Por Jack Davis – westernjournal.com

Lo que comenzó como un momento fotográfico de la visita del presidente estadounidense a un aula de Virginia el lunes terminó siendo una crítica del aprendizaje a distancia.

El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden hicieron una breve visita a la Escuela Primaria Yorktown el lunes, donde los estudiantes que ahora asisten a clases cuatro días a la semana contaron la historia real de cómo era cuando el aprendizaje estaba en línea, informó Fox News.

“¿Cómo te gustó hacer esto desde casa?” preguntó el presidente.

Lea también: La Corte Suprema falló a favor de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires

Un estudiante de quinto grado dijo: “Si estuviéramos realmente cansados, podríamos tomar una breve siesta”.

Otro dijo: “A veces, cuando la Sra. B estaba prestando atención a otra cosa, se podía comer y era divertido”.

Pero otro estudiante dijo que eludir preguntas difíciles en línea era muy sencillo.

“Si no sabes la respuesta, puedes fingir que tu micrófono no funciona”, dijo el estudiante.

Cuando el presidente y la primera dama pidieron a los niños que calificaran el aprendizaje virtual, los resultados fueron variados.

“Estuvo bien”, dijo uno.

Otro fue más enfático.

“No me gustaba lo virtual”, dijo el niño. “Fue terrible”.

Múltiples estudios han demostrado que los confinamientos y el aprendizaje a distancia tuvieron un grave impacto negativo en los niños de Estados Unidos.

Los confinamientos han provocado una pérdida dramática en el aprendizaje de los niños estadounidenses, según un nuevo informe que pide que los niños vuelvan a la escuela.

Un informe de marzo de John Bailey del American Enterprise Institute examinó los resultados de 130 casos para determinar el alcance del daño al aprendizaje.

“Es de vital importancia sopesar los beneficios para la salud pública del cierre de escuelas con los costos académicos y socioemocionales que sufren los estudiantes, las familias y la sociedad en general”, escribió Bailey.

El aprendizaje a distancia no tardó mucho en fallar. Según el informe, un análisis realizado por Boston Consulting Group y Common Sense Media encontró que para el 12 de mayo de 2020, aproximadamente dos meses después de que se produjeran los cierres masivos, “los padres informaron que había sólo 4,2 horas de contacto virtual en vivo entre sus hijos y maestros durante los siete días anteriores”.

Lea también: Casi el 85% de las escuelas secundarias de Inglaterra NO tuvieron casos de coronavirus tras su apertura, según datos oficiales

En diciembre, este análisis encontró que “el 22 por ciento de los hogares que ganaban menos de $22.000 informaron que no tenían contacto en vivo con sus maestros”.

Citando un modelo desarrollado por la Universidad de Pensilvania, la Universidad Northwestern, la Universidad de Amsterdam y la Universidad de Yale, el informe de Bailey compartió la conclusión del grupo de que “las brechas de aprendizaje aumentaron durante la pandemia”.

“Nuestro modelo también predice que persistirán brechas de rendimiento más amplias hasta que los niños terminen la escuela secundaria, lo que sugiere que las expectativas a largo plazo de los niños están en riesgo”, escribieron los investigadores universitarios.

Un estudio de la Universidad de Stanford estimó que un estudiante promedio perdió entre 57 y 183 días de aprendizaje de lectura y entre 136 y 232 días de lecciones de matemáticas, y eso fue solo en la primavera de 2020, según el informe.

Mientras tanto, según el informe, es posible que hasta 3 millones de estudiantes en riesgo no hayan estado conectados a ninguna forma de aprendizaje — a distancia o en persona — desde marzo, citando un estudio de Bellwether Education Partners. En el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, 50.000 estudiantes negros e hispanos de secundaria y preparatoria no participaban regularmente en el aprendizaje en línea.

Como resultado, el aprendizaje sufrió.

Una muestra encontró que los estudiantes “aprendieron sólo el 67 por ciento de las matemáticas y el 87 por ciento de la lectura que sus compañeros de nivel de grado normalmente habrían aprendido en el otoño. Siguiendo esas tendencias, los estudiantes podrían perder hasta nueve meses de aprendizaje en matemáticas para el fin de año”.

Lea también: Poderoso sindicato de maestros influyó en el Gobierno para evitar apertura total de escuelas en EE. UU.

El nuevo informe dijo que un grupo llamado Renaissance Learning encontró que en matemáticas, “todos los grados mostraron que los estudiantes se desempeñaban por debajo de las expectativas, con algunos grados 12 o más semanas atrás”.

“Los investigadores estimaron que los estudiantes de quinto y sexto grado necesitarían hasta doce o más semanas de instrucción adicional en matemáticas para alcanzar las expectativas de comienzo de año. Para lectura, Renaissance estimó que los niños de cuarto a séptimo grado necesitarían de cuatro a siete semanas para ponerse al día”, decía el informe.

Pincha aquí para despertar