Traducido de NaturalNews.com por TierraPura.org

Emma Burkey, de 18 años, de Las Vegas, Nevada, recibió la vacuna de Johnson & Johnson el 1 de abril. Lo que le ocurrió una semana después de la vacunación no fue ninguna broma, ya que sufrió convulsiones que obligaron a su hospitalización. La adolescente pasó por el quirófano tres veces para eliminar los coágulos de sangre que se formaron en su cerebro.

Según el portavoz de la familia Burkey, Bret Johnson, Emma empezó a sentirse mal y a sufrir convulsiones una semana después de la inoculación. Fue trasladada inicialmente al Hospital Dominicano Santa Rosa, Campus Siena, en Henderson. Más tarde, Emma fue trasladada por aire al Centro Médico de la Universidad de Loma Linda (LLUMC), en la cercana California, para recibir tratamiento especializado.

Los médicos del LLUMC pusieron a Emma en coma inducido e entubada. A continuación, la adolescente fue sometida a tres operaciones para eliminar los coágulos de sangre, un efecto secundario derivado de la vacuna de J&J, que se formaron en su cerebro. Las operaciones fueron un éxito: Emma ha salido del coma inducido y ya no está conectada a un respirador.

Lea también: “Innecesarias, ineficaces e inseguras”: Así califican a las vacunas covid médicos de todo el mundo

En declaraciones a Las Vegas Review-Journal, Johnson dijo que los padres de Emma son «cautelosamente optimistas» a pesar de que Burkey sufre una «lesión cerebral masiva». Dijo: «Lo que nos dijeron sus padres… fue [que Emma se estaba recuperando] lentamente». El portavoz de la familia Burkey añadió que, aunque la adolescente sigue teniendo un tubo de traqueotomía en la garganta, puede pronunciar algunas palabras y comunicarse parpadeando.

El caso de Burkey es uno de los nueve casos de trombosis del seno venoso cerebral (TSVC) -coágulos que se forman en los vasos que drenan la sangre del cerebro, asociados a la vacuna COVID-19 de dosis única de J&J. Los casos están siendo examinados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Curiosamente, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada dijo que no tenía conocimiento de lo ocurrido con Emma hasta que una reunión de un comité consultivo de los CDC sacó a relucir el caso.

La vacuna de J&J también está asociada a otras reacciones graves

La experiencia de Burkey se produjo después de que los CDC y la FDA publicaran una guía en la que se recomendaba suspender las vacunaciones con la vacuna J&J. La decisión se tomó tras los informes sobre un puñado de coágulos sanguíneos graves que experimentaron algunos pacientes. 

Según las dos agencias, seis mujeres menores de 50 años que recibieron la vacuna contra el coronavirus de J&J Wuhan desarrollaron TSVC algún tiempo después de la vacunación. Las seis mujeres también informaron de trombocitopenia, niveles bajos de plaquetas, además de los coágulos de sangre en el cerebro. Más tarde, tres mujeres se unieron a la lista de pacientes que desarrollaron TSVC, pero se desconoce si las tres nuevas incorporaciones también experimentaron un bajo recuento de plaquetas en sangre.

Lea también: Joven sano de 15 años muere de un ataque al corazón dos días después de recibir la vacuna Pfizer

A pesar de estos informes, las pruebas que sugieren que la vacuna de J&J causó directamente los coágulos de sangre son escasas. No obstante, las autoridades permanecen atentas a los nuevos informes de reacciones graves que puedan llegar. La Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, dijo durante una rueda de prensa el 19 de abril: «Nos alienta que no haya sido un número abrumador de casos, pero estamos observando y viendo [lo que ha] llegado».

Walensky añadió que su agencia y la FDA estaban vigilando de cerca el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas de EE.UU. en busca de nuevos informes de efectos secundarios tras la vacunación. Pero incluso antes de que aparecieran los informes sobre el TSV y la trombocitopenia, la vacuna de J&J se ha relacionado con una serie de efectos secundarios en las personas.

Francisco Cosme, residente en Nueva Jersey, recibió la vacuna de dosis única de J&J el 6 de marzo en el Javits Center de Nueva York. Casi un mes después, el hombre de 52 años empezó a sentirse mal. La esposa de Cosme, Laura Eugene, dijo que su marido «empezó a sentir dolor de garganta [con] tos congestionada, y luego empezó a tener fiebre… y a sentir fatiga».

Cosme llamó al 911 tras experimentar dificultades para respirar. Posteriormente fue trasladado al Centro Médico John F. Kennedy de Union City, donde actualmente se encuentra en estado crítico. Los médicos pronosticaron un camino sombrío para Cosme, diciendo que no estaban seguros de si su condición mejoraría.

Lea también: LAS VACUNAS SON EL VIRUS: ‘Las vacunas transgénicas circularán entre la población como un virus patógeno’, advierte un informe del Centro Johns Hopkins de 2018

Mientras tanto, Richard Terrell, de 74 años, dijo que su piel empezó a desprenderse cuatro días después de recibir la vacuna de J&J. Describió su experiencia: «Empecé a sentir una pequeña molestia en la axila. Unos días más tarde, empecé a tener un sarpullido que me picaba, y después de eso, empecé a hincharme y mi piel se puso roja». El residente de Goochland, Virginia, añadió que la erupción pronto se extendió a todo su cuerpo.

Comentó Terrell: «Todo sucedió muy rápido. Se me despegó la piel». Afortunadamente, consiguió recibir tratamiento médico para su piel que «escuece, quema y pica» como efecto secundario de la vacuna de dosis única. El virginiano habría muerto si no se hubiera tratado su afección, dijo un médico que se ocupó del caso de Terrell.

Pincha aquí para despertar