Traducido de LifeNews por Tierrapura.org

Un nuevo video del Center for Medical Progress expone un experimento de la Universidad de Pittsburgh que involucró arrancar el cuero cabelludo a bebés abortados de cinco meses e implantar su cuero cabelludo en roedores.

Ahora, los líderes de Pensilvania exigen una investigación e instan a la universidad a detener sus experimentos con partes del cuerpo de bebés abortados.

«La información disponible públicamente demuestra que Pitt alberga algunos de los experimentos más bárbaros llevados a cabo en bebés humanos abortados, incluido el cuero cabelludo de fetos abortados de 5 meses para suturarlos en ratas de laboratorio», dijo el Center for Medical Progress en un comunicado.

La información proviene de un estudio que investigadores de la Universidad de Pittsburgh publicaron en septiembre de 2020 en la revista «Scientific Reports». Describe cómo los científicos utilizaron cuero cabelludo de bebés abortados para crear ratones y ratas «humanizados» para estudiar el sistema inmunológico humano.

Junto con el estudio, los investigadores publicaron fotos de su experimento: imágenes horribles que muestran mechones de pelo de bebés creciendo en los roedores.

El video del Centro para el Progreso Médico plantea aún más preocupaciones sobre las prácticas poco éticas y potencialmente ilegales en la universidad, incluidos los bebés que potencialmente nacen vivos en abortos, asesinados y luego disecados para usar sus órganos.

También sugiere que la Universidad de Pittsburgh y Planned Parenthood, que suministra partes del cuerpo de bebés abortados, pueden estar involucradas en una asociación de “quid pro quo ilegal”.

“Los proveedores de servicios de aborto locales de Planned Parenthood of Western Pennsylvania suministran a los fetos abortados, mientras que Pitt patrocina las operaciones locales de Planned Parenthood”, concluyó la investigación.

Además, varios de los experimentos que utilizan partes del cuerpo de bebés abortados en la universidad son financiados por contribuyentes estadounidenses a través de los Institutos Nacionales de Salud y, en particular, la oficina del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del Dr. Anthony Fauci, según constató CMP en su investigación.

Los estudiantes provida de la universidad reaccionaron con horror a la noticia.

“Es profundamente horroroso saber que caminamos por el campus y pasamos los edificios que utilizan niños abortados de Planned Parenthood para la investigación”, dijo Anna Schanne, presidenta de Pitt Students for Life, el club universitario Students for Life of America. “La Universidad de Pittsburgh no debería alinearse con Planned Parenthood. Especialmente como universidad pública, es repugnante que el dinero de los contribuyentes se utilice en investigaciones moral y éticamente problemáticas».

Los principales legisladores estatales y el Instituto de la Familia de Pensilvania también instaron a la universidad a poner fin a su investigación poco ética en una carta abierta  en respuesta a la investigación.

«Pedimos a la Universidad de Pittsburgh que detenga toda experimentación con bebés abortados y la práctica inhumana de injertar su piel y partes del cuerpo en roedores», escribieron el presidente de la Cámara de Representantes del estado Bryan Cutler, el presidente pro tempore del Senado, Jake Corman, y otros líderes estatales.

Instaron a la legislatura estatal a realizar una investigación completa de la universidad, Planned Parenthood y otros grupos involucrados en los experimentos.

“Este espantoso hallazgo es producto de las prácticas sistémicas de Pitt [Pittsburg] de utilizar bebés abortados para investigaciones inhumanas”, escribieron. “Pitt ha estado involucrado en cientos de riñones fetales y otros órganos de bebés abortados que se distribuyen para investigación como parte de un proyecto financiado por el Instituto Nacional de Salud. Pitt también ha tenido científicos que recolectan hígados fetales ‘in vivo’ de fetos nacidos por inducción del trabajo de parto”.

La información del video proviene de documentos públicos, incluida la investigación publicada en revistas científicas y en el sitio web de los Institutos Nacionales de Salud.

Acción:  Firme la carta abierta pidiendo a la Universidad de Pittsburgh que ponga fin a sus experimentos con bebés abortados y apoye una investigación completa por parte de la Asamblea General de Pensilvania.

Pincha aquí para despertar