar con los gastos médicos tras los efectos adversos ahora desenfrenado de las vacunas.

Bret Johnson, amigo y consejero de la familia, que actúa como portavoz de los Burkeys, dijo: «No sabemos qué va a pasar con Emma, ​​cuánto tiempo le llevará volver a una vida normal».

Lea también: Un futuro temible: En unos años a los humanos se les implantará un microchip, dijo presidente de Foro Económico Mundial [Video]

Dijo que la familia cree que su estado de salud está relacionado con la vacuna, pero que la compañía o los reguladores de salud de EE. UU. aún no se han comunicado.

Su familia no puede esperar de J&J para cubrir los gastos médicos no cubiertos por su seguro que según la ley de 2005 extendida el año anterior para incluir la pandemia Covid-19 se protege a los fabricantes y proveedores de atención médica de la responsabilidad estatal y federal en casos de salud pública y emergencias bioterroristas.

cambio de inmunidad para los fabricantes de vacunas , el gobierno federal prometió una compensación por los afectos adversos hostiles de las vacunas contra el coronavirus, sin embargo es un programa que tiene un historial alto de rechazo de reclamos.

Los gastos médicos y los salarios perdidos que no paga el seguro están cubiertos por el Programa de Compensación de Lesiones por Contramedidas, gestionado por una desconocida oficina del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

El 26 abril más de 440 demandas han sido presentadas por reacciones adversas a la vacuna de acuerdo con la Administración de Recursos y Servicios de Salud.

En un comunicado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dijeron que las vacunas se estudiaron estrictamente antes de su aprobación y se monitorean estrictamente ahora que están siendo utilizadas por el público.

Lea también: Mujer de Alaska contrae COVID-19 nuevamente a pesar de estar vacunada

De más de 240 millones de vacunas de tres fabricantes que se han administrado en los EE. UU., Los CDC dijeron que en la actualidad no hay muertes confirmadas relacionadas con las vacunas y que los informes de reacciones alérgicas están en línea con las vacunas para otras afecciones. 

J&J dijo que “revisará cuidadosamente los informes de eventos adversos en las personas que reciben nuestros medicamentos o vacunas”, pero no discutirá casos individuales por motivos de privacidad.

Las reacciones adversas se informan a la Administración de Alimentos y Medicamentos y «alentamos a los pacientes a compartir sus experiencias, ya que esta información es fundamental para mantener un alto nivel de seguridad del producto», dijo la compañía.

Hasta ahora, no se han otorgado pagos en casos de COVID y, según HSRA, la razón detrás de esto es que no han recibido la información y los documentos médicos requeridos.

Al observar el fracaso del programa de contramedidas, los críticos dicen que las solicitudes de indemnización deben pasar por un Programa de Compensación por Lesiones por Vacunas, que también se conoce como ‘Tribunal de Vacunas’.

Anne Carrión Toale de Maglio Christopher & Toale en Sarasota, Florida, ex presidente de la Asociación de Abogados de Peticionarios Lesionados por Vacunas, dijo: “Con la vacuna Covid en particular, un porcentaje más alto de llamadas buscan tranquilidad», dijo Toale

El tribunal de vacunas es una forma más eficaz de obtener una compensación, ya que tiene una lista de reacciones adversas que se sabe que a veces son causadas por una vacuna. De esta manera, es más fácil para un solicitante obtener una compensación sin demostrar un vínculo directo.

Los CDC y la FDA de EE. UU. han levantado su pausa recomendada sobre el uso de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson con la condición de que ahora incluirá una etiqueta de seguridad  que advierte que su vacuna conlleva riesgos de coágulos sanguíneos .

Pincha aquí para despertar